Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 20 de febrero.- La falta de trabajadores que enfrenta la zona sur, se está acentuando más conforme avanzan las obras del Tren Maya, ya que actualmente existen aproximadamente 2 mil vacantes que no se han podido cubrir para atender la demanda de construcción y transporte que el proyecto requiere.

Así lo dio a conocer Isidro Santamaría Casanova, dirigente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en Quintana Roo, quien añadió que a pesar de que los pagos son atractivos y se brindan prestaciones, esto no ha sido suficiente para poder atraer un mayor número de jornaleros a los trabajos del Tren Maya.

“Falta muchísima mano de obra, tan solo aquí en el sur se necesitan de manera inmediata unos dos mil obreros y no hay y eso que en la zona norte la estimación es de unos 8 mil y eso hace que no nos demos abasto para cubrir la demanda de construcción y de transporte que la obra exige, no importa que el pago mínimo a la semana sea de 3 mil pesos con todas las prestaciones de ley, ni siquiera eso hace que sea una oferta atractiva para los trabajadores, independientemente de las otras obras que tenemos contratadas donde también tenemos déficit de personal.”

Detalló que la CTM, dispone en las obras del Tren Maya de cerca de 400 jornaleros que son distribuidos en varias cuadrillas, además de unos 100 operadores de camiones de volteo y cuyo número apenas cubre un 20% de la demanda de trabajo.

Y aunque enfatizó que se le da prioridad a los trabajadores quintanarroenses, las empresas han tenido que recurrir a la contratación de personal sindicalizado de otras entidades, con la finalidad de poder solventar el déficit que actualmente se ha registrado.

“Lo que estamos haciendo es invitar a compañeros de Yucatán, Campeche, Chiapas, Tabasco, Oaxaca y Veracruz para que se acerquen al estado, porque tenemos oferta de trabajo pero nos falta mano de obra también en la industria de la construcción,  estamos hablando de no menos de 3 mil 500 compañeros trabajadores que con la pandemia se fueron a sus lugares de origen y se dieron cuenta que con un salario mínimo viven mejor ahí por los costos de la vida de la entidad y la inseguridad que se tiene actualmente y que no quieren volver que es lo que nos está ocasionando este problema.”

Finalmente, aseguró que la convocatoria ha sido tentativa para los agremiados de otras entidades, dado que el pago es semanal y con algunas prestaciones, por lo que esperan que en breve, puedan cubrir la carencia de trabajadores.

 

[email protected]

RHM