• La población del enclave palestino no tiene acceso a medicamentos y los qure provee la organización están casi agotados, informó su representante regional.

 

 

Redacción/CAMBIO 22    

“La situación empeora cada hora”, valoró el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en territorios palestinos ocupados, Richard Peeperkorn, en referencia a las consecuencias humanitarias de la operación militar israelí en la Franja de Gaza. “Estamos cerca de la hora más oscura de la humanidad”, opinó en declaraciones a la prensa en Ginebra (Suiza).

“Los bombardeos se intensifican por todas partes, incluso en las zonas del sur”, dijo. Muchas personas están desesperadas y “casi en estado de shock permanente”, lamentó. Mientras tanto, la ayuda que la OMS ha podido llevar a Gaza es “demasiado pequeña”. Para un desastre humanitario en aumento, como ese, se necesitan “muchos más suministros y equipos”, afirmó, y admitió que el organismo internacional ha distribuido el 90 % de sus reservas en el enclave en un “movimiento de pánico”.

Al principio del conflicto, la OMS estableció dos almacenes médicos en la localidad de Jan Yunis, al sur de Gaza, pero este martes tuvo que buscar un espacio más pequeño en Rafa después que el Ejército de Israel le sugiriera que se mudara, detalló Peeperkorn. Dijo que la representación obedeció porque quiso “asegurarse de que realmente se puedan entregar suministros médicos esenciales”.

Doce de los 18 hospitales de Gaza se ubican en el sur del enclave, pero solo quedan 1.400 camas disponibles para hospitalizar a los enfermos, mientras que se necesitarían 5.000.

Desde el inicio del conflicto, en octubre pasado, se han registrado 120.000 infecciones respiratorias agudas; casi 26.000 personas han sido diagnosticadas con sarna y piojos; ha habido 86.000 casos de diarrea y más de 1.100 de ictericia, entre otras enfermedades infecciosas, según los datos proporcionados por la organización.

 

 

 

Fuente: RT

[email protected]

MRM