Redacción/CAMBIO 22

La Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que preside Jerome Powell, subió su tasa de interés de referencia en 0.25 puntos base, con lo que quedó en un rango de entre 0.25 y 0.50 por ciento.

El banco central estadunidense también revisó a la baja la expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de ese país, a 2.8 por ciento para 2022, contra una previsión anterior de 4 por ciento.

“El Comité decidió aumentar el rango objetivo para la tasa de fondos federales de 0.25 a 0.50 por ciento y anticipa que los aumentos continuos en el rango objetivo serán apropiados”, manifestó en su comunicado de política monetaria.

Al término de su reunión de dos días, la Junta de Gobernadores del sistema de la Reserva Federal adelantó que prevé varias subidas más en el futuro, y que también espera empezar a reducir su cartera de deuda soberana estadounidense.

Todo ello con el objetivo de virar, tras dos años de una fuerte política monetaria expansiva, a una contractiva que rebaje la cantidad de dinero en circulación, haga aumentar el valor de dólar y baje la presión sobre los precios para luchar contra la inflación.

Además de las presiones inflacionarias que ya se venían viviendo desde hace meses, la Fed también citó en su comunicado la invasión rusa de Ucrania, que está causando “tremendos daños humanos y económicos” y que está contribuyendo a que los precios suban todavía más.

Un apunte interesante de la decisión de la Fed es que la decisión de subir los tipos en 0.25 puntos no fue unánime, como es habitual en este organismo, sino que uno de los gobernadores regionales, James Bullard de San Luis (Misuri), se desmarcó y votó en contra al ser partidario de una subida aun más agresiva, de medio punto.

La semana pasada se conoció que el Índice de Precios al Consumo en Estados Unidos (IPC, lo que paga el consumidor final) se disparó en febrero hasta en 7.9  por ciento -cuatro décimas por encima del de enero-, lo que supone el registro más alto de los precios de consumo en este país desde principios de 1982.

En tanto, ayer la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos informó de que los precios que los productores pagan en el país por las materias primas y otros suministros subieron 10 por ciento en tasa interanual el pasado mes de febrero.

 

 

Con información de Milenio

JFCB