María Luisa Entzin, joven indígena de 17 años embarazada de ocho meses, murió asesinada por su pareja, quien le disparó en su domicilio en Chiapas

 

 

Redacción/CAMBIO 22

Pobladores del sureste de México protestaron para denunciar la impunidad en el asesinato de María Luisa Entzin, joven indígena de 17 años que tenía un embarazo de ocho meses, en medio de una ola de violencia feminicida en el estado de Chiapas.

En la marcha en San Cristóbal de Las Casas, en el estado de Chiapas, los manifestantes denunciaron que el esposo de Entzin, Diego Pérez, la mató el 15 de noviembre en su domicilio de un balazo en el pecho.

Artemio Entzin, padre de María Luisa, contó que su hija sufrió violencia de pareja durante sus dos años de casada y muchas veces intentó separarse, pero Pérez nunca lo permitió.

El joven, aseveró el progenitor, ya había intentado matarla a golpes, por lo que incluso le provocó un aborto con tres meses de gestación.

Artemio agregó que teme que la Fiscalía no haya aplicado el protocolo de género en la indagatoria.

“Me trajeron hasta el ministerio de Tuxtla, no sé si fue la fiscalía de San Cristóbal a recoger la evidencia, ya no supe porque no me recibieron al Diego López en San Cristóbal y tampoco me dieron ningún papel, ahora temo que salga libre”, dijo el hombre.

Pérez, de 17 años, está recluido en la penitenciaría ‘Crisol’ para menores de edad, pero los familiares temen que salga libre por la presunta falta de pruebas.

Los familiares de María Luisa se manifestaron también en la plaza de La Paz con pancartas y fotos de la joven asesinada.

“Exigimos a la fiscalía y Gobierno aplicar la pena máxima al asesino de María Luisa Entzin”; “Fiscalía, no te vendas”, y “Justicia”, se leía en los carteles.

“Queremos justicia, que le aplique la ley, tememos por nuestra seguridad como familia, ya nos mataron a dos y no queremos más muertes”, declaró Faviola Entzin, prima de la fallecida.

La manifestación ocurre mientras la ola de violencia de género se ha incrementado en los últimos meses en Chiapas, sobre todo en municipios indígenas como San Juan Chamula, Altamirano, Tuxtla Gutiérrez y Chanal, según el monitoreo de la comisión de ‘Una Vida Libre de Violencia de Mujeres’ de la colectiva feminista 50 más 1.

Apenas el 1 de noviembre, trascendió que una mujer tzotzil corría en llamas por su casa incendiada por su esposo y otra persona más, y el 7 de noviembre, una mujer de nombre Arely murió presuntamente asesinada a machetazos (apuñalada con un machete) en el municipio de Altamirano.

Con los tres últimos casos, suman 32 feminicidios en lo que va del año 2023 en Chiapas, según la Colectiva 50 más 1 y organizaciones civiles defensoras las mujeres.

 

Con información de EFE

[email protected]

AFC