junio 17, 2024 06:15

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

junio 17, 2024 06:15

 

  • Cinco años después de los ‘abrazos, no balazos’, la violencia está peor que nunca: Financial Times.

 

Redacción/CAMBIO 22

Cuando un grupo de extraños apareció sin ser invitado en una fiesta de Navidad en un bucólico patio de la época colonial en Salvatierra, en el centro de México, el año pasado, los juerguistas reunidos les pidieron que se fueran.

Poco después, mientras los jóvenes asistentes bailaban con música en vivo, los intrusos regresaron con hombres armados y la orden: “Mátenlos a todos”.

Utilizando armas automáticas, los asesinos rociaron a los juerguistas con 195 balas mientras intentaban huir, según los investigadores.

Se recuperaron once cadáveres del patio manchado de sangre y 14 personas resultaron heridas.

Incluso en un país cansado de la violencia extrema, la masacre de asistentes desarmados a la fiesta en el estado de Guanajuato tuvo el poder de conmocionar.

A pesar de la indignación nacional, las autoridades tardaron dos meses en arrestar a alguien. Cuando lo hicieron, detuvieron a dos personas acusadas de realizar los disparos, pero no a quienes ordenaron el asesinato.

El crimen organizado y la violencia no son nada nuevo en México. El primer cártel de cocaína del país se formó a principios de los años 1980.

Un cuarto de siglo después, el presidente conservador Felipe Calderón lanzó una “guerra contra las drogas” total, sumiendo al país en un baño de sangre.

Pero el problema del crimen organizado en México ha empeorado dramáticamente durante los cinco años y medio de presidencia del populista izquierdista Andrés Manuel López Obrador, dicen expertos en seguridad, y se ha vuelto tan grave que amenaza el futuro del país.

Las encuestas muestran que la seguridad es una de las principales preocupaciones de los votantes antes de las elecciones presidenciales del 2 de junio.

Durante más de una década, los grupos narcotraficantes dominantes se han ido fragmentando, generando una serie de bandas escindidas más pequeñas que se pelean por el territorio.

Hoy en día, los dos cárteles más grandes y poderosos, el de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación (CJNG), se enfrentan a rivales más pequeños como los Viagras, los Ardillas y los Escorpiones.

Muchos de los cárteles se han expandido hacia nuevos negocios lucrativos. En un informe de 2024, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos calificó a los cárteles de Sinaloa y Jalisco como “organizaciones criminales transnacionales” porque están “involucrados en el tráfico de armas, el lavado de dinero, el tráfico de migrantes, el tráfico sexual, el soborno, la extorsión y una serie de otros delitos”. . .

Los cárteles controlan más territorio que nunca antes, alrededor de un tercio del país, según una estimación del ejército estadounidense.

“Ha habido un deterioro exponencial”, dice Manuel Clouthier, exdiputado estatal y empresario del estado noroccidental de Sinaloa, hogar del cartel de la droga del mismo nombre. “México se está convirtiendo en un estado fallido”.

A medida que el poder económico de los cárteles ha crecido, también lo ha hecho su alcance internacional. Los dos principales cárteles de México dirigen ahora una red de actividades ilegales que se extiende por toda América del Sur y que desafía a los gobiernos y alarma a los ciudadanos. Las batallas entre afiliados locales del CJNG y el cartel de Sinaloa han convertido al anteriormente pacífico Ecuador en uno de los países más violentos del mundo.

Los cárteles obtienen los químicos necesarios para fabricar drogas sintéticas como el fentanilo de China e India y tienen fuertes conexiones con mafias europeas como la ‘Ndrangheta italiana, dicen los investigadores. Anne Milgram, jefa de la DEA, dijo ante un comité del Senado de Estados Unidos en febrero del año pasado que “el cártel de Jalisco tiene influencia a través de asociados, facilitadores e intermediarios en todos los continentes excepto en la Antártida”.

En Estados Unidos, el deterioro de la seguridad en México y el floreciente tráfico de drogas se han convertido en un tema electoral, y los republicanos piden una línea más dura. Algunos miembros del partido han llegado incluso a pedir que las fuerzas militares estadounidenses capturen a los líderes de los cárteles en operaciones de comando al estilo de Osama bin Laden.

