mayo 22, 2024 08:59

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 22, 2024 08:59


  • El subsecretario de Agricultura, Víctor Suárez, sostuvo que Estados Unidos no ha presentado evidencia científica de que el consumo de maíz transgénico es seguro


Redacción/ CAMBIO 22

México está a la espera de que Estados Unidos demuestre que el consumo persistente a lo largo de los años de maíz transgénico es seguro para los mexicanos, dijo el miércoles el subsecretario de Agricultura, en medio de una disputa entre ambos países por el comercio del grano.

México argumentó que hay ciencia que prueba que el maíz transgénico y el herbicida glifosato son dañinos para la salud humana y que su decreto -modificado en 2023- para prohibir ese tipo de grano para consumo humano está dentro de su derecho soberano, según su argumentación ante un panel del acuerdo comercial de Norteamérica, TMEC.

El documento estaba fechado en enero de 2024 pero fue difundido el martes por el Institute for Agriculture and Trade Policy, una organización no gubernamental.

El subsecretario de Agricultura, Víctor Suárez, dijo que ahora corresponde a Estados Unidos demostrar que el maíz transgénico no perjudica a la población mexicana, que consume una cantidad de maíz superior a la de muchos países a través de alimentos básicos de la dieta diaria como la masa nixtamalizada y la tortilla.

“Estamos esperando que Estados Unidos presente esas evidencias científicas”, dijo Suárez a Reuters respecto a los estudios solicitados para evaluar la inocuidad de cereal genéticamente modificado.

“Pero hasta el día de hoy no hemos visto ningún estudio científico que ha presentado Estados Unidos y las empresas sobre la inocuidad del consumo continuado a lo largo de años”, añadió. “Por lo tanto, no hay bases científicas para que Estados Unidos y las empresas afirmen que su maíz es inocuo”, destacó.

Un portavoz del Departamento de Agricultura de Estados Unidos refirió a Reuters a la postura de Washington acerca de que el enfoque de México sobre biotecnología no está basado en ciencia, en respuesta a una solicitud de comentarios.

Un funcionario de alto nivel de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por su sigla en inglés) dijo a Reuters que “autoridades científicas, incluso en México, han encontrado consistentemente que los productos biotecnológicos como el maíz son seguros durante un período de décadas”, en respuesta a lo dicho por Suárez.

El maíz genéticamente modificado se utiliza ampliamente para alimento de ganado en todo el mundo, aunque algunos consumidores desconfían del consumo de productos transgénicos en general. La disputa comercial con México podría amenazar las ventas de maíz estadounidense en un momento en que la baja demanda del grano y la caída de los precios están perjudicando a los agricultores.

Empresas como Bayer han gastado en las últimas décadas cientos de millones de dólares en el desarrollo de cultivos transgénicos y han defendido la seguridad de los alimentos transgénicos que se comercializan en todo el mundo.

La respuesta escrita de México citó estudios que, según dijo, mostraban vínculos entre el consumo de maíz transgénico y la exposición al glifosato con la inflamación del hígado en personas e impactos en la respuesta inmune en animales, señalando que considera que el riesgo para la salud humana es “extremadamente grave”.

Estados Unidos solicitó en agosto un panel de solución de disputas en el marco del TMEC por el decreto de México que prohíbe el maíz transgénico para consumo humano, concretamente para su uso en harina para tortillas.

El decreto permite el uso de maíz amarillo transgénico para consumo animal, que representa la mayor parte de los casi 5 mil 900 millones de dólares que México importa anualmente de maíz estadounidense.

Washington ha insistido en que el decreto de México que prohíbe las importaciones de maíz transgénico para tortillas no está basado en la ciencia y viola acuerdos en el TMEC, en marcha desde 2020.

“No hay ningún impacto al comercio”, aseveró Suárez, añadiendo que las importaciones a México de maíz desde Estados Unidos se han incrementado en los últimos años. “Es pura ideología atrás de un modelo de dependencia alimentaria”, añadió.

En su respuesta escrita, México argumentó que no se ha establecido un plazo específico para la sustitución total del maíz genéticamente modificado, de acuerdo a lo planteado por el decreto, por lo que no puede ser un argumento sobre su posible impacto comercial en el panel de controversias.

“Es una meta estratégica”, dijo Suárez. “Como a Estados Unidos le gustaría tener soberanía energética y autosuficiencia energética”, añadió.

Se espera que Estados Unidos conteste la respuesta de México.

Fuente El sol de mexico

[email protected]

AFC

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com