Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN | El 29 de julio “2023 el aspirante a la candidatura presidencial por Morena y sus aliados, Manuel Velasco Coello, del PVEM, ‘destapó’ al secretario de Bienestar Luis Pablo Bustamante Beltrán, unos dicen que para ser el próximo alcalde de Benito Juárez o para que sea el ‘candidato a la gubernatura en el 2027’.

“¿Cómo les cae Pablo?”, preguntó Manuel Velasco a los asistentes de un evento que realizó en Cancún durante las giras que realizan todos los integrantes de la coalición Morena, Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido del Trabajo (PT) por el país.

“A ver, que levanten la mano los que les cae bien Pablo. Las mujeres que quieren a Pablo (…) Pablo es un joven trabajador, que está cerca de la gente, cerca de las colonias, de los barrios, de las comunidades, por eso me da mucho gusto ver que ustedes lo quieren mucho, desde aquí, le damos un fuerte aplauso a Pablo Bustamante”, dijo Manuel Velasco, sobre el tenebroso personaje del verde que no estaba presente en el evento.

En consecuencia, en la primer semana se agosto en distintas entrevistas de medios locales Bustamante Beltrán se apuntó para la alcaldía: “si quiero ser presidente municipal”, dijo tajantemente

Sin embargo, Pablo Bustamante enfrenta desde 2021 señalamientos de llevar a cabo despojos inmobiliarios mediante juicios amañados en Quintana Roo, como reveló el medio electrónico Latinus en Loret Capítulo 40, aparte de corrupción y tráfico de influencias, aparte de utilizar programas gubernamentales para promocionarse como aspirante a la alcaldía.

El autodestape provocó que el PRD lo denunciara por el presunto uso clientelar de programas sociales como “Mujer es Vida”, sin embargo el funcionario verde salió al paso de las acusaciones señalando: “Yo creo que les hace falta información porque no hay absolutamente ninguna falta a la legalidad, no hay ningún tipo de cosa que se haya hecho indebida, y supongo que les faltó información (a la gente del PRD)”.

“La queja del PRD, no tiene pies ni cabeza, es normal que estos grupos empiecen a politizar cuando se está haciendo un gran trabajo”, subrayó el funcionario.

“Estamos haciendo un programa social, que está entregando apoyos a más de 50 mil mujeres, que es algo que nunca en la historia de Quintana Roo se había visto, es histórico; y es normal que haya grupos que empiecen a politizar el asunto”, remarcó Pablo Bustamante.

A principios del año pasado Bustamante Beltrán estuvo en el ojo del huracán, al estar relacionado con un par de escándalos públicos. Medios locales difundieron que el secretario de Desarrollo Social está involucrado en un caso en la que una mujer de la tercera edad fue golpeada al parecer por amigos de Pablo Bustamante.

De acuerdo con las publicaciones, Yuliana Morales Gándara y un sujeto extranjero de nombre Annis Joshua C., insultaron y golpearon a una señora de 74 años de edad enviándola al hospital y aunque los agresores fueron detenidos, quedaron en libertad por las supuestas influencias del secretario de Desarrollo Social de Quintana Roo.

Días más tarde, en la ciudad de Tulum, Pablo y sus amigos se fueron al Club de Playa “Papaya Projec”, donde fue señalado de no querer pagar una cuenta de alrededor de 140 mil pesos.

El funcionario del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) atajó los señalamientos con el argumento de que se trata de una “guerra sucia”.

“Yo no estuve ahí, no conozco esos lugares, y la agresión a la señora me parece un hecho lamentable y yo no tengo nada que ver absolutamente con eso”, dijo el secretario.

A Pablo Bustamante Beltrán se le relaciona también con el “Cártel del despojo” por lo que la Fiscalía Anticorrupción inició en el año 2021 una carpeta de investigación sobre el caso y en los que se involucra a un grupo de servidores públicos a quienes se les acusa de apoderarse de lujosas propiedades mediante juicios laborales simulados.

En abril del 2021, en el programa de Loret Capítulo 40 de Latinus se presentó el reportaje El Cártel del Despojo, en el que se describe cómo el entonces dirigente estatal de Quintana Roo del Partido Verde, Pablo Bustamante, junto con otras tres personas, pretendieron ser trabajadores de una empresa de tiempos compartidos, propiedad de la madre del exdiputado local Gustavo Miranda —su amigo y compañero de partido— para demandarla ante la Junta de Conciliación y Arbitraje de Cozumel por despido injustificado el 27 de julio de 2015.

