Redacción/CAMBIO 22

Las Fuerzas Armadas de Ucrania afirmaron este viernes que alrededor de 28 mil 700 militares rusos han muerto desde el inicio de los combates por la invasión del país por parte de Rusia, desencadenada el 24 de febrero.

El Estado Mayor del Ejército de Ucrania indicó que unos 200 soldados rusos han muerto durante las últimas 24 horas y ha agregado que desde el inicio de las hostilidades han sido además destruidos mil 263 carros de combate, 596 sistemas de artillería y 200 lanzacohetes múltiples autopropulsados y blindados.

Asimismo, ha destacado que también han sido destruidos 204 aviones, 168 helicópteros, 93 sistemas de defensa antiaérea, 2.162 vehículos y tanques de combustible, trece embarcaciones y 460 drones, mientras que han sido derribados 103 misiles de crucero.

“El enemigo ruso sufrió las mayores pérdidas durante el último día en la dirección de Bahmut”, ha subrayado en su mensaje. “Los datos están siendo actualizados. Golpead al ocupante. Ganemos juntos. Nuestra fuerza es la verdad”, ha apostillado el Estado Mayor del Ejército ucraniano.

Por otra parte, ha detallado en su balance operativo del último día que “el enemigo ruso está llevando a cabo una operación ofensiva en las áreas de Lisichansk y Severodonetsk”, situadas en la provincia de Lugansk, donde las autoridades han denunciado la muerte de trece personas durante el último día.

Así, ha hecho hincapié en que “en dirección a Donetsk, el enemigo ruso intensificó su ofensiva y sus operaciones de asalto para mejorar la situación táctica”, mientras que “en dirección a Liman, el enemigo ruso lleva a cabo ataques periódicos con artillería, lanzacohetes y aviones operativos y tácticos para destruir fortificaciones en la línea de contacto”.

“En dirección a Járkov, los principales esfuerzos de los ocupantes rusos se han centrado en mantener las fronteras ocupadas e intenta contraatacar para restaurar las posiciones perdidas”, ha dicho, antes de agregar que los combates “continúan en el área de los asentamientos de Ternov y Vesele”.

“Existe una gran probabilidad de que las hostilidades continúen para mejorar la situación táctica y llegar a la frontera administrativa de la región de Jerón”, ha advertido, antes de denunciar que “los grupos navales del enemigo ruso en el mar Negro y el mar de Azov siguen bloqueando la navegación civil”.

 

Con información de Proceso

JFCB