• Conmemoramos el natalicio de uno de los más grandes ídolos del cine nacional con un listado de sus mejores películas.

 

Redacción/CAMBIO 22

Este año se cumplieron 66 años de que Pedro Infante partió del plano terrenal, pero con sus 61 películas y más de 350 canciones grabadas, el llamado Ídolo de México se volvió inmortal. Detrás suyo dejó un legado imborrable en la música, el cine y la actuación.

Nació el 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, Sinaloa. Desde muy chico Pedro Infante Cruz siempre mostró afinidad y gusto por la música desde temprana edad. Fue miembro de diferentes bandas y orquestas en su estado natal, pero la situación económica de su familia, en combinación con su talento, lo hicieron ir a buscar suerte al entonces Distrito Federal.

Su debut en la pantalla grande fue en 1939 con papeles secundarios. No fue sino hasta 1943 que logró su salto a la fama con sus primeros protagónicos. Unos años después, en conjunto con Ismael Rodríguez llegó a la cima del ámbito artístico en el país. Antes de su fallecimiento, en 1957, en un lapso de 10 años grabó 48 películas.

Para conmemorar un año de más sin Pedro Infante, te presentamos La-Lista de sus películas imperdibles.

‘La oveja negra’

Una de las 15 películas que el tándem Pedro Infante e Ismael Rodríguez dejaron para la historia. Esta cinta de 1949 une al ‘Ídolo inmortal’ con uno de los considerados por muchos como el mejor actor de nuestro cine: Fernando Soler.

La trama se desarrolla en un pueblo del norte de México donde vive la familia Treviño. Ahí su patriarca Don Cruz Treviño de la Garza (Soler) lleva a su familia a una serie de desgracias con su actitud machista. Su hijo Silvano (Infante) lo confrontará, aunque siempre respetando la figura paterna.

‘Dos tipos de cuidado’

La talla de actor que era Pedro Infante le permitía a sus realizadores conjuntarlo con otras grandes estrellas. En esta icónica comedia ranchera, Jorge Negrete se junta con el sinaloense para dar vida a la película por excelencia del género.

El filme de 1953 cuenta la historia de dos amigos mujeriegos que viven diferentes aventuras, donde la más importante es cuando Pedro Malo (Infante) se enamora de María (Yolanda Varela), hermana de Jorge Bueno (Negrete). Para terminar de enredar el asunto, Rosario, la mujer pretendida por Jorge, es prima de Pedro.

 

Un dato relevante de la película, según declaraciones del mismo Ismael Rodríguez, es que Infante se negaba a trabajar junto con Negrete, pues más allá de la supuesta rivalidad que existía por aquellos años, el originario de Mazatlán sentía inseguridad por la admiración y respeto que sentía por quien terminó siendo su compañero en la cinta. Sin embargo, la relación los llevó incluso a cantar juntos en el teatro antes del fallecimiento de Jorge Negrete.

Como curiosidad, aunque el duelo de coplas entre Infante y Negrete es el más famoso de la historia de nuestro cine, no fue el primero. En 1947 ‘Cantinflas’ y Julio Villarreal protagonizaron uno en ‘A volar joven’, mientras que el mismo Negrete Luis Pérez Meza en Allá en el rancho grande, en 1948.

‘Los tres huastecos’

Una más de Infante y Rodríguez. Un año después de que los ‘Tres García’ fuera todo un éxito, el reconocido director mexicano decidió innovar y que el mismo ‘Ídolo de Guamuchil’ fuera el trío protagonista de su nueva película.

Aunque en cuestiones de trama, esta puede no ser la mejor de todas las películas del sinaloense, Infante interpreta tres papeles diferentes de los hermanos Andrade, quienes pese a ser similares físicamente, tienen personalidades completamente distintas. Juan de Dios, un sacerdote potosino, cuyo papel es dedicarse a ser hijo de Dios; Lorenzo, un tamaulipeco ateo y de carácter férreo; y Víctor, un capitán veracruzano del ejército.

Los relatos de la época cuenta que el público no podía creer que en la pantalla se veían, y escuchaban cantar, a tres diferentes Pedros Infantes al mismo tiempo. Una muestra más de que Rodríguez siempre fue un adelantado a su tiempo.

‘Tizoc: Amor indio’

Pedro Infante y María Félix en la única vez que estos dos titanes de nuestro cine compartieron pantalla. Una historia atípica para sus tiempos en donde el amor es el eje para confrontar creencias, clases sociales y orígenes.

Tizoc se enamora perdidamente de María Eugenia, una mujer poderosa, bella y cuya piel blanca lo lleva a confundirla con la Virgen María a causa de su evangelización. Él cree que ella le corresponderá sus sentimientos y terminarán casados luego de que le regala su pañuelo.

En una carrera llena de reconocimiento, esta es una de las dos películas que le valieron un premio a Pedro Infante. En esta caso fue el Oso de Plata a la mejor interpretación masculina en el Festival Internacional de Cine de Berlín, en 1957. El premio lo obtuvo de manera póstuma.

‘Nosotros los pobres’

La película de películas cuando se trata de Ismael Rodríguez y Pedro Infante. En este filme el mítico director retrata la vida de la clase social marginada, a la que pertenecemos “nosotros los pobres”. Es una cinta en la que todos los aspectos están completamente cubiertos: sonido, fotografía, edición, y sobre todo, actuación.

José ‘Pepe el Toro’ es un carpintero humilde, que vive en una vecindad popular del México de los 40, y quien vivirá diferentes aventuras, y desventuras, como todo al que pertenece a la clase pobre: amor, cárcel, pobreza extrema, muerte, lealtad y compañerismo sincero.

El elenco además de contar con el ‘Ídolo de México’ también presume nombres como Evita Muñoz, Carmen Montejo, Miguel Inclán, Katy Jurado, Delia Magaña, Amerlia Wilhemy, Pedro de Urdimalas y Blanca Estela Pavón, quienes nos dejan personajes inolvidables como ‘Chachita’, ‘La Guayaba’ y ‘La Tostada’, Don Pilar, Celia, Yolanda y el ‘Topillos’.

Esta producción de 1948 es la primera de la trilogía conocida con el mismo nombre y complementada por ‘Ustedes los ricos’; estrenada más tarde ese mismo año; y ‘Pepe El Toro’, de 1953.

Momentos inolvidables del cine mexicano se desprenden de Nosotros los pobres, como el canto de Pepe a su ‘Chorreada’ con Amorcito corazón; el atormentado Don Pilar por los ojos de La paralítica; la pelea de dentro de la celda con el posterior ‘Pepe el Toro es inocente”; y la única y desgarradora ocasión en la que ‘Chachita’ puede llamar a su madre “mamá”.

Mención especial para la carta con la que Rodríguez comienza la película, donde retrata sus intenciones de plasmar de la manera más fiel posible la vida en el arrabal y dedica la producción a todos sus habitantes.

 

Fuente: La Lista

[email protected]

NMT