Redacción/CAMBIO 22

Científicos de México y Rusia han acordado poner en marcha nuevos proyectos de investigación conjuntos, informó a la agencia RIA Novosti Grigori Trúbnikov, director del Instituto Conjunto de Investigaciones Nucleares (ICIN) de la ciudad de Dubná, provincia de Moscú.

Desde las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el marco de la primera reunión entre el ICIN y el mexicano Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt), Trúbnikov reveló que trabajarán en varias áreas prioritarias. Por un lado, se abarcará lo relacionado a “técnicas nucleares en medicina, ecología y ciencia de materiales” y, por otro, en “tecnologías de la información y tecnologías cuánticas”.

El tercer campo a tratar es el relacionado al proyecto ruso NICA (acrónimo inglés de Instalaciones de Colisionador de Iones basado en Nucleotrones) —que se construye en el ICIN—, dentro del cual “México quiere ampliar su participación”, aseguró. “Estas tres áreas deben ser apoyadas por un amplio y serio programa de intercambios académicos e implicar la participación de jóvenes científicos, estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado en nuestro proyecto conjunto”, añade.

Según Trúbnikov, un equipo dirigido por el investigador de la UNAM Alejandro Ayala participa desde 2018 en el proyecto NICA y ya existen varias decenas de publicaciones conjuntas en revistas científicas en estos cinco años. Desde entonces, la UNAM y otros centros científicos de otras universidades “mostraron interés en ampliar la cooperación con Dubná, no solo en el colisionador, sino también en otras áreas”, explicó.

Por su parte, Ayala contó que en el marco de la investigación conjunta en el campo de la física de alta energía —conocida también como física de partículas—, la parte mexicana ha descubierto que el laboratorio del ICIN tiene un gran potencial y ofrece un abanico de oportunidades para la cooperación científica.

En este contexto, ahora son más los especialistas de distintas áreas interesados en establecer puntos de cooperación, especialmente en el campo de las ciencias aplicadas.

En marzo pasado, Rusia y México firmaron una declaración de colaboración en la que acordaron expandir la cooperación desde el proyecto NICA y física teórica hasta un rango más amplio. De este modo, se creó el Comité Coordinador Conjunto ICIN-México. “Apoyaremos estos proyectos para este año empezar a preparar su implementación, y para que el próximo año estos proyectos ya se lancen oficialmente. […] Esperamos que varias decenas de personas de México se involucren en estas direcciones de investigación de la manera más seria”, resaltó Trúbnikov.

 

 

Fuente: RT
[email protected]
MRM