marzo 4, 2024 19:15

16.954 MXN

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

Redacción/CAMBIO 22 

El cantante de música regional mexicana Julion Alvarez regresó este viernes a Estados Unidos luego de que no pudiera visitarlo luego de su inclusión en la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeras del Narcotráfico (Ley Kingpin) en 2017. Fue eliminado de la lista negra el año pasado.

A través de las redes sociales, Álvarez compartió un comunicado en el que dio a conocer la noticia, y también agradeció a sus fanáticos por apoyarlo durante todo el proceso.

En agosto de 2017, Álvarez fue acusada de lavado de dinero por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. Lo acusaron de actuar como testaferro de un grupo narcotraficante alineado con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y su organización hermana Los Cuinis.

La sanción también se extendió al astro del fútbol mexicano Rafael Márquez y a una veintena de personas físicas y jurídicas más.

“Fue un proceso muy largo y complicado, lleno de mucho esfuerzo, sudor y, por supuesto, lágrimas. Sin embargo, gracias al apoyo del público, la afición y los medios de comunicación a lo largo de todos estos años, [Álvarez] logró mantenerse fuerte y [su afición] fue una gran fuente de apoyo para él”, dijo su equipo promotor.

Detalles de la sanción

En agosto de 2017, las autoridades estadounidenses impusieron sanciones a Raúl Flores Hernández (alias El Tío) y a la Organización de Narcotráfico de Flores (Flores DTO) en virtud de la Ley Kingpin.

Junto con Flores y su cártel, la OFAC también designó a 21 individuos mexicanos (incluido Álvarez) y 42 entidades en México por su participación en el apoyo a las actividades de narcotráfico de Flores Hernández y Flores DTO, o por ser propiedad o estar bajo el control de ellos, sus miembros o socios de confianza.

Esta acción representó la acción individual más extensa de la Ley Kingpin tomada contra una red de carteles mexicanos de la droga por la OFAC en ese momento.

En consecuencia, se congelaron todos los activos de las personas y entidades designadas, sujetas a la jurisdicción de los EE. UU. o controladas por personas de los EE. UU. y, en general, se prohibió a las personas de los EE. UU. realizar transacciones con ellos.

Las autoridades estadounidenses dicen que Flores-Hernández fue un capo internacional de la droga durante mucho tiempo. Aunque operaba de forma independiente, se mantuvo vinculado con múltiples cárteles de la droga en México desde la década de 1980.

Según los informes, tenía vínculos de drogas y lavado de dinero con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo y la Organización Beltrán Leyva (OBL). Su red criminal se basaba principalmente en Guadalajara y Ciudad de México, e incluía una vasta red de familiares y socios de confianza.

Álvarez negó las acusaciones y los vínculos con Flores Hernández tan pronto como se hizo el anuncio. Pero la batalla legal para limpiar su nombre de la lista de la Ley Kingpin tomó muchos años.

 

 

 

 

Fuentes El Heraldo y Agencias

[email protected]

MRM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com