Argumentan que esta invasión perjudica a la fauna y el ecosistema de la playa, por esta razón, invitan a todos los dueños de casas que dejen libres los accesos a la playa. También advierten que en caso de que los dueños no obedezcan estas indicaciones, la población retirará las palapas y las vallas que impiden el acceso a la playa.