Redacción/CAMBIO 22 

Un millón de migrantes acampan precariamente en el centro de la ciudad estadounidense de El Paso, en la frontera con México, desbordada por la llegada masiva de personas que han decidido arriesgarse a viajar de Estados Unidos, antes de que el jueves se levante el Título 42, una norma que ha permitido las expulsiones en caliente por motivos sanitarios.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, anunció este lunes el despliegue de una nueva unidad de la Guardia Nacional que operará con helicópteros para evitar la entrada de migrantes desde México y anticipó que están preparando leyes para considerar como delito grave la entrada ilegal y permitir así la expulsión de los migrantes.

En El Paso está vigente el estado de emergencia desde el 1 de mayo para poder reaccionar con más diligencia a la situación, debido a la gran afluencia de migrantes que han decidido no esperar a que el Título 42 concluya para intentar buscar una mejor vida en Estados Unidos.

En el centro de la ciudad, en torno a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, se concentran ya un millón de personas que se protegen de noche con mantas entregadas por la Cruz Roja y de día usan improvisados cobijos, hechos con lonas, para evitar el calor que se hace notar con fuerza en estas latitudes meridionales del país.

Se han instalado servicios públicos para las personas que se concentran en la zona, muchas de las cuales hacen planes sobre su próximo paso: solicitar asilo o continuar su camino hacia el norte, arriesgándose a ser detenidos y deportados.

En un lateral de la iglesia, unos altavoces repiten un mensaje leído por el miembro de la alcaldía, el juez del condado Ricardo Samaniego, en el que advierte que “cada vez son más los migrantes que vienen en camino” y les avisa de que “prolongar su estadía en esta ciudad puede retrasar aún más su proceso migratorio”.

Samaniego insiste en que los albergues de la ciudad sólo están preparados para brindar alojamiento por tres días a los recién llegados y les conmina a marcharse: “Se espera que la situación de migrantes en la calle empeore”.

Por la mañana de este lunes, un grupo de unos diez funcionarios municipales ofrecían información a las personas presentes ante la gran confusión y preocupación de la mayoría de ellos.

La normativa migratoria Título 42 fue adoptada por el expresidente republicano Donald Trump bajo el pretexto de la pandemia para permitir las expulsiones exprés alegando problemas sanitarios.

El Paso, el punto de mayor entrada de migrantes

Según el jefe de la Patrulla Fronteriza, Raúl Ortiz, la región de El Paso es en la que se ha registrado un mayor número de cruces fronterizos en los últimos seis meses, con una presencia mayoritaria de venezolanos.

De acuerdo con datos de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés), entre octubre de 2022 y marzo de este año han sido detenidos en la frontera sur del país un millón 223 mil 67 migrantes, la mayoría de ellos, en la región fronteriza de El Paso.

En comparación con el mismo periodo del año pasado el número de detenciones en esta zona ha aumentado en un 134%.

En estos meses, las autoridades estadounidenses detuvieron a 382 mil 92 mexicanos; 85 mil 664 guatemaltecos; 75 mil 824 hondureños, y 30 mil 735 salvadoreños, las principales nacionalidades que tradicionalmente han cruzado la frontera sin solicitar los permisos oportunos.

Sin embargo, en los últimos años ha crecido mucho el flujo de ciudadanos de otros países latinoamericanos y, desde octubre pasado, los cuerpos de seguridad han interceptado 114 mil 710 cubanos, 95 mil 39 nicaragüenses, 89 mil 201 colombianos, 61 mil 129 venezolanos, 58 mil 254 peruanos y 46 mil 284 haitianos, entre otras muchas nacionalidades.

 

 

Fuente EFE

redaccionqroo@diariocambio22.mx

MRM