• Promesa incumplida: Sectur y la historia detrás del traslado a Chetumal 

 

 

  • Retos y realidades: los obstáculos financieros y administrativos que frenaron la descentralización

 

 

Redacción/CAMBIO 22

CHETUMAL | El sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador esta por fenecer y la promesa de trasladar la Secretaría de Turismo a la capital de Quintana Roo nunca la cumplió, la supuesta descentralización de la mayoría de las secretarías de Estado y dependencias federales a provincia fue una de las ocurrencias en campaña del tabasqueño que en la recta final el pueblo mexicano celebra que no se haya concretado pues estaríamos acumulando otra carga de deuda por caprichos como lo es el Tren Maya o el AIFA.

La idea de AMLO, que fue reiterada en su campaña y que planteó desde noviembre de 2017, proponía que las únicas secretarías que tendrían su sede en la Ciudad de México, por asuntos de seguridad nacional, son las de Defensa, Marina, Gobernación, Relaciones Exteriores y Hacienda .

El planteamiento de López Obrador detallaba que esta descentralización era “para promover el desarrollo en todo el territorio nacional, a fin de estar en mejores condiciones de enfrentar el reto de la vulnerabilidad de la Ciudad de México ante sismos y problemas de abasto de agua y otros servicios”.

Proponía el traslado de la Secretaría de Turismo a Chetumal, Quintana Roo; del Medio Ambiente, a Mérida, Yucatán; Pemex, a Ciudad del Carmen, Campeche, y Energía, a Villahermosa, Tabasco.

Además, la CFE, a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; la Comisión Nacional del Agua, al puerto de Veracruz; Desarrollo Social, a la capital de Oaxaca; SEP, a la ciudad de Puebla, y la Secretaría de Cultura a Tlaxcala.

Además proponía llevar a Banobras a Cuernavaca, Morelos; el Infonavit, a Toluca, Estado de México; la Secretaría de Salud, a Acapulco, Guerrero; el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a Morelia, Michoacán; la Ganadería a Guadalajara, Jalisco, y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a la ciudad de Colima.

López Obrador también se comprometió trasladar la Comisión Nacional del Deporte (Conade) a Aguascalientes; la Secretaría de la Función Pública (SFP) a Querétaro; del Trabajo, a León, Guanajuato; Desarrollo Urbano (Sedatu), a Pachuca, Hidalgo; Diconsa, a Zacatecas; la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a San Luis Potosí; Economía, a Monterrey, Nuevo León, y Nacional Financiera (Nafin), a Torreón, Coahuila.

El proyecto comprendía sacar de la capital del país a la Comisión Forestal y llevarla a Durango; el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), a Bahía de Banderas, Nayarit; la Comisión Nacional de Acuacultura y el Instituto Nacional de la Pesca, a Mazatlán, Sinaloa; la Secretaría de Agricultura, a Ciudad Obregón, Sonora; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), a La Paz, Baja California Sur, y el Instituto Nacional de Migración (INM), a Tijuana, Baja California; además, la eventual Secretaría de Minería, a Chihuahua, y Aduanas, a Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En febrero del 2019 López Obrador celebró que la nueva sede de la Secretaría de Turismo se construiría en el ‘monumento a la corrupción’, como le decía a la escultura al Mestizaje Mexicano de Sebastián, en Chetumal, la cual permaneció inconclusa por 13 años y recibió una inversión de 240 millones de pesos.

“Es una escultura de Sebastián, hicieron un muelle y dejaron el edificio abandonado, así estuvo como 12 años ese edificio, una escultura al mestizaje. Y me tomaba yo una foto siempre, -ahí está la constancia- para decir. Miren, este es el monumento, un monumento más a la corrupción”, dijo durante la presentación del Plan Nacional de Turismo.

En ese evento el secretario de Turismo, Miguel Torruco, anunció que en menos de 40 días comenzarían a despachar desde Chetumal, la primera subsecretaría en mudarse sería la Subsecretaría de Planeación y Política Turística: “Hoy, señor presidente, me es grato anunciar que en los próximos 40 días se estará despachando como usted lo ordenó en la campaña. Empezaremos con la Subsecretaría de Planeación y Política Turística para que, de esa forma, paso a paso, conforme a los tiempos y al presupuesto, se cumpla con el objetivo”, aseguró con firmeza.

