Redacción/ CAMBIO 22

CHETUMAL, 5 de agosto. –Una vecina de la colonia Pacto Obrero Campesino solicitó apoyo al número de emergencias 911, pues un niño de 11 años llegó a su domicilio argumentando que había sido corrido de su casa por no aprenderse las tablas de multiplicar. Los agentes policiales intervinieron y llevaron al menor de vuelta a su hogar, donde su padre aclaró la situación. Se le brindó asesoramiento para canalizarlo con profesionales del Grupo Especializado.

Poco después de las 9 de la noche, una vecina de la colonia Pacto Obrero Campesino realizó una llamada de emergencia al número 911, solicitando ayuda debido a que un niño de 11 años había llegado a su domicilio con un motivo inusual.

Los agentes policiales acudieron al domicilio ubicado en la calle 6, donde se encontraron con una mujer de 42 años, quien explicó que el niño llegó a su casa alegando que había sido expulsado de su hogar por no aprenderse las tablas de multiplicar.

Ante la situación, la vecina pidió la intervención de las autoridades para asegurar el bienestar del menor. Los agentes lo llevaron de vuelta a su casa para investigar más a fondo la situación.

Al entrevistar al padre del niño, este aclaró la versión del menor. Explicó que su hijo estaba estudiando las tablas de multiplicar, pero al no lograr memorizarlas, se sintió frustrado y decidió salir de su hogar y sentarse en la banqueta.

El padre informó que él había salido a comprar la cena y al regresar notó que su hijo ya no estaba en casa. Agradeció a los policías por haberlo encontrado y traído de vuelta.

Los agentes brindaron orientación y apoyo a la familia, exhortándolos a acudir a la instancia respectiva para la canalización del niño con profesionales especializados que puedan ayudar en su desarrollo y bienestar emocional.

 

[email protected]

RHM