abril 24, 2024 00:42

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 24, 2024 00:42

Renan Castro Madera/CAMBIO 22

Las cifras y el malestar ciudadano contradicen al Presidente López Obrador en su afán por recompensar los servicios prestados a la causa de la 4T por parte de Carlos Joaquín González.

Ayer, minutos previos al banderazo de inicio a las millonarias obras que arrancaron en Quintana Roo, el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador se sintió incómodo ante las muestras de inconformidad y reclamos que mostraron familiares de personas desaparecidas durante la gestión administrativa de Carlos Joaquín González.

Las desapariciones forzadas hunden al trabajo administrativo del actual gobernador y reflejan la constante en la cual se desenvolvieron nuestras autoridades en materia de justicia y seguridad.

Cálculos conservadores no oficiales mencionan que son más de 500 las personas desaparecidas en este sexenio y conforme pasan los días se acumula el número de víctimas ante la pasividad de las autoridades competentes, por decir lo menos.

Andrés Manuel, en su discurso arropó al gobernador del estado, cómo es su costumbre ante las severas acusaciones de que es objeto su administración y que quedó plasmado en los reclamos de decenas de personas que protestaban a las puertas del lugar donde se llevó a cabo la ceremonia de inicio de obras de infraestructura en el bulevar Colosio cancunense.

El Presidente de nueva cuenta hizo caso omiso a la estela de incompetencia y corrupción que lleva como sello la administración joaquinista.

Se impusieron sus intereses particulares sobre el daño y el dolor que padece el pueblo bueno, los mismos que lo llevaron a dirigir los destinos de nuestra nación.

En los gritos y en cada frase externada por los manifestantes se encierran gotas de sangre que pese a la complicidad manifiesta del gobierno federal con el estatal, en cada grito de inconformidad se plasmó el repudio por el gobierno saliente y detestan al entrante a quien señalan de copartícipe en esta ola de inseguridad que se ha adueñado de gran parte del territorio quintanarroense.

Carlos Joaquín, no puede esconder las manos manchadas de sangre con que concluye su gestión administrativa.

Para AMLO, tal parece que el dolor del pueblo bueno le importa poco, cuando imponer la defensa de sus amigos se trate y en el rostro adusto e intolerante que mostraba al momento de atender a los inconformes se reflejaba el poco interés que tiene en darle solución al grave problema de desapariciones forzadas que aqueja a Quintana Roo.

Pero los insultos y muestras de inconformidad, fueron repartidos entre Carlos Joaquín y la gobernadora electa Mara Lezama Espinosa, a quien responsabilizan de ser coautora del clima de violencia que impera en la entidad.

Sus arreglos y complicidades fueron plasmadas en la intervención de Andrés Manuel, quien agradeció al mandatario quintanarroense, su apertura para el trabajo coordinado con el cual se permitió evitar “conflictos derivados de las índoles partidistas”. 

Esto, debido a que el gobernador saliente forma parte de las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), actual opositor de la administración de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), dijo el Presidente.

“Ya está por finalizar su encomienda (…) No tuvimos conflictos a pesar que él surgió de otra organización, de otro movimiento político, de donde yo salí”.

Y más pruebas de que su aprobación a la gestión de Carlos Joaquín, la radica en los servicios prestados a la 4T y no a los resultados obtenidos en beneficio de sus gobernados.

Cabe recordar que la gubernatura de Quintana Roo, es una de las que la coalición de partidos encabezados por el morenismo, le arrebató a la alianza Va por México (PAN, PRI y PRD) en los comicios de junio pasado; razón por la cual María Elena Lezama entrará en funciones como gobernadora el próximo septiembre.

Sin embargo, el relevo de administraciones, y con ello de ideologías partidistas, no ha sido obstáculo para que Andrés Manuel respalde a Carlos Joaquín, hasta el punto de abrir la posibilidad para integrarlo al gabinete federal.

Pese a que no ha detallado en cuál dependencia (o consulado, como en otros casos) podría entrar, no ha dudado en señalarlo como “un buen gobernador” o un funcionario capaz de “dar seguimiento a la Transformación”.

“Ha hecho un buen trabajo y no descartamos el que participe con nosotros en el gobierno más adelante. (…) Quien pueda ayudar para seguir impulsando la transformación del país esta convocado a participar”, expresó el Jefe del Ejecutivo Federal.

Hasta el momento, se ha especulado que el perredista podría incorporarse a la Secretaría del Turismo (Sectur) o en el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur). No obstante, ninguna de estas opciones ha sido confirmada.

En otra ocasión en donde López Obrador dio el espaldarazo a Joaquín González fue el 26 de julio; esto, aún cuando días antes se reportaron graves actos de violencia en dos centros turísticos de la entidad.

El primero de ellos, fue el ataque con arma de fuego a Raúl Labastida, ex titular de la Consejería Jurídica estatal (2011-2016), suscitada el 22 de julio en Tulum.
La segunda, registrada dos días después, el 24, cuando ocurrió una de las tantas balaceras en Playa del Carmen, de la cual resultaron tres personas heridas y siete más detenidas.

Respecto a ambos sucesos, AMLO se limitó a “agradecer” que no hubo decesos, así como a una nueva instrucción para desplegar más acciones de seguridad en los destinos turísticos que durante los últimos años, se han convertido en campo de batalla para el ajuste de cuentas entre bandas del crimen organizado.

En su lugar, se refirió al desempeño de Carlos Joaquín al cual refirió de manera positiva, aunque las críticas opositoras y ciudadanas advirtieran lo contrario: “Tiene que ver con la apreciación de cada quien”.

“Yo tengo mi valoración de cómo han actuado las autoridades en los estados. No es la única, pero respeto la opinión de todos. 
Considero que ha actuado bien el gobernador de Quintana Roo, pero respeto otros puntos de vista”, dijo AMLO.

Sin embargo, la mayoría del pueblo quintanarroense opina lo contrario, tanto que conforme pasan los días para la conclusión de su mandato arrecian las muestras de inconformidad y resaltan las complicidades para el arribo de la 4T a la administración estatal.

Pese al silencio cómplice de la gran mayoría de la prensa local y nacional, la realidad es la que vivimos quienes habitamos en esta entidad, en donde el clima de inseguridad es una constante que ni los discursos a modo que teje Andrés Manuel, podrá cambiar el curso de la historia.

Carlos Joaquín González, concluye su labor administrativa impregnado por un tufo de corrupción y las manos manchadas de sangre, ante su pasividad complice ante el avance de la violencia extrema que hoy domina a la entidad.

[email protected]
[email protected]

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com