abril 13, 2024 17:02

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 13, 2024 17:02

Redacción/CAMBIO 22

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha confirmado la destrucción “masiva y generalizada” de la estructura sanitaria en Ucrania y ha denunciado los “graves impedimentos” de la asistencia médica en territorios ocupados por Rusia.

MSF, que solo ha sido autorizada a operar en zonas bajo control ucraniano, ha instado en un comunicado a las partes beligerantes a respetar el Derecho Internacional Humanitario y ha recordado la obligación de proteger a la población y las infraestructuras civiles y de garantizar el acceso a medicamentos y suministros médicos vitales.

“Nuestros equipos fueron testigos directos de casas, tiendas, parques infantiles, escuelas y hospitales reducidos a escombros. En algunas de las ciudades y pueblos donde trabajamos, la destrucción era absoluta. En 25 años de trabajo en zonas de guerra, quizá solo haya uno o dos casos en los que haya visto una devastación similar: lugares como Mosul o Grozni. A lo largo de los 1.000 kilómetros de línea de frente en Ucrania, algunas zonas simplemente han sido borradas del mapa”, ha afirmado Christopher Stokes, coordinador de programas de MSF en Ucrania.

La ONG también ha relatado que, desde mediados de 2022, los trabajadores de la organización han sido testigos de los ataques contra el sistema sanitario ucraniano, como un bombardeo con bombas de racimo en hospitales de Mikolaiv o Apostolove y la presencia de minas antipersona dentro de hospitales en zonas anteriormente ocupadas por tropas rusas como Jersón, Donetsk o Izium.

“El uso de minas terrestres está muy extendido en las zonas del frente, pero verlas de verdad colocadas en estructuras médicas es espeluznante, un acto increíble de inhumanidad. Envía un mensaje claro a quienes acuden en busca de medicinas o tratamiento: los hospitales no son un lugar seguro”, ha afirmado el coordinador de proyectos de MSF en la región de Donetsk Vincenzo Porpiglia.

Además, los mismos trabajadores han descubierto que edificios sanitarios situados en regiones que habían sido ocupadas por Rusia, como Jersón y Donetsk, habían sido saqueados y que vehículos médicos como ambulancias habían sido destruidos o usados como almacenes de armas y explosivos.

Según los pacientes tratados por MSF y sus trabajadores que vivieron bajo ocupación rusa, la gente sufría “graves restricciones” para acceder a asistencia sanitaria por las restricciones de movimiento, la destrucción de estructuras sanitarias o al comportamiento “impredecible” de algunas unidades rusas, e informaron sobre el saqueo que sufrieron farmacias y hospitales.

Fuente Europa Press

[email protected]

 

JFCB

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com