Graciela Machuca Martínez

Playa del Carmen y todo el municipio de Solidaridad sigue acumulando impunidad, porque ninguna autoridad se acuerda de las víctimas de los delitos que se cometen en esa jurisdicción, como si cerrar los ojos y olvidar el sufrimiento de miles de familias fuera suficiente para que la incidencia delictiva cambiara. No se trata de una guerra sucia, sino simplemente es la percepción  ciudadana que nos dice lo grave que se está tornando la situación de inseguridad para toda la ciudadanía.

En cada una de los 11 municipios de la entidad, hay una persona responsable de coordinar las tareas gubernamentales y en Playa del Carmen se llama Lili Campos Miranda, a quien solo le interesa la reelección, como si hubiera cumplido en tiempo y forma con el pueblo, como se comprometió el día que rindió protesta como presidenta municipal.

Campos Miranda no llegó al cargo popular que hoy desempeña por méritos propios o porque haya tenido experiencia en la administración pública municipal, sino porque fue una pieza del proyecto político de Carlos Joaquín González y por el rechazó ciudadano que fue acumulando durante su administración la morenista Laura Berinstain.

Una prueba que los niveles de inseguridad en el municipio de Solidaridad no son inventados o forman parte de una campaña negra en contra de la administración de la panista Lili Campos, son los llamados de auxilio que ´presenta la ciudadanía.

Tal es el caso del secretario del Sindicato de Taxistas “Lázaro Cárdenas el Río”, Luis Herrera Quiam, quien hizo un llamado a las autoridades para mejorar la seguridad en las calles de Playa del Carmen, ya que el pasado domingo ocho de octubre, fue asaltado de manera violenta uno de sus agremiados y recordó que no es el primer caso de asalto violento en contra de un taxista.

Detalló que la misma noche de ese domingo entre las 21:00 y 22:00 horas, “a otro compañero lo intentaron asaltar, fue agredido, le rompieron la cabeza con una piedra, (pero) pudieron llegar otros compañeros y lo auxiliaron, (posteriormente) llegó la autoridad y no pasó a mayores”., declaró a la prensa local.

Entre las múltiples agresiones al gremio de taxistas recordó tres ataques graves, “dos de ellos fueron apuñalados, afortunadamente, se encuentran con vida”.

Las zonas más peligrosas para el trabajo de los taxistas son Palmas 1, Nicté Ha y la zona de La Moneda.

Pero ante la falta de autoridad en el municipio, un grupo de taxistas golpeó a un pasajero que presuntamente agredió a un conductor.

En Playa del Carmen impera la ley de la selva, como ocurrió con un grupo de taxistas que optaron por hacer justicia por propia mano al darle una golpiza a un pasajero, quien presuntamente golpeó con una piedra a uno de sus compañeros, Los hechos ocurrieron en el Fraccionamiento Palmas I en el cruce de las avenidas Paseo del Mayab y Bulevar Palmas. Cuando llegaron los policías, los taxistas ya habían hecho justicia, sin investigación, sin defensa, sin veredicto, como se aplica la ley de ojo por ojo y diente por diente.

Desde luego que esta anarquía se debe a la falta de atención por parte de las autoridades, el desgobierno lleva a la ciudadanía a defenderse de manera unilateral, con reglas de sobrevivencia del más fuerte.

Un aspecto borroso de la imagen de Lili Campos Miranda es que no le gusta la transparencia de su administración, a pesar, que un instituto de la transparencia, a modo, le haya dado un reconocimiento porque es “clara como el agua”, bueno,  en un 97 por ciento.

Por medio de la solicitud de información pública número 231288100026623, según la Plataforma Nacional de Transparencia,  se le pidió al Ayuntamiento de Solidaridad información sobre los gastos realizados en la contratación de los artistas Juanes, María José, los Ángeles Azules, quienes se presentaron durante el Carnaval pasado en Playa del Carmen, pero después de tres meses que se presentó la solicitud de un ciudadano, a la fecha la presidenta municipal a buscado todas las argucias legales para negar la información.

Lili Campos Miranda, dio instrucciones a la directora de la Unidad de Vinculación para la Transparencia y Acceso a la Información del Municipio de Solidaridad, Evelyn de los Ángeles Novelo Molgora, que solo informara que a pesar que solicitó la referida información pública a la Oficialía Mayor, está dependencia no la remitió y con ello pretenden dar por terminado el asunto, pero de acuerdo a la ley, el ciudadano tiene el recurso de revisión a su favor.

La responsable de la citada Unidad respondió que con fecha 7 de agosto se solicitó al oficial Mayor José Ignacio Moreno Alpuche, que diera respuesta a 31 solicitudes de información que se encontraban fuera de término, entre ellas la realizada para conocer el gasto de los artistas del carnaval, pero no tuvo respuesta. Pero ni el oficial mayor, ni la encargada de canalizar las respuestas se mandan solos, la primera responsable de esta opacidad es la presidenta municipal y se llama Lili Campos Miranda.

 

[email protected]

JFCB