Teresa de Jesús Ku Pat, integrante de la Junta de Conciliación, les dio la razón a Bustamante y al resto de los involucrados. Determinó que la empresaria debía indemnizarlos con una cifra conjunta alrededor de los 10 millones de pesos.
El exdirigente estatal en Quintana Roo del PVEM y los otros tres quejosos pidieron como pago un departamento ubicado en la torre condominal Maioris Towers, en Cancún, —que tenía un valor aproximado de 13 millones— sin que la empresaria defendiera su propiedad.

Posteriormente, el banco Sabadell se dio cuenta de la falta de pago del crédito solicitada por la empresaria y un representante de la entidad acudió al registro público de la Propiedad y del Comercio y se dio cuenta de que el inmueble ya estaba registrado a nombre de Bustamante y de los otros tres particulares, quienes vendieron el condominio.

Bustamante y los otros tres involucrados también ganaron otras dos demandas a la empresaria, por parte de más empleados, quienes le reclaman otras propiedades millonarias sacadas con créditos bancarios.

Dos días después de la publicación del reportaje, la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción del Estado de Quintana Roo (FECCQROO) anunció la apertura de la carpeta de investigación, aunque no incluyeron a Bustamante.

“Los datos aportados públicamente han sido suficientes para girar las instrucciones necesarias y así establecer las posibles líneas de investigación. Con base a esto se realizarán todos los actos tendientes para el esclarecimiento del caso”, añadió en otra parte de su comunicado la fiscalía anticorrupción cuando abrió la carpeta de investigación.

Los Detalles de Porqué Pablo Bustamante es Acusado de Corrupto y Despojador

Latinus, fue el medio que tras una investigación puso el dedo en la llaga, un entramado que se dedica al despojo mediante juicios laborales falsos, incluye a familiares, amigos, funcionarios y hasta un notario público. Latinus denunció y el escándalo salpicó a las más altas esferas del PVEM en Quintana Roo.

El 18 de abril de 2015, Bustamante Beltrán y tres personas más se presentaron ante la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje de Cozumel, para demandar por la vía laboral a Erika Luz García Deister, “empresaria de Cancún y socialité”.

Bustamante Beltrán con José Luis Gómez Sosa, Carlos Ismael Adrián Albornoz y Marcela Bañuelos Cobos, argumentaron ser trabajadores de García Deister en García y  Miranda Trading, S.A. de C.V., una empresa dedicada a la venta de tiempos compartidos.

Los cuatro declararon que fueron contratados con un sueldo de 90 mil pesos mensuales por vender tiempos compartidos y que fueron despedidos el 27 de julio de 2015 porque García Deister estaba inconforme por el bajo rendimiento en las ventas.

Entre sus demandas, exigieron:

  • Indemnización

  • Pago de vacaciones

  • Salarios caídos

  • Reparto de Utilidades

  • Primas de antigüedad

  • Horas extras laborales

  • Aguinaldos

Ninguno de los demandantes presentó su contrato y aún así, la presidenta de la Junta de Conciliación y Arbitraje, Teresa de Jesús Ku Pat, les dio la razón, determinó que Erika García debía pagarles todos los reclamos, un total de de más de 10 millones de pesos.

En el juicio laboral les preguntaron con qué querían cobrarse y decidieron que fuera con un departamento ubicado en Maioris Tower, complejo residencial ubicado en la zona hotelera de Cancún.

El departamento tenía un valor de 13 millones de pesos, cantidad superior a lo que Erika les adeudaba a los empleados con sueldos de 90 mil pesos mensuales, que la autoridad nunca les pidió comprobar.

El banco español Sabadell se dio cuenta de la falta de pago del crédito de departamento de Maioris Tower y acudió al Registro Público de la Propiedad y del Comercio para registrar el aviso de que el inmueble estaba gravado.

La sorpresa para el bando fue que el departamento ya no le pertenecía a Erika sino a sus supuestos trabajadores, entre ellos Bustamante Beltrán.

