► Ahora, con el gran hallazgo de una cueva que aún no le encuentran el fondo, la autoridad se ve obligada a retrasar e incrementar costos del proyecto

► Expertos consideran que si se tenía este hallazgo, se debió modificar la ruta trazada para el proyecto

Por Olivia Vázquez/CAMBIO 22

CANCÚN, 10 de julio.- A pesar de que el Puente de la Laguna Nichupté ha sido el proyecto más planteado, analizado y solicitado en más de 20 años para resolver los temas de movilidad que enfrenta la zona hotelera más exitosa de América Latina, ninguna autoridad ni especialistas tenían estudios profundos que identificarán la gran cueva que fue encontrada ahora en el proceso de construcción del puente vial y que impide la colocación de pilotes para dar continuidad al trazo vial del puente, retrasando el tiempo de la obra e incrementando sustancialmente el presupuesto asignado para resolver el tema.

Especialistas refieren que desde septiembre del 2022, cuando finalmente el proyecto tuvo luz verde para su construcción, se hicieron estudios para algunos pilotes y desde ahí, se conocía de la existencia de esa cueva, por lo que la pregunta sería porque desde esa fecha no se hicieron estudios más profundos y no se modificó el trazo del proyecto.

Roberto Rojo, biólogo ambientalista detalló que de acuerdo a la solicitud presentada ante Transparencia, se refiere que se trata de una cueva de 70 metros de diámetro y una profundidad es de 37 metros sin que se llegará al fondo.

Este hallazgo, resaltó, no es sorprendente para nadie, pues en la región, los fenómenos kársticos, sobre todo en la parte norte, son muchos y se tienen mil 800 kilómetros de galerías exploradas por espeleólogos, pero es claro que hay muchísimas más.

No obstante la particularidad del terreno, refirió que la vocación turística de la zona con ciudades muy jóvenes se ha dado con éxito, pero ha dejado la investigación relegada siendo que cualquier construcción en esta zona, sobre todo si son proyectos grandes como el Tren Maya o el puente, tienen que tener estudios a detalles para evitar demoras y sobre todo evitar estos sobrecostos que nos cuestan a los contribuyentes.

“Desafortunadamente muchas veces todas estas infraestructuras corren contra reloj por cuestiones principalmente políticas cuando deberíamos darles el tiempo necesario y la investigación suficiente para hacerlos de la manera correcta, sobre todo con seguridad para las personas y el medio ambiente” expresó.

Ahora con la obra en pleno avance, señaló que se lidia con esta gran cueva, cuando lo ideal hubiera sido modificar el trayecto o plantear otras soluciones.

En este sentido consideró que este tipo de hallazgos, si vulneran el proyecto, pues “tenemos que recordar esto, el territorio kárstico sobre el cual vivimos, la roca caliza no es fijo, esta roca constantemente está en disolución, cada cenote de la península de Yucatán es un colapso y tenemos miles de cenotes, obviamente esto ha sido un tiempo geológico muy largo, pero siempre en esta región corremos el riesgo de colapsos, ya lo vivimos en la carretera federal 307 en 2015 que colapsaron los 4 carriles, 2020 vuelve a colapsar al sur de playa del Carmen y vemos el proyecto del tren maya en el tramo 5 sur, que no se ha logrado terminar por todos los problemas que han tenido con las cuevas que hay en ese lugar, es decir, tenemos que aprender y vivir y construir sobre este territorio tan frágil sino nos vamos a estar encontrando estos problemas una y otra vez con peligro del medio ambiente y con peligro de la infraestructura y lo más importante el peligro de las vidas humanas”, señaló.

Sobre el proyecto del puente en sí, datos oficiales refieren que precisamente en el tramo de pilotes 69 y 71, se estará modificando el proyecto con una estructura metálica que dará continuidad a la vialidad. Esta obra se realizará para no alterar el trazo del proyecto original.

Esta sección, es una base de estructura metálica, de 103 metros de longitud cuando el proyecto inicial contemplaba sólo una estructura de concreto armado.

Este ajuste al proyecto fue revelado por Jesús Felipe Verdugo López, subsecretario de Infraestructura de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transporte (SICT), durante su participación en el octavo Seminario Internacional de Puentes, organizado por la Asociación Mexicana de Ingeniería de Vías Terrestres (AMIVTAC) que se realizó en Nuevo Nayarit.

No obstante a pesar de la modificación del proyecto, también se debe puntualizar que el puente de la Laguna Nichupté había sido un proyecto muy cantado por varias administraciones federales desde hace más de 20 años y que incluso el mismo Fonatur, en su momento, había presentado estudios concretos de un proyecto ejecutivo que daría paso a esta obra, donde también se afirmaba se tenía todo el estudio de impacto ambiental y de suelo, por lo que sólo era cuestión de conseguir los recursos para concretar la obra.

En todo este proyecto que se inició en la segunda mitad del 2022, también se han dado señalamientos serios sobre el mismo impacto ambiental que se está dando en el sistema lagunar Nichupté porque la empresa constructora, ICA, no está respectando las condicionantes marcadas en el estudio de impacto ambiental, lo que ahora viene a sumar que esta gran caverna encontrada, tampoco se estudio a fondo.

 

[email protected]

JFCB

WhatsApp Telegram
Telegram
Diario Cambio 22 - Península Libre