Yolanda Gutiérrez/CAMBIO 22

ISLA MUJERES, Q. ROO, 14 de mayo.- Empieza a cambiar la suerte para el sector pesquero y las cooperativas locales tienen en existencia producto de escama que, irónicamente, apenas tiene demanda de restaurantes y coctelerías de Isla Mujeres.

La temporada de mero arrancó el primero de abril con el puerto parcialmente cerrado, sin posibilidad de navegar en el Caribe y durante las siguientes semanas, los hombres de mar pudieron salir a trabajar apenas unos cuantos días, sin alejarse de la costa a causa de la marejada.

A finales de abril, las condiciones cambiaron lo suficiente como para que los hombres de mar pudieran alejarse a tirar palangre, lo que redundó en un incremento de la producción.

El dirigente pesquero Baltazar Gómez Catzín, presidente de la cooperativa Justicia Social,  comentó que en los primeros días de mayo hubo jornadas muy poco productivas porque no todos los días los pescadores podían alejarse.

Mencionó que el clima ha estado muy bueno el viernes y sábado y las embarcaciones han salido a trabajar.

Detalló que la cooperativa tiene en bodega alrededor de 120 kilos de filete y unos 300 kilos de escama de diferentes especies para los restaurantes y coctelerías locales.

“El problema es que, aunque hay turismo, no se acercan a comprar, al menos con nosotros, creo que tiene que ver con el desabasto de Cuaresma y Semana Santa, ya se acostumbraron a comprar más caro en Cancún que en la isla, esperamos que cuando vean que ya tenemos capacidad para surtir el mercado, se acuerden de las cooperativas locales”, dijo.

Agregó que, de acuerdo a los pronósticos, las condiciones climáticas serán favorables para el sector como mínimo por otros dos o tres días más, que los pescadores aprovecharán al máximo.

RAM

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre