► Tomaron la medida luego de que la dirigencia sindical y la generacia nacionales de la compañía de traslado de valores iniciaron negociaciones sobre las demandas de mejores condiciones de trabajo del personal de Chetumal

Redacción/CAMBIO 22

CHETUMAL, 2 de enero.- El paro de labores que personal de Compañía Mexicana de Traslado de Valores (Cometra) S. A. de C. V. en Chetumal había programado para la tarde de este martes quedó desactivado de manera temporal, tras acordar anoche el inicio de mesas de negociaciones con la empresa.

El Comité Sindical viajó este día a la Ciudad de México para formalizar con la gerencia el contrato colectivo de trabajo, además de abordar el tema de los despidos injustificados, hostigamiento laboral y represiones en contra del personal, por lo que decidieron suspender el paro laboral, que estaba programado para iniciar a partir de las 5 de la tarde de este martes.

Estas inconformidades se originaron desde el viernes pasado, cuando el delegado del Sindicato de Cometra en la Zona Sur, Alfredo Dzul Guzmán, fue notificado de su despido, argumentando confabulación de paro de labores, según el Grupo GCI, del cual depende la empresa.

Paralelamente ocurrió se dieron hostigamiento y amenazas hacia el personal sindicalizado, pues elementos fueron retenidos en contra de su voluntad en las instalaciones de la empresa en la noche del viernes, donde, incluso, tuvo que intervenir la policía estatal para su liberación.

Según los trabajadores afectados, dichos actos fueron instruidos por el jefe de seguridad regional, Juan Manuel Vera Blanco, a través del gerente en Chetumal, Ernesto Susunaga, y el jefe de seguridad, Pablo Ramón Olvera.

Al respecto, Fernando Agustín Aguileta Núñez, el actual representante sindical, desmintió que haya rebelión entre los trabajadores, ya que la única exigencia es lograr mejores condiciones de trabajo y seguridad.

Los inconformes aseguran que el ciclo de vida útil de varios camiones blindados ya expiró, por lo que inclusive han tenido desperfectos en carretera, lo que pone en peligro la seguridad del personal.

Además, afirman que la gerencia no quiere reconocer ni pagar horas extras, pese a la exigencia y tiempo de más que aporta el personal, integrado por 28 trabajadores dedicados al traslado de valores y seis interventores.

El personal aseguró que durante el fin de semana continuaron el hostigamiento y las represalias, sin respuesta para las demandas laborales pesar de haber dado vista del conflicto a la dirigencia nacional sindical y la gerencia nacional, por lo que habían acordado entrar en paro laboral a partir de las 5 de la tarde de este martes 2 de enero.

Sin embargo, la noche del lunes se les anunció el inicio de negociaciones entre la dirigencia sindical y la gerencia nacionales, por lo que se acordó suspender momentáneamente el paro laboral y nombrar una comisión que acudió a la Ciudad de México a participar en el diálogo.

 

 

[email protected]

JFCB