Para agosto del 2022 Torruco Marqués, aseguraba que eran necesarias por lo menos 1,500 viviendas y alrededor de 170 millones de pesos para concretar el traslado de la dependencia a Chetumal, pero no tienen el presupuesto para llevarlo a cabo:

“Estoy esperando solamente el presupuesto, la orden será cumplida, hay que tener 1,500 viviendas y sobre todo infraestructura para poder recibir a este número de personas; hacen falta 130 millones de pesos para Ángeles Verdes y 40 millones para los trabajos sustantivos de Sectur”, dijo.

El secretario expuso que “ante esta situación no hay fecha para concretar la mudanza de la secretaría, pese a que ya se han hecho inversiones para tal efecto. No depende de mí, depende de la Secretaría de Hacienda”.

Un año atrás, en septiembre del 2021, Torruco Marqués indicó que la mudanza a Chetumal de la dependencia a su cargo no sólo seguía en pie, sino que se concretaría en el 2022. “Estamos a la espera de asignación de recursos, alrededor de 35 millones de pesos que es lo que costará la remodelación de la sede, la Megaescultura en la bahía de Chetumal”.

Fue en julio del 2018 cuando el entonces presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció ante empresarios de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que serían la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y Sectur las primeras dependencias en reubicarse; la primera en Mérida, Yucatán, y la segunda en Chetumal, Quintana Roo.

En febrero del 2019 Miguel Torruco visitó Chetumal para presentar la Estrategia Nacional de Turismo 2019-2024 y anunciar que en un plazo no mayor de 40 días iniciaría el traslado de Sectur a una oficina temporal en el Centro de Convenciones de Chetumal, previo a ocupar la Megaescultura.

Dicho inmueble fue planeado como una atracción turística y cultural en Quintana Roo, aunque, desde el 2004, la Megaescultura está inconclusa. El propio Miguel Torruco lo calificó como un monumento a la corrupción que la 4T rescataría para darle un uso práctico.

El plazo autoimpuesto por la Sectur se cumplió y el 4 de abril del 2019 una comitiva de cuatro funcionarios pertenecientes a la subsecretaría de Planeación y Política Turística ocuparon unas oficinas temporales en el Centro de Convenciones de Chetumal.

Transcurrió el tiempo y el traslado del resto de la dependencia se estancó. El titular de la subsecretaría de Planeación, Simón Levy, renunció a la Sectur y desde entonces ningún funcionario despacha desde Chetumal.

En octubre del 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la autorización para que el gobierno de Quintana Roo haga uso de la Megaescultura, por lo que desde entonces la Sectur podría hacer uso del inmueble, pero lo siguiente que se argumentó fue la falta de recursos para firmar el comodato y remodelar el recinto.

En mayo del 2022 fue la última vez que el Presidente tocó el tema de la descentralización de las secretarías y dio a conocer que ya ordenó la desaparición de algunas delegaciones del gobierno federal en los estados porque, ello al argumentar que “no tienen razón de ser”.

“Lo cierto es que no queremos ya que haya delegaciones de las dependencias federales, porque abundaban. Y se han ido quitando, pero todavía no terminamos de llevar a cabo esa reforma administrativa, porque hay delegaciones que no tienen razón de ser”, expresó en conferencia de prensa matutina.

El mandatario argumentó que son otros tiempos, ya que antes dichos puestos se usaban para dar premios de consolación política luego de perder en algún proceso electoral.

Entonces, nosotros tenemos que ahorrar y si los gobiernos de los estados tienen secretarías de Obras Públicas y tienen secretarías de Educación y secretarías de Salud, que no haya duplicidad, que no haya dos estructuras. Al final de cuentas nuestro objetivo es ayudar a la gente de manera directa”, sostuvo.

El presidente aseveró que su gobierno seguirá con el compromiso de trabajar con las nuevas autoridades estatales para que puedan participar en la coordinación de los programas sociales, sin embargo, descartó la desaparición de los llamados “superdelegados” que se encargan de dichos programas a nivel local.

La mega escultura de Sebastián seguirá abandonada por muchos años más.

 

Con información del Sistema de Noticias CAMBIO 22

[email protected]

GCH

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre