• La autoridad ha sido sobrepasada por la delincuencia. Lo que es más, las fuerzas del orden actúan, responden y “rescatan”

 

Redacción/CAMBIO 22

La autoridad ha sido sobrepasada por la delincuencia. Lo que es más, las fuerzas del orden actúan, responden y “rescatan” cuando son ayudadas por los mismos delincuentes. ¿Las víctimas? Esas, nunca se salvan de ‘apoquinar’ para pagar extorsiones.

Además, prevalecen la mentira y el engaño en los dichos de la autoridad. A veces resulta tan evidente la farsa que el gobierno tiene que recular; como ahora, aceptando que la autoridad no fue la que rescató a los 31 migrantes secuestrados en Tamaulipas hace una semana. Eso no nos salvó de escuchar los mensajes triunfalistas de no pocos funcionarios federales y locales, congratulándose del “rescate”. Presumiendo la labor conjunta de Guardia Nacional, ejército y gobierno estatal.

Por lo visto esa narrativa no le gustó a los del CO, quienes pronto dieron a conocer cómo habían sucedido realmente las cosas. Para empezar, las fuerzas del orden tardaron en responder más de 24 horas al ‘incidente’ (¿la excusa?, ocurrió en fin de año; ya se sabe, los pretextos ahí están y sirven para disfrazar el nulo compromiso con las obligaciones).

Luego, cuando las autoridades por fin encontraron a los migrantes, esto no se debió a su labor de inteligencia, tampoco al trabajo conjunto de autoridades estatales y federales, sino a la presión de la ciudadanía (llegó la noticia hasta El Vaticano, diría López Obrador). Y también a la ‘despresurización mediática’ que decidieron llevar a cabo los carteles que ya habían sido exitosos en realizar la extorsión. Así, la autoridad recibió una llamada anónima detallando que los migrantes habían sido liberados y solo hacía falta pasar a recogerlos.

El primer mandatario critica mucho el ‘sensacionalismo’ de los medios, pero uno se pregunta: ¿es eso tan malo? Después de todo, si el mencionado secuestro no hubiera sido noticia, probablemente los migrantes seguirían retenidos o, peor, estarían muertos.

El año pasado, cuando en Matamoros ocurrió el secuestro de cuatro estadounidenses, dos de ellos asesinados, no fue el gobierno quien encontró a los responsables. El Cartel del Golfo entregó a los responsables del secuestro/homicidio. En ese caso pesó la presión del gobierno de Estados Unidos y la respuesta fue que los mismos criminales entregaran a los agresores.

Vamos ahora a lo más grave: estos carteles de la extorsión se suman a los del narcotráfico; hablamos de una delincuencia que ha diversificado actividades. Exigen pagos por sobornos y pago de piso, los sicarios, polleros y otros, que en ocasiones forman parte de las estructuras de gobierno, coadyuvando en la corrupción, la extorsión y el chantaje. Municipios manejados en su totalidad por el CO.

Es un problema que va más allá de este sexenio por cuanto a la migración se refiere pero, como en muchos otros temas, con la 4t solo ha empeorado. Preocupante que apenas ayer la precandidata única de la 4t anunciara que de ganar la contienda fortalecerá a la Guardia Nacional y seguirá la misma “política migrante” del actual sexenio.

Francisco Gallardo, sacerdote de la diócesis de Matamoros, Tamaulipas, dice que cada mes se entera de al menos 450 casos de secuestro. Solo en ese pedacito de frontera. Pero la mayor parte ni siquiera se denuncia (el ser migrantes sin papeles va asociado al miedo a la autoridad y el recelo a denunciar).

Nos quejamos —con razón— del trato que reciben nuestros migrantes en Estados Unidos, sin embargo el que se le da a los migrantes que atraviesan México es en muchos casos peor.

Los rescates que resultan ser entregas son una faceta más de la incapacidad de realizar las acciones para enfrentar un problema de cientos de miles de migrantes que cruzan la República Mexicana. Una recomposición de estrategias es menester.

Tres en Raya:

1.- La Cuatroté critica que a migrantes se les sume a eventos de campaña de la oposición, pero si asisten al mismo tipo de eventos pero de Morena, no dicen ni media palabra.

2.- Igual que esfumaron a miles y miles de desaparecidos de las listas oficiales, el régimen está por desaparecer a la Comisión Nacional de Búsqueda.

3.- Las doce personas del personal de limpia del municipio de Taxco, Guerrero siguen desaparecidos. Ellos no merecen ni la atención ni la mención de las autoridades.

Nota: En mi columna anterior del 4 de enero, ambas cifras que mencioné relativas al costo de la refinería de Dos Bocas se refieren a dólares, no a pesos mexicanos.

 

Fuente: EL HERALDO

[email protected]

NMT