Redacción/CAMBIO 22 

Yucatán, un estado que ha gobernado sólo el PRI y el PAN, busca ser arrebatado por Morena, cuyas preferencias han crecido en las encuestas.

La candidatura del PAN-PRI, que por primera vez competirán juntos, parece ya definida: irán con el alcalde de Mérida, Renán Barrera.

Renán Barrera decidirá si el PAN Yucatán va en alianza con otros partidos.

Mientras que la candidatura de Morena se definirá entre seis aspirantes: Verónica Camino, Rocío Barrera, Alpha Tavera, Jessica Saiden, Huacho Díaz y Raúl Paz.

Uno de los aspirantes, Jorge Carlos Ramírez Marín, se bajó hace unos días del proceso, para mejor apoyar al expanista Joaquín Jesús Díaz Mena, mejor conocido como Huacho.

En la víspera de la pasada elección estatal, Huacho presentó su renuncia ante el Comité Estatal del PAN y acusó una “traición de Mauricio Vila y la cúpula panista, no solo a un servidor sino a la sociedad yucateca“. Esto, por no haberle dado una senaduría.

Desde un primer momento, Díaz Mena aceptó sumarse a Morena y se convirtió en su candidato en 2018, quedando en tercer lugar, después del candidato del PRI y del propio Vila; Huacho obtuvo una votación que rondó el 20%. Ahora lo volverá a intentar.

Morena también lo podría intentar con una mujer como la senadora Verónica Camino, quien antes perteneció al PRI. A lo largo de 20 años de carrera como servidora pública, ha sido diputada local, senadora y candidata a la alcaldía de Mérida.

Senadora Verónica Camino Farjat.

Otra opción que tiene Morena es Alpha Tavera, primera alcaldesa de Morena en la Península.

En tanto, el PRD va en solitario. Su presidente estatal Luis Manzanero Villanueva declaró que su partido “rechaza cualquier alianza o coalición con el Partido Acción Nacional (PAN) y su candidato al gobierno del estado, Renan Barrera Concha, el Sol Azteca va solo al proceso electoral estatal de 2024”.

Eduardo Lliteras, director de Infolliteras, señaló que “hay muchos priistas que se han pasado a las filas de Morena”, y puso el caso reciente de Ramírez Marín -quien en realidad se fue al Verde pero apoya a Morena- y la propia Verónica Camino, quien fue parte del gobierno de Rolando Zapata.

En Yucatán hay 41 municipios en manos del PRI actualmente, mientras que el PAN tiene 42 gobierna el más importante que es Mérida.

“De esos municipios, algunos alcaldes como el de Motul (quien es del PRI) ya se decantaron por Morena y por Claudia Sheinbaum”, refirió Lliteras.

“Muchísimos priistas ya brincaron del lado de Morena, e incluso panistas como Rommel Pacheco, quien antes era priista, él quería ser gobernador pero no le dieron gusto”, anotó.

El periodista José Palacios Tepate cree que Morena le ofrecerá a Rommel Pacheco competir por la alcaldía de Mérida y así obtener la mayor cantidad de votos para quien sea el candidato a gobernador.

De izquierda a derecha, Rommel Pacheco, Claudia Sheinbaum y Joaquín Díaz Mena.

“El voto de Mérida sí es muy importante para ganar o perder la elección. La elección anterior el candidato del PRI ganó el interior del estado pero perdió la capital, por eso perdió el PRI”, explicó.

“El escenario político-electoral para el 2024 es bastante cerrado, todavía tiene ventaja el PAN pero está bastante cerrado, sí va a ser una contienda bastante interesante por lo que representa Morena, que no tenía hasta hace 5 años un arraigo importante y hoy la ponen en segundo lugar en las encuestas”, detalló.

Palacios Tepate recordó que hasta hace 5 años, el bipartidismo entre el PRI y el PAN era marcado, pero Morena ha tenido un crecimiento en las preferencias desde las elecciones de 2021, cuando ganó 7 municipios, lo cual atribuye a los programas sociales.

“Sin duda la disputa va a ser entre el PAN y Morena. Probablemente entre Huacho y Renán“, indicó.

El 30 de octubre, Morena definirá a su candidato.

Además de gobernador, el próximo año Yucatán elige 106 presidencias municipales y renueva a su Congreso estatal.

Hasta 2021, la lista nominal definitiva para Yucatán estaba conformada por 1 millón 660 mil 064 electores, de los cuales 851,171 son mujeres (51.3 %) y 808,893 son hombres (48.7 %).

Yucatán será una “moneda al aire” pero muy al estilo morenista, ya que no es la primera vez que el partido se lame los bigotes por conseguir infiltrarse en las elecciones de un estado. Yucatán, no solamente es atractivo por su seguridad que lo ha posicionado en mas de 1 ocasión como el estado más seguro de México, si no por el botín que ofrece…sin embargo los pactos se llevan a cabo en las esferas más altas del poder firmando tras bambalinas el futuro de un pueblo desfalcado y que seguirá rindiendo pleitesía al grupo de políticos que figuren en las futuras elecciones.

El caso de Quintana Roo es el claro ejemplo de lo que hoy ha demostrado ser capaz Morena, sobre todo cuando se propone ingerir con su famosa 4T y el influyentismo que tanto ocultan en la “austeridad” para obtener elecciones “pactadas” que les permita drenar como sanguijuelas las riquezas de un entidad.

Carlos Joaquín pacta con la 4T protección ante indagatoria de la UIF

Izquierda, Carlos Joaquín González ex Gobernados de Quintana Roo y AMLO.

Sobre Carlos Joaquín pesa una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera, que fue negociada con la 4T para proteger su salida

Es indudable que el gobernador Carlos Joaquín González acordó con la administración de Andrés Manuel López Obrador protección para él, su familia y cercanos colaboradores ante una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que involucra sus redes de negocios realizadas al amparo del poder.

Tras ser nombrado embajador de México en Canadá, Carlos Joaquín González consolidó la tradición de Andrés Manuel López Obrador de situar en las legaciones internacionales a dirigentes de partidos políticos que no son el suyo.

Ese fue el cuarto caso que se da en el sexenio, como si tratara de una estrategia política bien reflexionada. Los anteriores nombramientos fueron enfadando a la oposición, que veía cómo sus dirigentes de ayer eran mañana altos cargos del Gobierno morenista.

Tan evidente se hizo la jugada que en conversaciones de pasillo, el PRI insinuaba que portarse bien, es decir, no estorbar a Morena en las elecciones, garantizaba un jugoso puesto al gobernador saliente.

 

 

 

Fuente: La lista/Agencias

redaccionqroo@diariocambio22.mx

GCH