Redacción/CAMBIO 22

Seis niños menores de diez años murieron cuando su madre, quien luego trató de suicidarse, los arrojó a un pozo en el oeste de la India, tras una discusión con su marido.

La muerte de los niños ocurrió el lunes en Mahad, en el distrito de Raigad en el estado de Maharashtra, cuando la madre arrojó a sus cinco hijas y un hijo en un pozo de unos seis metros de profundidad, según informó la Policía de la localidad al diario Times of India.

“Los cuerpos de los niños fueron retirados del pozo a las 22:00 h local (del lunes) y fueron enviados a un centro de salud para la autopsia”, detallaron las fuentes policiales, según recoge el diario indio.

Aunque todavía se desconoce el motivo del crimen, “se sospecha que una disputa con su marido alcohólico le llevó a tomar este paso drástico”, anotó la Policía, que añadió que la mujer se encuentra en la comisaría “pero no está en condiciones de revelar nada”.

La madre, de 30 años, también intentó acabar con su vida al lanzarse al pozo, pero fue rescatada por unos vecinos, que se encuentran traumatizados por lo ocurrido, de acuerdo con fuentes de la localidad al mismo diario.

Hasta marzo de 2017, cuando un proyecto de ley despenalizó los intentos de suicidio, esta práctica se consideraba un acto criminal en el país asiático, condenable con hasta un año y medio de prisión y multa económica.

En 2020, más de 153 mil personas se suicidaron en India, casi 10 por ciento más que en 2019, cuando se registraron unos 139 mil suicidios, según datos del último informe emitido por el Buró Nacional de Registro de Crímenes (NCRB, en inglés).

Organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) remarcan que las muertes por suicidio nunca tienen un único detonante, sino que son el resultado de factores psicológicos, biológicos y sociales que tienen tratamiento.

 

Con información de EFE

JFCB