• Fue descubierto por un grupo de pescadores que luego alertaron a investigadores de Ecosur. Puede albergar vida marina corales e incluso tiburones

 

Redacción/CAMBIO 22

Se trata de Taam’ Ja, que se traduce como “aguas profundas”, ubicado en la bahía de Chetumal en México. Es catalogado como el segundo agujero más grande del mundo después del Dragon Hole en el Mar de China Meridional.

Se considera como una caverna submarina con cientos de metros de profundidad y que pueden medir la misma distancia o mayor de ancho. Los científicos afiliados al centro de investigación El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) afirmaron que es “el agujero azul más profundo conocido en la región”.

El hallazgo se llevó a cabo en 2021 pero recientemente se documentó en la prestigiosa revista Frontiers In Marine Science.

Muy poco se sabe sobre estos agujeros en el mundo de la ciencia ya que son difíciles de acceder. Pero está claro que son similares a los sumideros en la tierra, excepto que pueden albergar vida marina corales e incluso tiburones.

Cómo fue el hallazgo de Taam ‘Ja

El equipo de investigadores de Ecosur le dio créditos del hallazgo a un grupo de pescadores que los alertaron sobre  el misterioso agujero e impulsó la investigación en esta área específica.

El equipo de investigadores mexicanos ha explorado por primera vez a fondo un conocido agujero azul situado al sur de la península del Yucatán, justo en el estado de Quintana Roo, en el municipio de Othón P. Blanco, en los límites con Belice.

Los especialistas utilizaron un método llamado ecosondeo que analiza los pulsos de sonido, para dar cuenta de qué tan lejos llegó el agujero submarino. Además, destacaron que tiene una “forma casi circular” en su superficie y lados empinados con pendientes de más de 80 grados.

Los resultados del estudio indican que el Taam ‘Ja (como se lo conoce en lengua maya) alcanza los 274,4 metros de profundidad, lo que lo convierte en el segundo sumidero más profundo del planeta.

A pesar de que se trata de un lugar ‘relativamente’ visitado, no fue hasta septiembre de 2021 que se llevaron a cabo las primeras inmersiones científicas y se analizó al detalle el fondo de la cueva.

Todo ello, mediante el uso de ecosondas, perfiladores de conductividad, temperatura y profundidad, logrando por primera vez tomar imágenes del interior.

El sumidero, cuya embocadura empieza a cinco metros bajo la superficie del atolón, se creó durante los periodos glaciares, es prácticamente redondo y no contiene vida animal ni vegetal debido a que su agua no tiene demasiado oxígeno a partir de cierta profundidad.

Tiene un diámetro en su acceso de unos 130 metros, sus paredes son prácticamente verticales (80 grados) y forman una enorme estructura cónica cubierta por biopelículas, sedimentos y piedra caliza.

Los resultados de la exploración, que consistió en expediciones de buceadores, bajada de sondas y recogida de muestras de agua han sido publicados en la revista científica ‘Frontiers Marine Sciences’; respetado medio especializado en ciencia marina donde los autores del estudio explicaron que actuaron motivados por la falta de investigación que existe al respecto de estas formaciones.

El más grande del mundo

Los agujeros azules como el Taam’ Ja fueron formados como cuevas cársticas durante los periodos glaciares, cuando el nivel de los océanos era entre 100 y 150 metros inferior.

En aquel momento estas formaciones eran cuevas ricas en piedra caliza que sufrieron un proceso de meteorización química y al derretirse las capas de hielo quedaron sumergidas.

El agujero azul más profundo del mundo se encuentra al sur de China, mide 300 metros de profundidad por 130 de diámetro en el acceso y se lo conoce como Sansha Yongle (Agujero del Dragón, en mandarín). Hasta ahora, el segundo se creía que estaba situado en una bahía al oeste de Clarence Town, Long Island (Bahamas).

 

Fuente ABC/TN
redaccionqroo@diariocambio22.mx

RHM