mayo 21, 2024 06:24

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

mayo 21, 2024 06:24

 

Redacción/CAMBIO 22

El debate presidencial tuvo una audiencia televisiva de 13.7 millones de personas, de acuerdo con lo informado por Rodrigo Gómez, de HR Media. De esta cifra, 11.3 millones son personas mayores de edad (82.4 por ciento) que vieron el debate en canales tradicionales y digitales. El 55 por ciento fueron mujeres y el 19 por ciento cuenta con educación media o superior.

Elecciones México 2024: “La sociedad que queremos”, los 6 temas del primer debate presidencial

Terminado el debate, mi impresión fue que Claudia había sido una candidata evasiva, sin propuestas originales y sin ninguna credibilidad después de los nulos resultados que se han visto en el país por el gobierno de su partido. En la CDMX la forma en que manejó el COVID y desastres como el de la Línea 12 y el Colegio Rébsamen hacen que se dude de su capacidad real de enfrentar problemas.

En cuanto a Xóchitl, vi a una candidata con empuje, con ganas de pelear y de cambiar el rumbo del país, de dejar atrás la simulación y entrarle al urgente tema de ponerle un alto al crimen organizado. Debo confesar que a Máynez no lo vi, sólo la extraña sonrisa que lució casi todo el tiempo. En él veo a un Mirrey no a un político. Por supuesto, creo que el debate lo ganó la hidalguense.

Primer Debate Presidencial - México 2024

Me preparé al postdebate, ese raro fenómeno que consiste en tratar de convencernos de que lo que vimos no fue así, sino de otra manera. He visto candidatos que ganan debates y luego los medios y las opiniones “neutrales” y “objetivas” hacen que los que no vieron el evento o los que no pusieron atención se convenzan de algo diferente. Por esto, muchos partidos gastan grandes sumas de dinero en desplegar campañas para “demostrar” que su candidato o candidata resultaron ganadores.

Hagamos cuentas. Si 13.7 millones de personas vieron el debate y el 82.4 por ciento eran mayores de edad, esto significa que poco más de 11 millones de potenciales votantes lo vieron. ¿Cuántos de estos lo miraron, pero no lo vieron? De cualquier forma, si tomamos en cuenta que el padrón contabiliza más de cien millones de votantes, esto significa que casi 90 millones no vio el debate, las campañas de postdebate van por ellos.

Por cierto, tampoco fue una sorpresa que varios intelectuales y comentaristas hayan dado como ganadora a Claudia Sheinbaum. Muchas de las razones son algo extravagantes: “tuvo más empaque de presidenta”, “hizo más propuestas”, “parecía más preparada”, etc. Muchos declararon que esperaban más de Xóchitl, otros que había estado dispersa y hasta que no había dado el “golpe mortal”. Es claro que todos los juicios son subjetivos, pero esto no quiere decir que sean respetables o que no se deban cuestionar.

Creo que para analizar el debate hay que tomar en cuenta varias cosas. Es absurdo evaluar el evento como si el ambiente electoral fuera normal, es decir, como si se tratara de una competencia equitativa, sin intromisiones del Ejecutivo, sin tomar en cuenta que MORENA y aliados comenzaron campaña antes de los tiempos legales con cuantiosos recursos públicos. Si a esto le agregamos hechos como las amenazas y asesinatos a aspirantes y candidatos, el clima de inseguridad que priva, entonces tenemos algo que se parece a una elección de Estado. Huele peor que el agua contaminada de la alcaldía Benito Juárez.

Elecciones 2024: ¿Quiénes son las candidatas y el candidato a la Presidencia de México?

No obviemos todo esto. Estamos obligados a iniciar el análisis tomando en cuenta la situación del país en su conjunto. ¿Acaso hemos perdido la capacidad de asombro ante los crímenes y la ineficiencia gubernamental? ¿Acaso a los analistas, columnistas y demás no les interesa que la mayoría de los señalamientos de Xóchitl contra Claudia y AMLO sean ciertos? Detenerse a criticar lo menor y obviar lo más grave ya tuvo un precio en el pasado: llevó a un hombre autoritario a dirigir el país. Es risible que intelectuales y periodistas salgan a decir que AMLO los engañó. López nunca escondió su autoritarismo, su rencor y su maniqueísmo.

 

Fuente : El Economista

[email protected]

ADG

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com