Francisco Hernández/CAMBIO 22

CHETUMAL, 3 de octubre.- Ha concluido la primera semana del nuevo gobierno encabezado por Mara Lezama Espinosa en Quintana Roo, y al haber sido nombrados la mayoría de los integrantes del gabinete legal y ampliado, ha quedado claro que predominan los funcionarios vinculados al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en las dependencias más preponderantes, estratégicas y de mayor presupuesto.

En contraste, son contados los funcionarios vinculados al partido Morena, que cumplió el domingo 2 de octubre 11 años de su fundación, con pocos titulares de gabinete para celebrar.

En el gabinete legal, las secretarías de Finanzas y Planeación, Desarrollo Urbano, Desarrollo Social, Obras Públicas, y Ecología y Medio Ambiente quedaron en manos de funcionarios vinculados al PVEM,  en tanto que sólo Gobierno y Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca fueron para funcionarias con militancia en Morena.

Las secretarías dadas a los integrantes del PVEM son las que manejan un mayor presupuesto e inciden en los asuntos fundamentales de la entidad y en los programas del nuevo gobierno representante de la Cuarta Transformación en Quintana Roo.

En la secretaría de Finanzas y Planeación está Eugenio Segura Vázquez, quien en la XVI Legislatura fue subsecretario de Servicios Administrativos cuando Gustavo Miranda García, coordinador de la bancada del PVEM, era el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, y luego fue oficial mayor del ayuntamiento de Benito Juárez.

Que el manejo de la hacienda pública quedó en manos de los verdes se ratificó con el nombramiento de Héctor Contreras Mercader al frente del Servicio de Administración Tributaria de Quintana Roo (SATQ), pues es consejero político estatal del PVEM y en la estructura del organismo integró a cuadros militantes del partido.

En la secretaría de Desarrollo Social, que tiene la posibilidad de transformarse en la Secretaría del Bienestar, estratégica para el nuevo gobierno y con importante presupuesto, está Luis Pablo Bustamante, quien además de haber sido síndico municipal de Benito Juárez era el dirigente estatal del PVEM; pero al igual está indiciado en la denuncia de presunto fraude inmobiliario para hacerse de la propiedad de un caro departamento en Cancún, mediante un juicio laboral simulado que involucra la madre del exdiputado Gustavo Miranda.

En la secretaría de Desarrollo Territorio Urbano Sustentable, responsable del ordenamiento territorial, está Armando Lara de Nigris, que como responsable de Ecología y Desarrollo Urbano del Municipio de Benito Juárez tuvo entre sus colaboradores a Heyden Cebada Ramírez, padre del actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, Heyden Cebada Rivas, vinculado al PVEM, del cual su esposa, Santy Montemayor, es diputada federal.

En la Secretaría de Obras Pública está Irazú Marisol Sarabia May, quien fue diputada local por el PRI y recientemente fue directora de Planeación en el municipio de Isla Mujeres, en el gobierno de Juan Carrillo Soberanis, actual diputado federal por el PVEM.

En la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente está Josefina Huguette Hernández Gómez, quien ya fue regidora del ayuntamiento de Benito Juárez por el PVEM y actualmente es propietaria de una empresa acopiadora de residuos sólidos urbanos y de manejo especial en Cancún.

A la nueva secretaria del Trabajo, Flor Ruiz Cosío, también se le considera vinculada al PVEM, aunque su incursión en el servicio público ha sido exclusivamente en el gobierno municipal de Mara Lezama en Benito Juárez, donde fue directora de Asuntos Jurídicos y Secretaria General.

En el caso de los representantes de Morena en el gabinete legal, de parte de los de mayor militancia sólo están la exdiputada local Linda Cobos Castro en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca; y la también exdiputada local Cristina Torres Gómez, en la Secretaría de Gobierno, sólo que está tiene apenas poco más de un año de haberse sumado al partido, tras renunciar al PAN, y proviene del círculo político de Carlos Joaquín, quien fue impulsor político

Para encontrar a otros funcionarios representantes del morenismo hay que bajar al nivel del gabinete ampliado, a organismos descentralizados como el Instituto de la Juventud, donde fue nombrada Alma Alvarado Moo; así como Alejandro Alamilla Villanueva en el Instituto de Capacitación para el Trabajo (ICAT); y Héctor Pulido González en el Instituto de Estatal de Educación para los Jóvenes y Adultos (IEEJA); y allí se para de contar.

