Redacción/CAMBIO 22

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio.- La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó permitir el proceso de elección del candidato presidencial de la alianza Va por México, que eufemísticamente se llama elección del responsable de la construcción del Frente Amplio por México en casi copia del proceso interno que realiza Morena, al rechazar un proyecto de resolución que proponía suspenderlo por violar la equidad electoral.

En la misma resolución, la Sala Superior vinculó al Instituto Nacional Electoral (INE) para que emita los lineamientos generales que regulen y fiscalicen el proceso interno del Frente Amplio por México, el cual había sido controvertido por el Partido del Trabajo.

Se declaró válido dicho procedimiento interno del Frente Amplio por México, integrado por PAN, PRD y PRI, luego de que la mayoría de magistrados presentes (cuatro de un total de siete) votó en contra del proyecto presentado por la magistrada Janine Otálora, que establecía que este proceso interno constituía un “fraude a la ley’’.

La vinculación del INE también incluyó pedirle que emita lineamientos generales que regulen y fiscalicen aquellos procesos con finalidad similar, para salvaguardar la equidad del proceso electoral federal 2023-2024.

De acuerdo con la resolución, los lineamientos deberán precisar, entre otros parámetros, que no se puede utilizar las prerrogativas de radio y televisión de los partidos políticos para difundir o posicionar ese tipo de procesos partidistas ni a las personas participantes; ni usar recursos públicos y que las personas servidoras públicas deben acatar su deber de neutralidad e imparcialidad y que están prohibidos los actos anticipados de precampaña y campaña.

El INE deberá definir qué tipo de propaganda está permitida, valorando la permanencia o retiro de la propaganda masiva en espectaculares, vehículos de transporte público y pintas de bardas, además de garantizar el retiro de la propaganda que considere prohibida.

La orden del máximo tribunal electoral incluye implementar una fiscalización especializada para vigilar el origen y destino de los recursos utilizados en los procesos de los partidos políticos, contabilizando todas las actividades y propaganda que beneficie o posicione a las personas participantes, así como la emisión de un informe con los gastos contabilizados y definir la consecuencia de la fiscalización.

La manera como se dio luz verde a la precampaña de Va por México es semejante a como se dio autorización al proceso interno de Morena, que igualmente fue cuestionado por ser un “fraude a la ley” y violentar la equidad electoral por representar precampañas anticipadas.

 

[email protected]

JFCB