abril 16, 2024 15:20

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 16, 2024 15:20

 

 

 

  • Una catástrofe que Joe Biden ha atribuido a los efectos del cambio climático: “Amo a algunos de mis amigos neandertales que todavía piensan que no hay cambio climático”.

 

Redacción/CAMBIO 22    

Texas enfrentaba este jueves el mayor incendio forestal de su historia, que ha dejado dos muertos y está siendo difícil de controlar, en un desastre que el presidente estadounidense, Joe Biden, atribuyó a los efectos del cambio climático.

Según el Servicio Forestal de Texas, cinco incendios permanecían “activos”, localizados en el norte del estado, en la zona conocida como Panhandle (mango de sartén, en español), bautizada así debido a la forma que tiene en el mapa esta área cuadrada en la parte superior.

El mayor foco activo, denominado Smokehouse Creek, arrasó unas 435.000 hectáreas y solo estaba contenido en un 5% de su extensión y también afectaba una parte del vecino estado de Oklahoma. Se trata del mayor incendio forestal registrado en la historia de Texas, superando a uno conocido como East Amarillo Complex, que en marzo de 2006 devoró 371.000 hectáreas, según cifras oficiales. Este gran siniestro se topó el jueves con otro en el área, el 687 Reamer, de 800 hectáreas.

El Servicio Forestal de Texas confiaba en tener más suerte en el combate, gracias a las condiciones favorables del invierno remanente en esta parte del globo, con lluvia y nieve cayendo en algunas zonas afectadas. “La actividad de los incendios hoy (jueves) no será tan resistente a los esfuerzos de extinción en comparación con el lunes y martes”, señaló el servicio en la red social X.

Los pronósticos para el fin de semana son de clima seco y cálido, además de vientos, un cóctel propicio para la propagación del fuego, por lo que los bomberos avanzan a contrarreloj.

Sin precedentes

El más reciente reporte del Servicio Forestal informaba de un total de 509.800 hectáreas consumidas, considerando otros 11 siniestros, en el norte, noreste y este de Texas que ya estaban contenidos (ardiendo pero sin avanzar) y otra decena que ya se controló.

Una mujer de 44 años falleció, luego de que el vehículo que conducía quedó rodeado el martes por las llamas del Smokehouse Creek. Fue rescatada y llevada a un hospital, pero murió poco después, según dijo un funcionario del Departamento de Seguridad Pública de Texas, citado por varios medios locales.

En la ciudad de Stinnett, cercana al mayor incendio, fue hallado el cuerpo de una mujer de 83 años, según informó a la prensa Deidra Thomas, portavoz de Manejo de Emergencias del condado de Hutchinson, al que pertenece la localidad. La vocera precisó que en Stinnett unos 20 inmuebles habían sido arrasados por el fuego.

Los administradores del rancho Turkey Track, informaron que perdieron el 80% de su propiedad de 32.000 hectáreas, cerca de la zona del mayor incendio. “Creemos que la pérdida de ganado, cultivos y vida silvestre, así como otra infraestructura en toda nuestra propiedad, y en otros ranchos y hogares en la región, no tiene paralelo en nuestra historia”, dijeron en una declaración citada por la cadena ABC.

Cambio climático

El presidente estadounidense, Joe Biden, sobrevoló el jueves las zonas afectadas por los incendios, y ofreció ayuda federal, tanto a nivel de un contingente para combatir el fuego como de presupuesto para apoyar a Texas y Oklahoma.

Las autoridades han informado que las condiciones cálidas y secas causadas por las altas temperaturas, así como fuertes vientos, tuvieron incidencia en la provocación del fuego. Aunque las causas aún se investigan.

Varias ciudades de Estados Unidos y Canadá registraron temperaturas récord en febrero, y algunas incluso experimentaron calor del verano. Según los expertos, se debe al fenómeno de El Niño, además del cambio climático. “Amo a algunos de mis amigos neandertales que todavía piensan que no hay cambio climático”, dijo Biden durante una visita a la frontera sur de Estados Unidos.

Ya se habían empezado a limpiar algunas áreas residenciales afectadas en Borger, según informó el condado en sus redes sociales. Algunas localidades están aún sin energía eléctrica, debido a que el cableado fue consumido por las llamas, o no cuentan con agua, y sus residentes permanecen en refugios.

El meteorólogo de CNN Chad Myers dijo el martes que el fuego en Smokehouse Creek avanzaba a un ritmo de “dos campos de fútbol americano por segundo”. El estado de Texas emitió el martes una declaración de desastre natural para 60 condados, con lo cual se desbloquean recursos para combatir los incendios.

 

 

 

Fuente: (RFI)

[email protected]

MRM

 

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com