En tanto, en este mismo nivel, en el Instituto de Movilidad de Quintana Roo se nombró a Rodrigo Alcázar Urrutia, que fue director de Tránsito del Municipio de Benito Juárez en el gobierno verdeecologista de Remberto Estrada Barba y luego director de Transporte y Vialidad en el gobierno municipal de Mara Lezama.

Asimismo, la directora del Instituto de Cultura y las Artes, Lilian Villanueva Chan, que fue subsecretaria de Cultura en la administración de Roberto Borge Angulo, volvió al servicio público mediante el gobierno del PVEM en Puerto Morelos, donde fue Directora de Comunicación Social de la alcaldesa Blanca Merari Tziu.

Otra exfuncionaria del gobierno de Roberto Borge que fue rescatada por los verdes fue Samantha Hernández Cardeña, que de haber sido funcionaria en el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del estado llego a trabajar en un cargo administrativo en la Secretaría de Seguridad Pública de Benito Juárez bajo el gobierno de Remberto Estrada Barba, y tras un paso fugaz por un cargo en la Oficialía Mayor del gobierno de Carlos Joaquín, se integró a la administración municipal de Mara Lezama como directora de Recursos Materiales y luego, Secretaria de Obras y Servicios Públicos.

Por lo demás, en el gabinete se encuentran funcionarios procedentes del gobierno de Carlos Joaquín González, como Bernardo Cueto Riestra, quien repite en la Secretaría de Turismo; y Carlos Gorocica Moreno, el secretario de Educación de Quintana Roo, que fue subsecretario de Educación en la Zona Norte todo el sexenio pasado.

Otro funcionario procedente del gobierno anterior es el secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Quintana Roo, Adrián Martínez Ortega, que fue coordinador de Protección Civil del gobierno de Carlos Joaquín y exjefe de ayudantía en la campaña de Mara Lezama.

Asimismo, el gobierno de la 4T rescató el último secretario de Finanzas y Planeación del gobierno anterior, Ricardo Sánchez Hau, y lo reintegró a la Subsecretaría de Crédito y Finanzas, que también ya había ocupado.

Por otra parte, en la Secretaría de Salud quedó Flavio Carlos Rosado, que tiene una cerrara de funcionario en gobiernos federales panistas y priistas antes de haberse sumado al gobierno municipal de Benito Juárez como director del DIF, el cargo anterior que tuvo.

Otra funcionaria con carrera multipartidista es Reyna Arceo Rosado, la secretaria de la Contraloría, pues ha sido cinco veces contralora municipal de Benito Juárez y una vez contralora de Solidaridad bajo alcaldes de diverso signo político.

En tanto, sin militancia o vinculación partidista queda la secretaria de Desarrollo Económico, Karla María Almanza López, quien proviene de la iniciativa privada.

Otros funcionarios que provienen del gobierno municipal de Mara Lezama en Benito Juárez, sin una marcada filiación partidista, son el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), Armando Alberto Covarrubias Cortés, que fue director de Fiscalización; y Eric Arcila Arjona, director de la Comisión para la Juventud y el Deporte (Cojudeq), quien, sin embargo, en sus redes sociales ha comenzado a difundir fotos con jóvenes morenistas.

Con esta distribución de cargos, queda claro que para cumplir en Quintana Roo el prometido bienestar bajo los principios de la Cuarta Transformación la gobernadora Mara Lezama se apoyará de arranque principalmente en los cuadros procedentes del Verde y no en Morena.

Y eso será muy a pesar de los guindas, que presumen haber dado los votos para colocar a esta alianza en el gobierno.

 

[email protected]

RHM