• Enfrentar el primer mes de 2024 en Latinoamérica, luego de los gastos decembrinos, requiere un enfoque práctico de la educación financiera con la que se puede empoderar a las personas para tomar decisiones informadas y construir un futuro económico más estable.

 

Redacción/CAMBIO 22

La cuesta de enero es un desafío financiero para muchos en Latinoamérica, donde los gastos de las festividades decembrinas suelen dejar huellas en los bolsillos. En este contexto, la educación financiera emerge como una herramienta vital para enfrentar este periodo y gestionar de manera eficiente los ingresos económicos del hogar.

La educación financiera no solo implica entender conceptos económicos básicos, sino también desarrollar habilidades para gestionar de manera efectiva los recursos disponibles. En muchos países latinoamericanos, la falta de acceso a esta educación ha contribuido a la fragilidad financiera de muchas familias.

¿Qué es la cuesta de enero?

La cuesta de enero es el término que se ocupa en cuestión económica para referirse al periodo posfestivo de fin de año, pues usualmente se gasta excesivamente por las fiestas de diciembre al mismo tiempo que hay un alza generalizada de precios debido a la inflación. Además, en México también se tiene una afección extra por el evento del Buen Fin, donde miles de tiendas en el país ofrecen descuentos.

Este fenómeno puede desestabilizar presupuestos personales y complicar el cumplimiento de obligaciones monetarias al inicio del año nuevo, como el regreso a clases o la vuelta de las vacaciones a las jornadas laborales ordinarias.

Una estrategia anticipada para hacer frente a esta situación implica gestión y planificación financiera. Es crítico limitar los excesos en el intercambio de regalos y celebraciones, así como considerar un presupuesto consciente que incluya potenciales aumentos de precios en el lapso posterior a las fiestas. Esta planificación permite mitigar efectos negativos sobre la economía personal, manteniendo un equilibrio saludable que evite el sobreendeudamiento y facilite la transición al nuevo año.

Si esto no se ha hecho, aquí compartimos algunos consejos para sobrevivir al desafío económico.

Cómo sobrellevar la cuesta de enero

Establece objetivos financieros

La claridad en los objetivos financieros es esencial. Definir metas a corto, mediano y largo plazo ayuda a priorizar los gastos y a construir un plan financiero coherente. Si se trata de salir de la emergencia para hacer rendir el dinero, puedes enfocarte en aquellos pagos que no pueden esperar, que son imprescindibles y necesarios.

Realiza un presupuesto realista

El presupuesto es la columna vertebral de la estabilidad financiera. Durante la cuesta de enero, es crucial elaborar un presupuesto en el que se reflejen los ingresos y gastos reales. Identificar gastos innecesarios y ajustar el presupuesto en consecuencia es esencial.

Por ejemplo, hacer un buen presupuesto realista incluye dejar fuera aquellos gastos hormiga, como lo son comidas fuera de casa, salidas extra para la recreación, e incluso podría añadirse el dejar de pagar alguna plataforma de streaming que no se utilice con tanta frecuencia.

Prioriza los pagos

Si hay deudas pendientes, priorizar los pagos es fundamental. Negociar plazos y tasas de interés con los acreedores puede ser una estrategia efectiva para aliviar la carga financiera.

Como ya se dijo anteriormente, lo primero que debes hacer en casos de emergencia (como lo suele ser la cuesta de enero) el primer gasto que se debe apartar es aquel de los servicios, los alimentos y necesidades básicas. Después de ello, lo siguiente es saber qué deudas requieren atención inmediata.

Las tarjetas departamentales, por ejemplo, permiten hacer un pago mínimo de la deuda corriente; en algunas deudas bancarias se puede obtener un descuento si se paga antes de cierto plazo.

Busca alternativas de ingresos

Buscar fuentes adicionales de ingresos puede ser una estrategia temporal para hacer frente a la cuesta de enero. Esto podría incluir trabajos freelance, un emprendimiento pequeño que te requiera una inversión mínima, como vender postres.

Con propósito del año nuevo, también puede ser una opción la limpieza de cosas que ya no se utilizan en el hogar y colocar una venta de garage o promocionarlo por redes sociales.

Sumérgete en la atmósfera cálida de una panadería artesanal mexicana, donde diminutas galletas redondas y planas cobran vida. Un escenario evocador de tradición y sabor. (Imagen ilustrativa Infobae)

Cómo hacer rendir el presupuesto

Realiza compras inteligentes

Durante las rebajas de enero, es tentador realizar compras impulsivas. Si bien, algunas de ellas es imposible evitarlas (ya que comprar cosas suele tener un impacto positivo en nuestras emociones), se pueden hacer compras consientes, es decir, sabiendo qué es lo que compramos, si tendrá una vida útil para nosotros y si podemos o no encontrar un mejor precio en otra época.

En general, aunque existan productos en rebaja o no, comparar precios y aprovechar descuentos estratégicos puede maximizar el valor de cada peso que se gasta. Antes de pasear por los supermercados, puedes realizar búsquedas en sus portales de Internet para saber cuál oferta el menor precio, o si incluso en páginas de comercio en línea son más accesibles.

Reevaluar sus Gastos Mensuales

Revisar regularmente los contratos y suscripciones mensuales puede revelar oportunidades para reducir gastos. De la mano de las compras inteligentes, la recomendaciones es no gastar el dinero en cosas que no se utilizan con tanta frecuencia, por ello, cancelar servicios no utilizados o buscar alternativas más económicas puede liberar recursos para otras necesidades.

Mujer de 30 años disfrutando de una película romántica en Netflix, rodeada de pantallas y pósters de cine, bajo una luz tenue. (Imagen ilustrativa Infobae)

Si pagas plataformas como Netflix, Spotify, YouTube Premium, HBO, entre otras, una opción para reducir el impacto en el bolsillo es pagar por paquetes familiares o compartir una cuenta y dividir el gasto entre varias personas.

Ahorro Automático

Establecer un sistema de ahorro automático es una forma efectiva de construir un fondo de emergencia. Destinar un porcentaje fijo de los ingresos mensuales a una cuenta de ahorro ayuda a crear una red de seguridad financiera.

Una recomendación es hacer parte de los propósitos de año nuevo el ahorro constante. Si tus ingresos no te permiten tener una cantidad fija de ahorro, se puede iniciar con métodos como el abono de cambios o monedas que sobran de las compras; aunque suene a una estrategia menor, cualquier cantidad de ahorro es buena para empezar.

La imagen de un chanchito alcancía roto ilustra la dura realidad de una economía en crisis, reflejando ahorros perdidos, impacto en dólares, inflación, divisas y la volatilidad de los mercados en el país. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Invierte en tu educación financiera

Aunque suena a un gasto más, las inversiones no solo se limitan al dinero pues hay un activo más importante y valioso que se puede poner sobre la mesa: el tiempo. Invertir tiempo en aprender sobre finanzas personales es crucial para así entender conceptos como presupuesto, ahorro, inversión y deuda.

Hay numerosos recursos en línea, cursos y libros que pueden proporcionar una base sólida de conocimientos financieros. Iniciar en el entendimiento de estos conceptos puede partir desde plataformas de redes sociales, ya sea por medio de tutoriales o de explicaciones sencillas y concretas que ofrecen los influencers dedicados a las finanzas.

Dedicarle tiempo a educarte financieramente, entender cómo maximizar tus ingresos y cómo recortar gastos innecesarios solo es la base. Más adelante se podrá hablar de inversiones e ingresos pasivos, los cuales en una siguiente situación económica compleja podrían ayudarte a aliviar el estrés financiero.

 

Fuente: Infobae

[email protected]

HBS