Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 22 de abril.- Como ya es su costumbre, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador arribó la tarde de ayer a la capital del estado como parte de sus rutinarias visitas para constatar los avances de los trabajos del Tren Maya, obra catalogada como la más importante de su sexenio.

Pero a diferencia de otras ocasiones, esta vez evadió los cuestionamientos que le hicieron los medios de comunicación que esperaron desde temprana hora de este sábado su salida del hotel, en torno al revés de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional y en torno al caso del exgobernador Mario Villanueva Madrid, respondiendo únicamente “se le va a ayudar” junto con una sonrisa y sus ademanes característicos.

Pese al operativo que desde ayer se implemento en los alrededores del centro de hospedaje donde pernoctó, muchos simpatizantes lograron burlar la vigilancia, los filtros de seguridad y a los elementos de su avanzada que lo acompañan y lograron acercarse para entregarle diversas peticiones y tomarse la fotografía del recuerdo.

Posteriormente, abordó el vehículo que lo trasladaría al aeropuerto internacional de Chetumal, para abordar un helicóptero y sobrevolar los tramos 5 y 6 del Tren Maya que abarcan desde Felipe Carrillo Puerto hasta Cancún.

Precisamente por todas las complicaciones que han surgido en torno a este proyecto, fue que ayer a su llegada a la XVII Base Aeronaval, se reunió en privado con los gobernadores de Quintana Roo Mara Lezama Espinoza, de Yucatán Mauricio Vila Dosal y con Layda Sansores San Román de Campeche, donde trascendió, que el mandatario escuchó los avances de la obra en cada entidad y se plantearon alternativas de solución a cada problemática.

También se analizaron las protestas, manifestaciones y amparos que están generando algunos retrasos a la construcción de las vías ferroviarias y que podrían poner en riesgo su inauguración e inicio de operaciones, programado para el 1 de diciembre, por lo que se divulgó, que el presidente de la República instruyó a los gobernadores a brindar más facilidades y generar condiciones para que se pueda cumplir con el plazo que se ha estipulado para la conclusión de los trabajos.

El Tren Maya que se asegura detonará la economía y el turismo en el sureste mexicano, comprenderá mil 554 kilómetros de vía con siete tramos que cruzarán los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

[email protected]

 

JFCB