Redacción/CAMBIO 22

Un empleado del Metro de Washington DC murió este miércoles y tres usuarios del transporte público fueron heridos por un hombre que abrió fuego contra ellos.

El jefe ejecutivo adjunto del Departamento de la Policía Metropolitana de la capital, Ashan Benedict, explicó en una rueda de prensa que se trata de “una serie de eventos individuales”.

Benedict detalló que primero el atacante subió armado a un autobús público en la calle 14º con la avenida del Potomac, en el sureste de la ciudad, y disparó en la pierna a un individuo que se bajó del vehículo.

Después, el agresor se dirigió a una estación próxima de Metro e hirió de la misma forma en la pierna a un hombre que estaba comprando un pasaje. Acto seguido, el atacante caminó hacia el andén y tuvo algún tipo de altercado con una mujer, a la que la policía no sabe si intento robar.

En ese momento había dos empleados de Metro que vieron la escena y acudieron para proteger a la mujer. Uno de ellos recibió un disparo del atacante y falleció, mientras que el otro logró desarmar al agresor.

La identidad del trabajador fallecido no se ha dado a conocer, pero Benedict señaló que “se tiene que reconocer su heroísmo”.

“El hecho de que nuestros ciudadanos tuvieran que intervenir con un hombre armado me molesta”, añadió.

El responsable policial indicó que por el momento se desconocen las motivaciones del hombre armado, que fue detenido por la policía.

La alcaldesa Muriel Bowser dijo que los tiroteos que se han registrado ponen de manifiesto la necesidad de que haya un control serio de armas.

Bowser y el Departamento de Policía han soportado recientemente una intensa presión pública después de que un empleado municipal disparara y matara a un niño de 13 años que formaba parte de un grupo de jóvenes que abrían automóviles estacionados en su calle. El residente fue acusado esta semana con un cargo de homicidio en segundo grado.

“Estamos enfocados en ver cómo sacamos las armas de nuestra ciudad”, comentó Bowser. “Ya sea en el Metro, en la calle, en las viviendas, sabemos que tenemos armas que están causando tragedias en nuestra ciudad y en nuestra nación”. 

El director general del Metro, Randy Clarke, comentó que su administración había reforzado recientemente las medidas de seguridad, incluida una mayor vigilancia por parte de la policía y de las cámaras de seguridad. Pero señaló que el incidente de la mañana fue un indicador de un problema más amplio que va más allá de la seguridad del Metro.

“Este no es un problema de seguridad específico del Metro; es un problema de violencia con armas estadounidense”, señaló Clarke.

 

 

Con información de EFE y AP

[email protected]

IAA