► Únicamente alrededor de 100 mil personas realizan actividades agropecuarias ► Con la información obtenida ya se podrán diseñar políticas públicas para apoyar a los productores

 

Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 22 de noviembre.- La delegación del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en Quintana Roo, dio a conocer los resultados del Censo Agropecuario 2022 que se realizó en la entidad entre el 19 y 30 de noviembre del año pasado, lo que permite que ya se cuente con información precisa sobre la estructura del sector agropecuario, la superficie de las explotaciones, la tenencia y el uso de la tierra.

Las encuestas arrojaron datos de que se tienen 4.5 millones de hectáreas cultivables, pero solo el 37% son utilizadas para actividades agrícolas o forestales y que un gran porcentaje de la tierra permanece en descanso, sin cultivos, ni aprovechamiento desde hace más de 5 años, lo que confirma que en los últimos años prevaleció el abandono al campo, de acuerdo con el delegado del INEGI Carlos Fernando Novelo Vega.

“Con este censo, se tendrá información de calidad, veraz y oportuna sobre las actividades agrícolas, ganaderas y forestales en las áreas rurales del país y los resultados, van a ser de mucha utilidad porque demuestran que creció la actividad agrícola por el número de hectáreas censadas, pero que también hay mucha tierra sin utilizar o que fue abandonada por la falta de recursos o de apoyo, pero sin duda se confirma que ha crecido la mano de obra en el campo con aproximadamente 100 mil personas, de las cuales 91.9% son hombres y el 8.1% son mujeres.”

Explicó que de las 4.5 millones de hectáreas, 4.3 millones corresponden al área rural y 0.2 millones a centros de población, caminos y cuerpos de agua entre otros rasgos geográficos, por lo que con estas cifras, ya se podrán diseñar políticas públicas para apoyar más a los productores, debido a que uno de los problemas más comunes que se lograron percibir y que afectaron la producción y la productividad, fueron los altos costos de los insumos, servicios y factores climáticos, que es lo que principalmente ha orillado a muchos hombres del campo a cambiar de actividad.

“Los problemas más recurrentes en el campo del estado, son los altos costos de insumos y servicios en un 71.6%, así como factores climáticos en un 66.2%, que son factores que han obligado a ya no seguir trabajando la tierra y a cambiar a otra actividad que les deje ingresos para sus familias y va a permitir crear apoyos y programas para atender los problemas que enfrentan las y los productores y acciones para proteger el medio ambiente entre otros más.”

Mencionó que el levantamiento que se hizo no fue exclusivamente para saber cuánto, dónde, cómo y con qué se produce en el campo quintanarroense, sistemas de riego, uso de fertilizantes y maquinaria, sino también sobre la cría y explotación de animales, además de temas que se relacionan con el aprovechamiento forestal como el volumen de madera obtenido, la reforestación y la deforestación.

 

[email protected]

JFCB