Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 9 de junio.- Han sido múltiples los señalamientos de que la Secretaría del Bienestar en Quintana Roo, continúa utilizando programas sociales aparentemente con fines electorales, lo que el titular Pablo Bustamante Beltrán sigue negando de manera categórica.

De hecho, defendió hasta los colores y logos de las tarjetas que han entregado a lo largo y ancho del estado y alegó, que el diseño va acorde a la imagen que está manejando el actual gobierno y aunque se dijo respetuoso de las recomendaciones que les han hecho en este tema por la XVII Legislatura, acusó que las denuncias que se han interpuesto por partidos de la oposición sí son con fines electoreros.

“Es un programa que está dirigido a las personas que más lo necesitan, cuando estamos hablando de que uno de cada dos quintanarroenses vive en pobreza es imposible que los programas sociales tengan fines electorales; el logo que según es un tucán es el logo del gobierno y los colores me parece que están muy bonitos, pero yo respeto la opinión de los diputados, los recursos legales que han interpuesto esos sí son con fines electoreros porque no tienen sentido, ni sustento, ni una ley que los respalde, nosotros trabajamos apegados a la ley y seguiremos invirtiendo en este rubro.”

En relación a las quejas de que la mayor parte de las beneficiarias corresponde a la zona norte y son aparentemente militantes y simpatizantes del Partido Verde, el funcionario aseveró que de las 48 mil tarjetas que han distribuido, más de la mitad han sido destinadas para mujeres de la zona maya y del sur del estado y sin el requisito de estar afiliadas a un partido en específico.

Mencionó que son alrededor de 600 mil personas que se encuentran en rezago alimentario, lo que se debe principalmente a la falta de atención de la pasada administración que encabezó Carlos Joaquín González, por lo que se encuentran enfocados en poder disminuir esa cifra con los programas que han puesto en marcha.

“Cuando llegamos nos dejaron una herencia terrible los gobiernos anteriores, tenemos 600 mil personas en Quintana Roo que viven en una situación de pobreza alimentaria, se desatendió el sector social, se priorizaron otro tipo de programas y otro de tipo de inversiones y el dinero se fue; actualmente con el programa que nosotros lanzamos, vamos a impactar a 50 mil beneficiarios e indirectamente a casi 200 mil personas, buscando que podamos incidir en los indicadores y reducir la pobreza alimentaria” finalizó.

[email protected]

RHM