Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 31 de marzo.-Académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México celebraron el Seminario Tren Maya, análisis de los impactos desde la academia, desde su efecto ambiental, social, político y económico destacando diversos factores que deberán resolverse si realmente se quiere lograr un proyecto sustentable y compatible con el desarrollo social y económico que se busca para la región.

El doctorado y especialistas académicos reconocen que hasta ahora, el proyecto ejecutivo no ha sido presentado a la Academia y aunque algunos de estos especialistas como Rodrigo Medellín, doctorado en Ecología, señaló que el ejecutivo Federal los ha llamado pseudoambientalistas, piden que realmente se presente un proyecto ejecutivo y  que la Academia se reúna con los ambientalistas que así lo considera el Gobierno para poder análisis serios.

En el seminario donde participaron especialistas como Luis Zambrano, Rodrigo Medellín, Gustavo Alanis, Luisa Falcón y Ana Esther Ceceña, todos ellos académicos y especialistas en ramos como medio ambiente, ecología, derecho ambiental e impacto social, reconocen que sin duda el proyecto va más allá de unas vías ferreas que tienen una intensión buena, pero que pueden acabar no siendo así.

De entrada destacaron que la falta de un proyecto ejecutivo ha sido la constante del Gobierno Federal, mismo que no ha presentado a la Academia un proyecto tal que mida y vea todos los efectos globales para tener una buena evaluación con los impactos, ordenamientos ecológicos, desarrollo social y económico.

El análisis en proyectos, señalan ha sido  que han sido segmentados por tramos o rutas, no es bueno y en ello, el avance de la obra se ha ido parchando, señaló la Academia al referir los  constantes cambios que se han dado en las rutas más frágiles.

El efecto será sin duda, fuerte sino se tiene un plan ejecutivo y sobre todo no sólo uno, sino muchos análisis de las zonas, en todos sus aspectos,  impactos ambientales y ecosistemas, el efecto e impacto social y económico que traerá consigo estas rutas que si bien, por hoy esta generando empleo a sus comunidades, es una realidad que la pobreza no disminuye y los empleos son más que precarios y pueden darse factores más riesgosos en una ruta económica que será muy disputada.

Finalmente, el sector académico reconoce que no se quiere ir en contra de los proyectos, pues es bienvenida la inversión, la generación de empleo, y el desarrollo, siempre y cuando se cumpla con las dos características básicas – destacó Gustavo Alanis, del Cemda- cumplimiento estricto del marco legal, que se respete el capital natural, especies de flora y fauna y respetar los derechos humanos a un medio ambiente sano, y derecho a la salud, como lo ha venido planteando la parte jurídico ambiental.

[email protected]

RAM

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre