Ricardo Jesús Rivas/CAMBIO 22

CHETUMAL, 29 de mayo. – La transparencia y la ética en la política municipal se ven cuestionadas tras la divulgación de un video donde un taxista revela un esquema de movilización electoral en Chetumal, aparentemente coordinado por la campaña de Yensunni Martínez Hernández en conjunto con el Sindicato de Taxistas.

En el video, el conductor detalla cómo se ha acordado el pago de dos mil pesos por taxi para transportar votantes el día de las elecciones, una operación que, según sus cálculos, ascendería a más de un millón de pesos con la participación de 500 taxis.

Esta revelación genera consternación entre la ciudadanía y pone en tela de juicio la legalidad y la moralidad de las tácticas electorales empleadas. El taxista, cuya identidad se mantiene en reserva por razones de seguridad, explica cómo cada vehículo portará un letrero en apoyo a Martínez Hernández, por el cual recibirán un pago adicional de trescientos pesos al finalizar el servicio. Estos detalles no solo sugieren una planificación detallada, sino también una significativa inversión financiera que, según el taxista, proviene de fondos públicos malversados.

Este hecho, cuestiona la integridad de los procesos electorales en Quintana Roo, donde la compra de votos y la manipulación de la voluntad ciudadana a través de incentivos monetarios no son prácticas nuevas, pero sí profundamente dañinas para la democracia. Las autoridades electorales y judiciales no se han pronunciado al respecto.

Mientras tanto, la respuesta de Yensunni Martínez y su campaña ante estas acusaciones será crucial para determinar su compromiso con los principios democráticos y la transparencia ante los electores que, cansados de la política tradicional, demandan cambios reales y éticos en su gobierno local.

Finalmente, la implicación del Sindicato de Taxistas en esta operación traza preguntas sobre el papel de los sindicatos en la política local y su influencia en los procesos electorales. Es fundamental que estas organizaciones se mantengan al margen de las actividades partidistas para preservar su integridad y la confianza pública en sus operaciones.

 

 

redaccion@diariocambio22.mx

JFCB