Redacción/CAMBIO 22

CHEUMAL, 3 de agosto. – Una bala quedó abandonada sobre un vehículo en la escena de la ejecución del hijo del exdiputado Roberto Erales Jiménez ayer por la tarde, lo que deja en evidencia la pésima labor de recolección de indicios que realizó el personal de la fiscalía general del Estado.

A pesar de que personal de la fiscalía general del estado cerró durante más de 4 horas la calle Anastasio Guzmán en el tramo que va de la avenida José María Morelos a la calle de Emiliano Zapata, el pésimo trabajo de los investigadores se hizo notar al amanecer cuando los vecinos salieron de su vivienda y encontraron un casquillo percutido sobre el techo de su automóvil.

Y es que, luego de la pesadilla que vivieron ayer los residentes de la colonia David Gustavo Gutiérrez Ruiz durante la persecución y posterior ejecución de Mauricio Erales Prado sobre la calle Anastasio Guzmán, tuvieron que tolerar que les sea restringida la circulación frente sus domicilios durante más de 4 horas.

Debido a lo anterior, surgieron fuertes críticas hacia la labor que realizaron los peritos e investigadores en el lugar, pues ese casquillo estaba a la vista señalaron, haciendo hincapié en los que debieron haber dejado dentro del pasto de los alrededores y el lodo de las cercanías.

Como se recordará, ayer a las 18:00 cuando vecinos de la demarcación antes mencionada se comunicaron al número de emergencias 911 para informar sobre un enfrentamiento armado en el cruce de la avenida José María Morelos con Anastasio Guzmán, los informantes indicaron que se escuchaban fuertes ráfagas de armas de alto poder.

Policías preventivos fueron los primeros en arribar, quienes confirmaron el hecho y solicitaron el arribo de una unidad médica debido a la presencia de una persona lesionada con proyectiles de arma de fuego.

Paramédicos de la Cruz Roja Mexicana Delegación Chetumal respondieron al llamado, lamentablemente al arribo la víctima ya había perdido la vida, por lo que fue acordonada la zona.

Vecinos relataron que, un hombre que se encontraba cerca fue abordado por varios sujetos con armas largas y encapuchados en el cruce de la avenida Francisco I. Madero con Anastasio Guzmán, los masculinos trataron de someterlo, pero logró escabullirse corriendo, por lo que, corrió hacia la avenida José María Morelos, mientras le disparaban con rifles de asalto.

Vecinos reportaron entre 30 y 50 disparos, de los cuales, algunos impactaron en la víctima, quien cayó al suelo, pero logró reincorporarse y seguir corriendo, siendo que de entre sus ropas, sacó un arma y comenzó a repeler la agresión, tratando de refugiarse entre vehículos estacionados a poca distancia de la calle Emiliano Zapata, donde desafortunadamente cayó herido de gravedad y finalmente perdió la vida.

El arma utilizada por la víctima quedó junto al cadáver y en las fotografías se aprecian los impactos de los proyectiles de arma de fuego en la pared detrás del cuerpo.

 

[email protected]

RHM