• Otro de los objetivos de esta decisión respondería a los planes de Washington para contrarrestar a China en la región asiática.

Redacción/CAMBIO 22

Estados Unidos ha ofrecido a la India un contrato de venta de drones de última generación, así como la posibilidad de producir conjuntamente motores a reacción para aviones de combate, en un intento por alejar a Nueva Delhi de Rusia y fortalecerla ante China, informa The Wall Street Journal.

Se espera que la venta de más de una veintena de drones MQ-9B SeaGuardians mejorados, por un valor total aproximado de 3.000 millones de dólares, se dé a conocer este jueves después de la reunión que mantendrá el presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro indio, Narendra Modi, en la Casa Blanca.

La India aspiraba desde hace mucho a adquirir algunas de las armas y equipos más avanzados de EE.UU., pero hasta ahora Washington se había mostrado reacio a compartir tecnología tan sensible, debido a que el país asiático ha comprado una gran cantidad de equipo militar a Rusia.

El actual cambio de opinión estaría motivado por la importancia estratégica que tiene la India en los planes de EE.UU. para contrarrestar a China, así como por el interés de sofocar la cooperación entre Nueva Delhi y Moscú, señala el periódico.

Los motores de los F-18

Pese a la presión de Washington y de otros países occidentales, la India se ha mantenido neutral sobre el conflicto en Ucrania, se abstuvo de votar en la ONU para condenar el operativo militar de Rusia y se ha negado a unirse a las sanciones antirrusas. Antes al contrario, en el último año la cooperación entre Moscú y Nueva Delhi se ha incrementado significativamente.

El otro elemento clave del ofrecimiento de EE.UU. a la India pasa por la fabricación conjunta de motores General Electric F414 para los cazas del país asiático.

Este mismo motor es el que usan los aviones F-18 estadounidenses. Con la entrega de esta tecnología militar altamente sensible, junto con los drones, Washington pretende tener un gesto de confianza a su contraparte, resume The Wall Street Journal.

 

Fuente: RT
[email protected]
MRM