Laura Beytia/CAMBIO 22

CHETUMAL, 21 de octubre.- La certificación verde, es un documento que refrenda o certifica la sostenibilidad de una edificación en relación con su respeto al medio ambiente, su ahorro de recursos, su confort, la calidad de vida de sus habitantes, su compatibilidad con el entorno y sus materiales utilizados.

Debido a que cada vez son más los inversionistas que buscan ciudades que se apegan a esos lineamientos de sustentabilidad, el municipio de Othón P. Blanco pretende obtener esa certificación y de esta manera, atraer ese capital económico y generar oportunidades de desarrollo y bienestar para los habitantes, especialmente en comunidades como Xul-Há, Majahual y Calderitas entre otros más, según Luis González director de Turismo Municipal.

“Las certificaciones verdes en materia de sustentabilidad son importantes, porque no solo se contribuye al cuidado del entorno natural, sino que posiciona al destino entre los inversionistas comprometidos con la preservación del medio ambiente y justamente los empresarios están buscando este tipo de zonas en el sur de México, hay interés por invertir para captar al turismo de naturaleza y hay ya algunos proyectos ecoturísticos y se espera que en los próximos días se haga el anuncio oficial por parte de la presidenta municipal.”

Señaló que esto es un paso fundamental hacia la sustentabilidad y la inversión ecológica, por lo que se contempla que esta inversión también llegue a localidades de la Ribera del río Hondo, Laguna Guerrero, Raudales y otras más, para contar con el impulso económico que requieren para generar empleo y fomentando el desarrollo sostenible a largo plazo.

“De materia verde estamos hablando de todo lo sostenible, proyectos ecoturísticos que atraen turistas con apego a la naturaleza y experiencias de contacto con el medio ambiente y es una muy buena inversión y apoyo para la economía local, por lo que se busca que esto permee en otras zonas del municipio como Raudales, Laguna Guerrero, Huay-Pix, que cuentan con cuerpos de agua y zonas arqueológicas que hacen que ya tengan afluencia de este turismo nuevo que se está manejando hoy en día.”

Explicó que el planteamiento es crear un producto turístico que ofrezca actividades como navegación con interpretación de la naturaleza, práctica de kayac, velero, paddle board, avistamento de aves, disfrute de paisaje, senderismo, fotografía y turismo científico, que haga crecer los ingresos locales y mejorar la calidad de vida de quienes ahí habitan.

Aunque anticipó, que también se deberá garantizar servicios, vías de comunicación, centros de hospedaje y restaurantes, para que esa derrama económica se quede en las localidades rurales.

 

 

[email protected]

JFCB