Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCUN, Q. ROO, 18 de Septiembre.-El puente de las fiestas patrias permitió un respiro para prestadores de servicios turísticos como restauranteros, bares y locales de plazas comerciales que aprovecharon el “grito” para elevar sus ventas y aguantar el resto de la temporada de otoño que consideran será muy cruda derivado del golpe letal que está ocasionando la inflación y los aumentos constante de precios.

Para micro y pequeños comerciantes que lograron elevar sus ventas hasta 15% por los festejos del 15 de septiembre, las cosas no son tan favorables, pues aunque el verano fue muy alto para el sector turístico, la economía familiar sigue lesionada por los gastos que se han tenido que hacer con el retorno a clases y la inflación que ha tomado por sorpresa a muchos.

El constante incremento que se ha venido dando en prácticamente todos los productos, sin excepción, les pega no sólo en el bolsillo del consumidor, sino también a este micro y pequeño comercio que ha tenido que limitar sus inventarios y seguir operando con menos productos para garantizar su colocación.

Este fin de semana, la mayoría de ellos reportó un incremento en sus ventas, por las fiestas y reuniones que realizaron las familias y que aún este domingo todavía se siente, sin embargo el temor de la caída para la segunda quincena de septiembre y todo octubre, les obliga a estos comercios a economizar lo más posible para evitar algún gasto adicional que los obligue a cerrar por falta de recursos.

Y es que aunque restaurantes y bares también lograron ingresar recursos frescos a sus arcas, la venta para muchos de ellos, incluyendo al micro comerciante no fue tan fuerte como se esperaba y muchos de estos negocios dependían de esta colocación para poder garantizar las siguientes quincenas, pero el gasto de la familia sigue lastimado y ello se reflejo en una limitante en el consumo del día festivo.

Para las siguientes semanas, algunos locatarios de pequeños comercios, refirieron que estarán atentos al nivel de ventas que se logre, porque es importante no perder de vista que se vienen unas semanas muy complicadas y que de no lograr la venta, y sostener los gastos de operación que no disminuyen, como el pago de luz, agua y salarios, se podría no llegar al invierno que pinta por ahora muy prometedor.

 

[email protected]

GCH