Latinus cita en su investigación la complicidad entre:

  • Junta Laboral

  • Registro Público de la Propiedad y del Comercio

  • La empleadora

  • Los supuestos empleados

UN MÉTODO PATENTADO DESDE FÉLIX GONZÁLEZ CANTO

La estrategia de este cártel del despojo no se queda en este caso. Latinus hizo la revisión en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio de Quintana Roo, encontró al menos otros dos juicios laborales idénticos en los que otros presuntos trabajadores también demandaron a Erika García Deister y se hicieron de propiedades que ella obtuvo con créditos.

Entre esos supuestos empleados, se encuentra Jorge Segura Rodríguez, amigo del ex diputado Gustavo Miranda; igual que otros empleados, argumentó en su demanda ganar 90 mil pesos.

“La impunidad es tal, que la Junta de Conciliación y Arbitraje que dependen del Poder Ejecutivo, es decir del gobernador, resolvió esos otros dos juicios en cuestión de dos meses, y el Registro Público, otro organismo del Gobierno del Estado, inscribió las propiedades a favor de los trabajadores el mismo día y con minutos de diferencia”, denunció Latinus.

A la ecuación de estas complicidades de suma el notario Jorge Jaime Cruz Hernández, titular de la notaría 84 en Playa del Carmen, quien ha avalado esta serie de movimientos.

“Antes de recibir el regalazo que implica una notaria, fue nada más y nada menos el presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje en la época de (Roberto) Borge, cuando lo acusaron de participar en varios despojos en el área de Tulum”, citó Latinus.

La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción en Quintana Roo inició una carpeta de investigación a raíz de la investigación periodística de Latinus, para indagar a:

  • Servidores públicos de Registro Público de la Propiedad

  • Militantes del PVEM Quintana Roo

  • Una empresaria

  • Un notario público

Hoy Pablo y los involucrados están protegidos por el gobierno de Mara Lezama y los expedientes reposan en la impunidad.

Luis Pablo Bustamante Beltrán nació el el 6 de abril de 1993, es licenciado en Derecho del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) e incursionó en la política desde muy joven.

En 2018, se lanzó como aspirante para presidente municipal de Benito Juárez, en ese entonces bajo una coalición con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Nueva Alianza (PANAL).

Esta candidatura se dio luego de que Mario Machuca, líder de la CROC en Benito Juárez, se retirara de la contienda.

El día de las elecciones, Bustamante obtuvo el tercer lugar con un 9.01 por ciento de los votos emitidos, quedando como regidor del Ayuntamiento de Benito Juárez para el periodo 2018-2021, la ganadora de los comicios fue Mara Lezama.

En octubre de 2021, Bustamante fue nombrado como el nuevo secretario general del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en el estado de Quintana Roo, tras la destitución de José de la Peña Ruiz Chávez por presuntamente estar involucrado con una mafia transnacional. Ese mismo año, tras la reelección de Mara Lezama como presidenta municipal, quedó como síndico municipal de Benito Juárez.

En septiembre de 2022 se aprobó la licencia definitiva de Pablo Bustamante como síndico municipal de Benito Juárez, puesto que asumió Pablo Gutiérrez, el cuarto regidor, esto con el fin de asumir como secretario de Desarrollo Social.

Además, trascendió su renuncia a la Secretaría General del Partido Verde en Quintana Roo, esto en una carta emitida el 20 de septiembre de 2022.

Pablo Bustamante quedó oficializado el 23 de septiembre de 2022 como secretario de Desarrollo Social de Quintana Roo durante la administración de la gobernadora Mara Lezama.

Hoy, Pablo Bustamante busca la alcaldía de Benito Juárez, pero la mancha de corrupto y tramposo lo acompaña, el pueblo no olvida, y en las encuestas lo mandan a un tercer lugar abajo de la alcaldesa de Ana Patricia Peralte que es vapuleada por la senadora Marybel Villegas que le saca una ventaja de tres a uno.

Mientras tanto Mara Lezama tolera y apoya su campaña con recursos públicos y programas sociales…¡Ya llegó Pablo! se leen en cientos de bardas en Cancún…Pablo el de los despojos, dice el pueblo. Pablo el corrupto y distinguido miembro de la ‘Mafia Verde’.

 

Fuente Reporte Maya

redaccionqroo@diariocambio22.mx

GCH