• Y advirtió que si no dejan realizar la obra, no habrá tren de Xpujil a Chetumal, y se sabrá quiénes fueron los responsables de ello

 

Redacción/CAMBIO 22

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de octubre.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que por la oposición de dirigentes de cinco ejidos cercanos de Chetumal, Quintana Roo, hay riesgo de que el Tramo 7 del Tren Maya no se construya en la parte que va de Xpujil a Chetumal.

Debe recordarse que estos ejidos son los de Laguna Om, Sergio Butrón Casas, Ramonal, El Palmar y Sacxán, que el 25 de septiembre, día de la toma de posesión de Mara Lezama, decidieron bloquear la carretera Chetumal-Escárcega como medida de presión para que el gobierno federal atienda su demanda de indemnización por la construcción de la carretera.

Pero además de este condicionamiento al pago de la indemnización por la carretera, existe la demanda de los ejidos de un pago mayor al que les ofrece el gobierno federal por la afectación de tierras para el tren, como quedó patente con el ejido Juan Sarabia, cercano a Chetumal, que rechazó el precio valuado por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin).

En la conferencia “mañanera” de este lunes en Palacio Nacional, López Obrador manifestó que a los ejidos ya les mandó a decir “de qué querían su nieve”, porque consideró que “quieren hacer su agosto”, y advirtió que “si aun así hay bloqueos y no nos dejan, se queda el tren hasta Xpujil y no hay tren de Xpujil a Chetumal”.

El presidente delineó que en caso de oposición en el trazo, que corresponde al tramo 7 que construirá el Ejército mexicano, se hará válido el derecho de vía y la conciliación, mediante asambleas, con los campesinos.

El Tramo 7 Bacalar-Escárcega tiene actualmente una amplitud de 40 metros, donde también converge la carretera a Chetumal.

Al respecto, el tabasqueño afirmó que ocuparán este tramo para acomodar el Tren Maya, con una sola vía, pero reconoció que hace falta más terreno.

“Se requiere más terreno, pero acá es una sola vía y sí podemos acomodar el tren en los 40 metros, la carretera, el tren, y si aun así hay bloqueos y no nos dejan, se queda el tren hasta Xpujil y no hay tren de Xpujil a Chetumal”, aseveró.

“Nada más que se va saber quiénes fueron los responsables de detener esta obra, así de claro. Entonces salió el tema de afectaciones de hace mucho tiempo, todo esto lo tenemos que ir enfrentando y también decir que a mí me va tocar resolver bastante, pero no voy a alcanzar a reparar todo el daño que ocasionó el neoliberalismo”, comentó.

El jefe del Ejecutivo federal, quien este fin de semana hizo un recorrido de supervisión de esta obra emblemática de su gobierno, dijo que los 5 ejidos han condicionado al gobierno permitir el paso del tren a cambio de un pago de indemnización por la construcción de la carretera a Escárcega a Chetumal a finales de los años 60.

“Están condicionando a que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que les pague una indemnización de cuando se construyó la carretera de Escárcega, eso fue a finales de los 60, principios de los 70 del siglo pasado, es una demanda de hace medio siglo, habría que ver si ya estaban constituidos estos ejidos”, señaló.

“Pero los dirigentes dicen: ‘aquí no pasan si no nos pagan la indemnización de cuando se hizo la carretera de Escárcega a Chetumal’. ¡Ah! Con abogados, desde luego, con todo respeto ya les mandé decir allá que de qué querían su nieve, aquí es querer hacer su agosto”, expresó, al señalar que son “dirigentes charros” los que están buscando hacer negocio a costa del beneficio de la gente.

López Obrador adelantó que no dará más de lo estipulado por cuestiones de avalúo y legalidad a los pobladores, e indicó que si no se logra solucionar la situación, el Tren Maya se quedará sin ese tramo, pero “se sabrá” quiénes fueron los responsables de ello.

Pero dijo que antes pidió que se realicen asambleas en las zonas, para exponer el asunto, y de ser cierto que cuando se construyó la carretera de Escárcega a Chetumal no se pagó lo correspondiente a las tierras, se dé un porcentaje extra para realizar mejoras en los ejidos, pero ninguno de los dos montos será para los ejidatarios, sino para los dueños de las tierras y las localidades.

“He dado instrucciones para que hablen con la gente, se hagan las asambleas y hagan el compromiso de que donde va el tramo del tren se pague con avaluó (…) si es cierto de que hace 50 años que hicieron la carretera no los indemnizaron, que entonces además del avalúo se considere un porcentaje. El avaluó es para apoyar de manera directa a los dueños de la tierra y en este caso, el excedente podría ser para mejoras en los 5 ejidos, no para los dirigentes”, dijo.

 

[email protected]

RHM

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre