marzo 4, 2024 14:13

16.976 MXN

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

  • “No hay hombre que, revestido de poder absoluto para disponer de todos los asuntos humanos, no sea víctima de la soberbia y la injusticia”: Platón

 

Redacción/CAMBIO 22

Sin lugar a dudas, la base de un Estado democrático lo constituye la división de poderes y la independencia entre estos. Nuevo León es una prueba de ello. Aunque incomode a algunos gobiernos en turno, la división de poderes existe para evitar la concentración de poder, los abusos y los gobiernos autoritarios.

Valiéndose del apoyo de Palacio Nacional, Samuel García, con su desmedida soberbia y ambición, pretendió violentar el Estado democrático, atropellando una y otra vez el marco legal. Quedó claro, -como atinadamente lo señalmujera Jesús Silva Herzog- que Movimiento Ciudadano es el instrumento de un cacique que juega a la política con estratégica perversidad, con un candidato repulsivo que, por increíble que parezca, su precampaña, la mas corta de la historia, sí sirvió para algo, para recordarnos la importancia de que la división de poderes como máxima constitucional se encuentre vigente y se haga cumplir a través del Poder Legislativo y Judicial.

El Partido Movimiento Ciudadano y Samuel García nos han recordado lo importante que es contar con un Poder Legislativo independiente, que al ejercer sus facultades fue desafiado por el Ejecutivo Local hasta colocar a la entidad en una terrible crisis de gobernabilidad. Un Poder Legislativo que les guste o no, también fue electo por la ciudadanía.

Que quede muy claro, ni PAN ni PRI “decarrilaron” a Samuel García, él decidió pedir licencia y él decidió regresar, y como no, si el temor a que el gobernador interino descubriera todas sus irregularidades y/o a que la tuberia de donde saldría todo el dinero para su campaña se cerrara, fue mayor.

Esta penosa e inmensa ambición de Samuel García y Movimiento Ciudadano evidencían lo peligroso que puede ser para la democracia mexicana este tipo de detentadores del poder público, que cuando no lo alcanzan por procedimientos democráticos, se obstinan en conservarlo a toda costa, por medio del engaño y la violencia.

Muchos dicen no sorprenderse, un “precandidato” que solo es hábil en redes sociales, que utiliza a su pareja para promocionarse, que afirma que solo en el norte se trabaja, en el centro se administra y en el sur se flojea, que es abanderado de un partido político cuyo dirigente ha detentado el control ilimitadamente, no son en definitiva, la nueva política, por el contrario, hacen uso de las más retrogradas acciones que puedan existir.

Los ciudadanos debemos exigir un ejercicio del poder encaminado a la gestión del bien común, por un concepto de democracia basado en la división de poderes que salvaguarde la libertad y la dignidad de la persona, que nos proteja de los abusos del poder.

En definitiva, la ambición, la frivolidad y la irresponsabilidad trajo consigo la ilegalidad y la ingobernabilidad, poniendo en riesgo el Estado de derecho y la vida democrática del país. Nuevo León necesita más trabajo y menos tiktoks, menos “influencers” y más servidores públicos con convicción y vocación de servicio. Nuevo León y México necesitan menos “Samueles”.

Samuel quiso jugar en las grandes ligas, nadie le avisó que en esas, los likes no cuentan.

 

Fuente: El Heraldo de México

[email protected]

HBS

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com