Francis Marín/CAMBIO 22

CANCÚN, Q. ROO a 15 de mayo.- La incertidumbre de saber en que condiciones se encontraría el remozado estadio de beisbol “Beto Ávila” en su reapertura para recibir al equipo de casa los Tigres de Quintana Roo, terminó por llevarse la aprobación de los cerca de ocho mil asistentes al inmueble de la Súper Manzana 21, quienes no solo se sorprendieron de lo diferente pero cómodo que resulta el espacio de las gradas, sino que también disfrutaron de una fiesta multicolor y de un excepcional duelo de pelota.

Pese a la premura de tiempo con la que salieron a la venta los boletos previo al primer juego de la serie entre los bengalíes y los Leones de Yucatán, así como contados descontentos de algunos aficionados, las nuevas zonas llamadas VIP y butaca lateral se comenzaron a poblar al momento de abrirse las puertas del estadio a eso de las 17:45 horas.

Al encontrarse a su totalidad ese par de localidades, se abrió la tribuna general o zona de -bleachers-. Mientras la gente se acomodaba en sus lugares, así como recorrían el amplio -pasillo de las delicias- y la tienda de souvenirs; la escolta junto con la banda de guerra del 64 Batallón de Infantería de Benito Juárez se alistaban para los honores al lábaro patrio.

Fue así que en punto de las siete de la tarde la directiva de los Tigres de Quintana Roo encabezada por su propietario Fernando “Toro” Valenzuela hizo acto de presencia en el centro del diamante, acompañados por los directivos de los principales patrocinadores del equipo para esta temporada, entre ellos el empresario regiomontano Carlos Bremer, dando paso a la ceremonia protocolaria.

En la ceremonia cívica militar se extendió la monumental bandera nacional en los tres jardines del terreno de juego; mientras tres aviones militares pasaban por encima del estadio “Beto Ávila” dejando una estela tricolor que provocó el alarido de los asistentes; para posteriormente dar paso a la presentación tanto de los Leones de Yucatán como de los Tigres de Quintana Roo.

Al mencionar el sonido local a cada uno de los jugadores bengalíes y pasar en medio de una valla conformada por el grupo de animación de las “Tigritas”, los aplausos no se hicieron esperar, llegando el gran estruendo cuando se presentó a la mascota más famosa de México como es el Tigre “Chacho”.

Otro momento estelar fue la salida del manager puertorriqueño Tony Rodríguez acompañado por la madrina 2022 de los Tigres, la conductora de televisión local Michelle Domínguez. Y enseguida llegó el esperado -show- de luz y sonido con un -performance- entre prehispánico y moderno, cerrando con una espectacular lluvia de fuegos pirotécnicos que iluminaron el cielo cancunense por espacio de casi diez minutos.

Después de ese espectáculo que de inmediato fue viralizado en redes sociales por los asistentes, llegó el juego de beisbol que no defraudo para nada de los asistentes que durante tres horas con 59 minutos disfrutaron no solo de nueve entradas, ya que el juego se fue a -extra innings-.

Y justo a las 0:35 horas de este domingo Ángel Erro se convirtió en el gran héroe de la velada con un hit al jardín izquierdo que hizo anotar al cubano Ronier Mustelier la carrera con la que los Tigres dejaron tendidos en el terreno a los Leones de Yucatán y que provocó la locura en las tribunas.

Es así como el “Beto Ávila” paso la prueba y ahora la obra seguirá su marcha por las mañanas, para que por las tardes se les vuelva a entregar a los Tigres para jugar y tener muy pronto la reinauguración oficial de este muy digno escenario.

[email protected]

[email protected]

RAM