Si bien investigadores independientes cuestionan las estadísticas oficiales sobre delitos como el asesinato, los expertos coinciden en que el poder del crimen organizado representa ahora un grave riesgo no sólo para la población sino también para las empresas y la economía. Es una de las razones, dicen los expertos, por las que el país no está logrando capitalizar plenamente su potencial para alejar la manufactura de China.

Un líder empresarial mexicano, hablando extraoficialmente debido a lo delicado del tema, dice que la seguridad se ha deteriorado dramáticamente bajo López Obrador y que el gobierno ha minimizado el problema. “Nadie habla de narcotráfico o de robo de combustible”, afirma.

El presidente ha pintado el cuadro de una administración que hace todo lo posible para abordar el problema, al tiempo que culpa a sus predecesores por crearlo. Hasta ahora ha evitado pagar un precio político grave por el deterioro. Su índice de aprobación se mantiene en el 65 por ciento, según el agregador de encuestas Oraculus, y apenas ha cambiado en los últimos tres años.

“El [gobierno] ha estado tratando sobre todo de controlar la narrativa”, dice Falko Ernst, analista senior de México de Crisis Group. «La política de seguridad se ha diluido hasta convertirla en un ejercicio de relaciones públicas con fines electorales».

En realidad, añade, las políticas de López Obrador han permitido que los criminales sigan “consiguiendo un punto de apoyo mucho más fuerte, mucho más directo y mucho más agresivo dentro de las instituciones”.

Oficialmente, la seguridad es una máxima prioridad para López Obrador. Cada día laborable a las 6 de la mañana, el presidente preside un gabinete de seguridad con jefes militares y de policía y ministros clave. Dos veces al mes su equipo de seguridad presenta un informe de “impunidad cero” con una avalancha de estadísticas que cubren todo, desde arrestos hasta el número exacto de fuerzas de seguridad y vehículos desplegados.

“En ninguna parte del mundo existe un gabinete de seguridad donde el [presidente] encabeza las tareas diarias”, dijo Rosa Icela Rodríguez Velázquez, ministra de seguridad de México, en la sesión informativa de seguridad del 30 de abril. Desde que asumió el cargo, añadió, el presidente presidió 1.353 reuniones del consejo de seguridad y no faltó a ninguna.

Al inicio de su administración, López Obrador trazó una nueva estrategia a la que llamó “abrazos, no balazos”. La idea era abordar las causas profundas del crimen, reemplazar la policía federal con una nueva Guardia Nacional dirigida por militares y minimizar el derramamiento de sangre evitando la confrontación directa con los cárteles. En cambio, hizo un llamamiento a los miembros del cártel para que «pensaran en sus madres».

López Obrador pretendía que su enfoque más pacífico fuera una alternativa a la “guerra” de Calderón de 2006-2012 y a la estrategia de su predecesor inmediato Enrique Peña Nieto, que no había logrado contener las crecientes tasas de homicidios.

Pero el presidente recibió feroces críticas por saludar personalmente a la madre del jefe del cártel de Sinaloa encarcelado, Joaquín “El Chapo” Guzmán, en 2020, algo que, según dijo, era un gesto humanitario hacia una mujer que entonces tenía noventa años.

Eduardo Guerrero, experto en seguridad de Lantia Consultores, dice que la política de López Obrador de abrazos y no balazos “tuvo el . . . efecto no deseado de expandir la presencia geográfica del crimen organizado a nuevas áreas, precisamente porque el ejército no estaba enfrentando a los criminales”.

Los grupos criminales también están interfiriendo de manera más descarada en las elecciones. La campaña de este año, que incluye elecciones para congresos federales y estatales, gobernaciones y alcaldías, ha sido la más mortífera de la historia. Hasta el momento, 36 candidatos y otras 45 personas vinculadas a las elecciones han sido asesinados, 15 más secuestrados y decenas más amenazados, según el centro de estudios Laboratorio Electoral.

Otro campo de batalla clave son las estadísticas oficiales. El mandato de seis años de López Obrador será el más violento de la historia de México en términos de asesinatos totales, con más de 175.000 asesinados hasta el momento. Pero el presidente ha aprovechado las cifras que muestran una pequeña reducción de los homicidios en los últimos tres años desde un nivel récord en 2020.

 

Fuente Financial Times

redaccionqroo@cambio22.mx

RHM

¡Únete a nuestras comunidades del Diario Cambio 22 en Whatsapp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.

WhatsApp Telegram
Telegram