abril 18, 2024 19:02

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 18, 2024 19:02

 

 

  • Valorada en más de 4 millones de dólares, la vaca brasileña ‘Nelore’ domina la lucrativa industria cárnica de Brasil.

 

Redacción/ CAMBIO 22

 

Una imponente vaca blanca con una característica joroba en el lomo y colgajos de piel de “papada” que le brotaban del cuello como un pañuelo a la moda batió un récord en una subasta celebrada en junio del año pasado en Arandú (Brasil). Fue una victoria prestigiosa que sigue resonando en el mercado mundial de la carne de vacuno y, sobre todo, en Brasil, donde la vaca fue cuidadosamente criada en las mejores condiciones.

Cuando se cerró la puja, los inversores habían pagado la cifra récord de 4,3 millones de dólares (casi 4 millones de euros) por la magnífica Nelore brasileña, descendiente de la antigua raza cebú de ganado doméstico.

De un solo golpe, esta vaca bien criada demostró la utilidad en Brasil en el negocio de la ganadería moderna. Brasil es el primer exportador mundial de carne de vacuno, un primer puesto que alcanzó hace tres años, cuando China empezó a importar de Brasil tras un grave brote de peste porcina africana que mató al 28% de la cabaña porcina del país asiático.

Brasil ya ha construido cuatro nuevos mataderos para abastecer al mercado chino, afirma la fotógrafa y exploradora de National Geographic Carolina Arantes. “La industria está en auge“, dice.

Para documentar esta creciente industria, Arantes viajó a la casa de una familia en Uberaba, una ciudad del altiplano del sur de Brasil. Allí, el ganado es el rey, y los cebúes llevan la corona.

Rancho de Sao Felix do Xingu

Todo en Uberaba es cebú. Radio cebú, restaurantes cebú”, dice Arantes, que lleva ocho años siguiendo la industria ganadera.

Y en las subastas más caras, la descendencia de Nelore es el cebú preferido, y no sólo por su carne. Este ganado se considera el futuro del sector, tanto por su capacidad de reproducción como por su potencial para reducir el impacto ambiental de la ganadería.

La ganadería ha sido uno de los principales motores de la deforestación de la selva amazónica durante 65 años. Brasil cuenta hoy con 225 millones de cabezas de ganado y está dispuesta a seguir dominando un mercado que, según las previsiones, crecerá un 35% en los próximos 20 años. Pero, ¿de verdad podrán las razas valoradas en millones de dólares, como la Nelore, marcar realmente la diferencia?Una gran barbacoa exhibe carne de vacuno en la granja Beka, en Santo Antonio da Platina

Orígenes de una vaca apreciada

El ganado y la ganadería son sinónimos de la cultura y el romanticismo de los gauchos, los vaqueros del sur de Brasil y Argentina, tan legendarios como sus homólogos del Oeste americano y conocidos por su churrasco. Para impulsar la industria ganadera a mediados del siglo XX, el Gobierno brasileño ofreció incentivos a familias y agricultores para que se trasladaran al campo y convirtieran la selva tropical en pastizales.

En medio de este auge ganadero, Brasil intentó mejorar su ganado mediante cruces. El reto consistía en encontrar animales capaces de soportar el clima tropical y los diversos ecosistemas del país. Las vacas europeas (Bos taurus), como las Herefords y las Angus, sufrían estrés térmico y su producción era baja.

En general, el ganado cebú está naturalmente adaptado al calor, gracias a sus grandes y numerosas glándulas sudoríparas que ayudan a mantener la hidratación. Su piel es gruesa y con pelo tupido, lo que la hace menos vulnerable a insectos hematófagos como los mosquitos.

El cruce con ganado Ongole del distrito indio de Nellore, en el estado de Andhra Pradesh, produjo un ejemplar aún más resistente, la Nelore (en portugués Nellore se escribe con una “l”).

