• “El Rayo” viajaba en una camioneta tipo Raptor, en la que logró llegar a su domicilio, pero después se trasladó en ella a la clínica Quirúrgica del Sur para ser atendido, pues presentaba al menos dos heridas de arma de fuego, mientras que la camioneta presentaba tres impactos de bala en el parabrisas y el medallón trasero quedó completamente roto.

 

Redacción/CAMBIO 22 

Jesús Argüelles Mandujano en sus últimos días se convirtió en el usurero de centenares de policías a los que otorga préstamos personales en efectivo y con los que tenía relación directa en la Secretaría Municipal de Seguridad Pública.

Sus principales nexos y fortaleza los obtiene de la base policíaca, pero su impulso y protección están fincados en los altos mandos de una mafia que inició en tiempos de Mario Villanueva Madrid, en donde operó el “Cártel de Juárez” y el “Cártel de Sinaloa”, comandados por Ramón Alcides Magaña, conocido como El Metro y otros narcotraficantes como Ismael “El Mayo” Zambada y Amado Carrillo “El Señor de los Cielos”.

Jesús Argüelles Mandujano comenzó como un policía común que se fue corrompiendo con el paso del tiempo. Ha sabido librar la justicia porque es un hombre de lealtades, peligroso en su ramo y osado. Es alumno directo de Francisco Velasco Delgado, conocido como “El Vikingo”. “El Rayo” estuvo involucrado en la fuga de Alejandro Chacón Mantilla, un delincuente recluido en el Cereso de Chetumal quien está en prisión por delincuencia organizada y narcotráfico.

Felipe de Jesús Argüelles Mandujano, mejor conocido en el ámbito policiaco como “El Rayo”.

En suspensión policial; Argüelles Mandujano tiene dentro de sus principales expedientes del Cisen su involucramiento directo en una balacera que se realizara en los “Condominios Solymar”, en donde pretendían posesionarse de varias villas propiedad de Jean Succar Kuri, un empresario encarcelado por delitos de corrupción de menores y pornografía infantil, entre otros.

“EL Rayo” y Felipe Saiden, actual Director de Seguridad Pública de Yucatán, fueron Señalados por  proteger a tiendas del Narco en Cancún y Otros delitos

Luis Felipe Saidén Ojeda, Secretario de Seguridad Pública de Yucatán.

En 2004 en el denominado Caso Cancún, Saidén era director de la Policía Municipal de Cancún y fue implicado, según el expediente PGR/SIEDO/UEICDCS/329/04, en las narco ejecuciones de 13 personas, entre éstas, tres elementos de la Agencia Federal de Investigación. En aquel momento se dijo que los asesinatos ocurrieron por un ajuste de cuentas entre los cárteles de Sinaloa y del Golfo. Al funcionario se le procesó por delitos contra la salud, delincuencia organizada y como presunto responsable de brindar protección a narcomenudistas. La orden de aprehensión en contra de Saidén fue librada por el Juzgado Tercero de Distrito, de esa ciudad.

Las imputaciones contra Saidén, quien estuvo al frente de la Secretaría de Seguridad Pública por primera vez durante el sexenio de Víctor Cervera Pacheco, las hizo el entonces director de la policía de Cancún, Felipe de Jesús Argüelles Mandujano, “El Rayo”, quien a su vez fue procesado como presunto implicado en los asesinatos de los tres AFIs.

“El Rayo” fue detenido por elementos al mando de Saidén. El nombre de Saidén salió a la luz durante una diligencia que se practicaba en el Juzgado Tercero de Distrito con sede en Mérida, cuando la juez que llevaba el caso leyó los delitos a los primeros 26 detenidos, quienes estuvieron arraigados durante 90 días.”

La primera narcoejecución masiva en Cancún, en noviembre de 2004.

Luis Felipe Saidén fue considerado prófugo de la justicia, aunque fue absuelto en 2007, justo antes de su regreso a Yucatán. Aunque esta historia es reportada en medios nacionales o de otros estados, de ella no se habla en la prensa de Yucatán. La prensa local no suele cuestionar a los gobernadores o al secretario de seguridad pública al respecto.

“Entre 2002 y 2003 Saidén se desempeñó como director de seguridad pública del municipio de Benito Juárez en Quintana Roo.
Saidén dejó pronto el cargo entre acusaciones y fue indiciado por ser cómplice del crimen organizado. De acuerdo con información del periódico Noroeste.”

Felipe de Jesús Argüelles Mandujano fue liberado después de un largo proceso en donde se le involucró directamente con la delincuencia organizada; satisfactoriamente para él, y debido a su lealtad y silencio, abogados con experiencia en el ramo penal lograron su exoneración y libertad, y lo comisionaron directamente a los trabajos operativos de gobernantes y candidatos del Partido de la Revolución Democrática en Cancún, municipio Benito Juárez, Quintana Roo, México.

“El Rayo” preocupaba a la cúpula priista porque sus operaciones además de delincuenciales otorgan un peligro directo para las pretensiones del PRI por recuperar el municipio, además de que el control de la plaza tiene cierta influencia de este policía que mantiene una red, que en sus inicios fue reconocida como “Grupo Tabasco” y que comandó el también policía Silverio Córdova, con clave “Ariete”.

Cómo nace “Grupo Tabasco”

Con la salida de Francisco Velasco Delgado “El Vikingo” de la policía municipal, en 2002, muchos policías que estuvieron a su cargo fueron relevados o reprimidos, algunos incluso padecieron descendidos de nivel. “El Vikingo” conservó los nexos y justo en el primer año de la administración municipal de Juan Ignacio Garcia Zalvidea recuperó su fortaleza siendo nombrado discretamente asesor de José Montiel, ex director de Seguridad Pública. “El Vikingo” entonces fortaleció a su grupo, impulsó y asesoró a Silverio Córdova y Argüelles Mandujano, y obtuvieron un control potencial que dejaba ganancias importantes contabilizadas en miles de pesos.

Con la llegada de Luis Felipe Saidén como titular de Seguridad Pública se abrió un parteaguas porque éste fusionó Seguridad Pública con Tránsito, y aunque Saidén no pudo evitar que “El Vikingo” continuara en la línea de asesores, sí pudo socavar a su equipo, (fue justo en la etapa de la fuga de Alejandro Chacón Mantilla).

Salió Saiden y vino la debacle porque fue liberada una orden de aprehensión por el homicidio de doce personas en donde federales y municipales fueron involucrados (2004). “El Vikingo” siempre se mantuvo en la periferia, y obtuvo el respaldo también del ex alcalde Francisco Alor Quezada y del entonces titular de la Comisión Municipal de Seguridad Pública, Adrian Samos Medina. Los nexos de “El Vikingo” y de su grupo con la delincuencia organizada, según los reportes, adquirieron proporciones mayúsculas con la llegada de Gregorio Sánchez Martínez, en donde el poder político y el de la delincuencia encontraron mejor forma.

Tras el atentado de hoy “El Rayo” ya había recibido amenazas en “narcomantas”, en las que ha sido señalado de controlar la venta de droga y armas en Puerto Morelos y de controlar a un grupo importante de policías municipales en Cancún.

Hoy por hoy los cárteles que gobiernan la plaza de Cancún buscar hacer a un lado a los enemigos incómodos.

 

[email protected]

GCH

WhatsApp Telegram
Telegram


Diario Cambio 22 - Península Libre