mayo 19, 2024 19:45

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 19, 2024 19:45

 

 

 

Redacción/CAMBIO 22  

Estudiantes, docentes, rectores, sindicatos y organizaciones sociales se manifestaban el martes en distintas ciudades argentinas en protesta por la precaria situación de decenas de universidades públicas debido a la falta de suficientes partidas presupuestarias en el marco de las políticas de ajuste del presidente Javier Milei.

Miles de manifestantes se concentraron en las inmediaciones del Congreso en Buenos Aires —fuertemente custodiado por fuerzas de seguridad —- y luego marcharon a la Plaza de Mayo, donde se encuentra la casa de gobierno. Varios portaban un pañuelo azul con el mensaje “En defensa de la educación pública”.

El gobierno argentino atribuyó a intereses políticos la jornada de protesta. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, señaló que la marcha que tiene lugar en Buenos Aires busca “poner en jaque al gobierno” al contar con la presencia de dirigentes del peronismo y organizaciones sociales izquierdistas contrarias a Milei, un economista ultraliberal y de extrema derecha que asumió en diciembre.

Bullrich afirmó que “el país entero está en un momento en que debe ajustarse para salir adelante”.

Otras ciudades, como Córdoba, eran escenario de masivas manifestaciones en las que el movimiento estudiantil se ha unido con la Confederación General del Trabajo —la principal central sindical—y fuerzas políticas opositoras en contra del recorte que el gobierno viene aplicando en la educación pública. También hay marchas previstas en las provincias de Buenos Aires, Río Negro, San Juan y Entre Ríos, entre otras.

La Federación Universitaria Argentina dijo que las marchas que hacen hincapié en la desfinanciación de las 57 universidades nacionales no son partidarias sino que están impulsadas por la sociedad civil.

Las fachadas de las facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA) lucían cubiertas por grandes pancartas en las que se leía “Cuidemos la universidad” y “Emergencia presupuestaria”.

Francesca Baldioli, de 24 años y estudiante de diseño de indumentaria en UBA, dijo a The Associated Press que “esta marcha es un primer paso contra el plan de Milei… La educación pública en Argentina es una conquista muy grande, es un derecho muy importante que estamos defendiendo”.

Bahiano Ayala, estudiante de biología que sostenía un cartel que decía “Nací pobre y hago ciencia”, afirmó que la universidad pública fomenta la movilidad social. “Yo no podría hacer ciencia hoy sin una educación pública”, sostuvo.

En la capital, la marcha está protagonizada por la UBA, una de las universidades de mayor prestigio de América. Cuenta con el apoyo de casas de estudio privadas como las universidades de San Andrés y Torcuato Di Tella, que mostraron su preocupación por “las evidentes campañas de descrédito de las universidades nacionales y de la investigación científica”.

En respuesta, Milei se refirió a los “salamines (tontos) escritores de cartitas de indignación” en su cuenta de X, antes Twitter.

Las autoridades de la UBA y de su hospital denunciaron días atrás que están funcionando con los valores del presupuesto de 2023 que se les asignó en septiembre de 2022 en un contexto de inflación anual de casi 288%, según cifras de marzo. Ello ha reducido la capacidad de funcionamiento hasta un 40% en ese hospital escuela y también afecta a otros centros médicos dependientes de la casa de estudios.

La casa de estudios ha reducido la utilización de los aires acondicionados y del servicio de gas en las calderas en sus edificios, con excepción de los hospitales universitarios para la atención de pacientes.

El gobierno acusa a la UBA y otras universidades públicas de adoctrinamiento y falta de transparencia en el uso de sus fondos.

“Este gobierno defiende la educación pública a la vez que reitera el derecho del pueblo argentino de conocer el destino y ejecución de toda partida asignada”, afirmó el Ministerio de Capital Humano el lunes por la noche en un comunicado.

La cartera dijo además que las universidades públicas recibieron la víspera 21.888 millones de pesos (unos 24,5 millones de dólares) del Estado Nacional para su funcionamiento.

Al respecto señaló que se realizó “el depósito del 100% de los gastos de funcionamiento” de las universidades nacionales, con un aumento del 70%.

Por otro lado el ministerio afirmó que se ejecutó la totalidad de los gastos para salud de las Universidades de Buenos Aires, Córdoba, Cuyo y La Rioja, “además del refuerzo especial y extraordinario para el Hospital de Clínicas y demás hospitales universitarios de la UBA”, lo que implicó un desembolso de más de 11.000 millones de pesos (más de 12 millones de dólares).

Los referentes del movimiento universitario indican que aún con esa mejora el presupuesto corre por detrás de la inflación y alertaron sobre los bajos sueldos que reciben los docentes.

“Cuando arrancó el año, el recorte presupuestario ajustado por inflación en la UBA, en términos reales, fue del 80%. Con estas partidas de actualizaciones parciales y la situación de hospitales el ajuste por inflación es del orden 61% al día de la fecha en términos de gastos de funcionamiento”, afirmó Matías Ruiz, secretario de Hacienda de la UBA.

Agregó que “en términos de salarios de docentes, que es el 90% del presupuesto que ejecutan las universidades, tenemos desde diciembre un ajuste de 35%”.

Matías Rojo, consejero superior de la UBA, dijo a la prensa que el dictado de clases “corre riesgo” en el próximo cuatrimestre.

Rojo puntualizó, sin embargo, que confía en la posibilidad de diálogo con el gobierno, con cuyos representantes se reunirán el 30 de abril.

 

 

 

Fuente: La Jornada

[email protected]

MRM

 

 

 

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com