(Relacionado: Estas son las ovejas más caras del mundo: extrañas pero preciosas)

Una cría más sostenible

Las Nelore son resistentes a muchas infecciones parasitarias, lo que puede evitar problemas gástricos, pero las Nelore y los cebúes, como todo el ganado, siguen emitiendo metano a través de frecuentes eructos y flatulencias. El metano es más potente y nocivo para la atmósfera que el dióxido de carbono, y los “gases” de las vacas representan el 14,5% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE. UU., una vaca puede producir entre 69 y 119 kilos de metano, y la emisión diaria de una vaca es de 25 a 80 veces más potente que el dióxido de carbono.

Teniendo en cuenta su capacidad innata para soportar altas temperaturas y sobrevivir a circunstancias difíciles como la sequía, los híbridos de cebú se consideraron durante un tiempo como posibles vacas de cartel para la producción de carne respetuosa con el planeta. Algunas subespecies tienen más músculo, lo que en teoría reduce su impacto ambiental al producir más carne con menos pastos.

La producción de carne de vacuno es más compleja de lo que solemos creer, y se ha vuelto bastante científica, sobre todo en las últimas décadas. Aunque, en general, el sector sigue resistiéndose a reconocer el impacto ambiental”, afirma Robert Wilcox, profesor de la Northern Kentucky University de Estados Unidos y especialista en ganadería brasileña.

Calificando la preservación de los recursos naturales de “fundamental para el futuro de la ganadería”, Gabriel García Cid, presidente de la Asociación Brasileña de Ganado Cebú, afirma en un correo electrónico que los ganaderos brasileños son conscientes de “la importancia de llevar la mejora genética a las explotaciones”, y añade que “la genética cebú es una de las principales herramientas para la sostenibilidad.”

A principios de la década de 2000, una campaña de marketing encabezada por la industria ganadera promocionaba el “concepto del ‘Boi ecológico'”, traducido aproximadamente como “buey ecológico”, y pregonaba los beneficios medioambientales de la Nelore.

A pesar de la resistencia natural del animal, “la campaña se disipó cuando quedó claro que la célebre vaca no es más ecológica que cualquier otra raza”, afirma Wilcox.

(Relacionado: ¿Pueden eliminarse los eructos de metano de las vacas mediante la cría selectiva?)

Un mercado en ascenso se enfrenta al cambio climático

Aunque la deforestación continúa, presidente Luiz Inácio Lula da Silva se ha comprometido a poner fin a esta práctica que ha destruido casi una quinta parte de la selva tropical del país en los últimos 60 a 65 años. Los árboles son sumideros naturales de carbono que extraen de la atmósfera la contaminación que calienta el planeta. Los ecologistas afirman que es necesario preservar los bosques que quedan para ayudar a combatir el cambio climático. Algunas zonas del Amazonas, del tamaño de Australia, ya emiten más carbono del que absorben.

Toros deambulan por un campo de la finca de García Cid

Aunque el desmonte y el pastoreo excesivo han continuado desde la elección de de Silva, el primero se redujo “sustancialmente”en los seis primeros meses de 2023. El pasado mes de diciembre, Pará puso en marcha un programa obligatorio de rastreo de ganado y planea rastrear su población de 24 millones de cabezas de ganado en un plazo de tres años y limitar el número de reses criadas en tierras deforestadas ilegalmente.

Pero mientras el mercado se mantenga fuerte, Wilcox no espera grandes descensos de la ganadería ni la consiguiente deforestación del Amazonas.

En cuanto a la Nelore, tampoco irá a ninguna parte. Lo que en un principio era sagrado para la religión hindú se ha convertido en un venerado icono de una poderosa industria.

El cebú se convirtió en un animal ‘sagrado’ en el comercio y la cultura brasileños“, afirma Arantes, y en una fuente de orgullo nacional.

 

 

 

 

Fuente: National geographic

[email protected]

ADG

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com