abril 17, 2024 23:01

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 17, 2024 23:01

Redacción/CAMBIO 22

CANCÚN .- Con un estudio ambiental de hace 18 años donde se cabildeó al más alto nivel para cambiar el uso de suelo, fue presentado el complejo residencial y hotelero ‘Aldea Nizuc’ que se ubica en el kilómetro 23.5 de la zona hotelera, justo dentro del Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté que se estableció mediante Decreto Federal publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 26 de febrero de 2008.

‘Aldea Nizuc’ tiene MIA vigente, será sustentable, no tiene área de manglar, ni contacto directo con la laguna, según Carlos Kamkhaji, Presidente y fundador de Pulso Inmobiliario. En conferencia de prensa recalcó que “el predio donde ya se construye Aldea Nizuc, se encuentra dentro un Área Natural Protegida, pero excluido de las limitantes ambientales que habrían impedido el relleno de vegetación forestal colindante con una enorme zona de humedales y manglares, como el que tuvo que hacerse para desplantar todo el complejo”.

Sin embargo, dentro de las 10 hectáreas que abarcará el desarrollo, hay una zona de 3 mil metros cuadrados de manglar que, según el fundador de Pulso Inmobiliario, será conservada intacta, pues además se trata de una especie amenazada y protegida por el artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre.

Para el Grupo Ecologista del Mayab que preside Araceli Domínguez, asegura que promovieron diversos recursos contra la autorización de impacto ambiental entregada en 2006 porque se encuentra ubicado dentro de una reserva natural, independientemente que combatieron las argucias legales de los desarrolladores para lograr que las 10 hectáreas que conforman todo el proyecto quedaran fuera de la poligonal que abarca Manglares de Nichupté.

La ambientalista indicó a medios de comunicación que la autorización de impacto ambiental fue a través de modificaciones a los programas urbanos de desarrollo (PDU), aprobadas por distintas administraciones municipales, por lo que lograron que dicho terreno quedase fuera de la reserva natural, sin considerar el impacto que tendrá en el frágil entorno tanto por el tema de drenaje y tratamiento de aguas negras, así como por la saturación de las vialidades de la zona hotelera de Cancún, saturada desde hace más de 10 años.

Araceli Dominguez recuerda que cada que hay un nuevo presidente municipal, cambian los PDU, en función de los intereses económicos y políticos, “así no se puede garantizar que esta ciudad sea mejor de ninguna manera”, asegura.

Subraya que nadie toma en cuenta el crecimiento desmedido de la zona hotelera de Cancún y que no hay inversiones en las plantas de tratamiento de aguas negras, pues las tres que ya existen en Cancún se encuentran más allá del límite de su capacidad.

La activista manifiesta que aparte del impacto en la capacidad no sólo de las plantas de tratamiento, sino en el drenaje tanto sanitario como pluvial se encuentra rebasado, hay que sumar-dice- la operación grandes hoteles como el Grand Island de 3 mil cuartos y un nuevo hotel de la familia Chapur, con otras mil 800 habitaciones: “No hay respaldo urbano para esta infraestructura hotelera, es como el desdoblamiento de los efectos secundarios de un hotel; pues mientras se construye un nuevo centro de hospedaje, se desdobla si impacto en la ciudad, por vivienda, drenaje, agua y todos los servicios urbanos”, añadió la presidenta de Gema.

“Aldea Nizuc” estará en tercera sección de la zona hotelera de Cancún y la inversión asciende en su primera etapa a los 150 millones de dólares a cargo de Pulso Inmobiliario, poseedora del predio de 100 mil metros cuadrados sobre el que se desarrollará un wellness center, una aldea comercial y un auditorio para conciertos con capacidad para 9,500 espectadores.

Solo 70 metros lo separan de laguna Nichupté, dentro del área natural Manglares de Nichupté, además de todas las amenidades con las que contará el complejo, actualmente se encuentra en construcción la primera torre de 16 niveles, de 121 habitaciones, con un diseño de lujo, categoría cinco estrellas y concepto familiar en plan europeo. El plan original contempla un total de cinco torres de estas mismas características. El precio cuenta con autorización federal de impacto ambiental para 2,000 habitaciones hoteleras autorizadas en la manifestación de impacto ambiental, según los desarrolladores.

“Pasear por la aldea será una experiencia para los sentidos, al igual que disfrutar de su oferta gastronómica única, con más de 15 restaurantes más representativos de México, boutiques de autor, galerías de arte, cafeterías, heladerías, mezcalerías, entretenimiento variado y múltiples sorpresas, en un área de más de 15 mil metros cuadrados. Será un lugar de encuentro único en el mejor destino turístico del país”, presumió Carlos Kamkhaji, durante el corte de listón para inaugurar la sala de exhibición y ventas.

El desarrollo se encuentra rodeado por la laguna, a lo que Daniel Navarro, director general de Aldea Nizuc, respondió que será “un concepto armónico entre la naturaleza, los sentidos, la relajación y la revitalización a otro nivel… Ya en la operación del centro comercial, hotel y spa se contempla abrir 500 fuentes de empleo en forma permanente”.

“Somos un proyecto en sintonía total con la naturaleza, nuestra arquitectura orgánica se mimetiza y asocia de una forma muy especial con el entorno selvático, incorporando soluciones energéticas limpias para reducir al máximo la huella de carbono”, enfatizó.

El Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté se estableció mediante Decreto Federal publicado en el Diario Oficial de la Federación el día 26 de febrero de 2008. Se encuentra localizada en el municipio de Benito Juárez, en donde existe una importante diversidad de ecosistemas acuáticos y terrestres, incluyendo selva baja caducifolia, manglar, tular y petenes.

También hay cuerpos de agua nacionales, como las lagunas Río Inglés y del Amor, así como diversos manantiales con especies de flora y fauna endémicas, amenazadas, sujetas a protección especial o en peligro de extinción, enlistadas en la Norma Oficial Mexicana Nom-059-SEMARNAT-2010, Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres-Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-Lista de especies en riesgo, entre las que se destacan el mangle rojo, el mangle negro, el mangle botoncillo, el mangle blanco y la palma chit, así como el cocodrilo, la rana leopardo, la iguana y la tortuga blanca.

Además de que la protección de Manglares de Nichupté resulta fundamental para el sistema de arrecifes del Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, dado que su conservación a largo plazo depende de una buena calidad del agua y de la ausencia de sedimentos en suspensión.

La importancia de esta Área Natural Protegida consiste en el hecho de que es el relicto de humedales más importante, asociado al Sistema Lagunar Nichupté (SLN), que permite el mantenimiento y desarrollo de la dinámica ecológica lagunar y de los arrecifes que conforman el Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, que forman parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM).

En el Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté no se encuentran poblaciones humanas establecidas; sin embargo, en la periferia sí hay urbanización establecida de alta densidad y ahora hay que agregarle el impacto del Puente Nichupté de más de 8 kilómetros sobre la laguna y desarrollos hoteleros y viviendísticos como “Aldea Nizuc” que violaron las leyes para poder construir a la orilla de la laguna y del Área Natural Protegida.

 

[email protected]

JFCB

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com