Redacción/CAMBIO 22

Las secretarías de seguridad, fiscalías estatales y federal, así como Guardia Nacional (GN) e integrantes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), reportaron el robo de 2,291 armas entre el 1 de diciembre del 2018 y mayo del 2023 de acuerdo con datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Según las cifras del Ejército Mexicano, encargado por ley de llevar el registro de armamento usado por instituciones públicas el país, por año completo, el de más reportes de robos de armas fue el 2019 (721); le siguen el 2021 (701); el 2020 (474); y el 2022 (299).

Además, de las 2,291 piezas de armamento reportadas como robadas el 24% (559) fueron armas largas y 76% (1,732) cortas.

Por entidad, el Estado de México fue el de mayor número de piezas que se reportaron como hurtadas con 417 piezas, de las cuales 332 eran cortas y 85 largas.

A la entidad mexiquense le siguieron, dentro de las cinco con más registros, la Ciudad de México con 254 de las cuales 227 fueron cortas y 27 largas.

Además, está Jalisco, que sumó que 140 piezas de armamento que le fueron robadas a la fiscalía estatal y la Secretaría de Seguridad local, de las cuales fueron 90 cortas y 50 largas.

En cuarto lugar se posicionó Veracruz, con 155 piezas reportadas como robadas desde diciembre del 2018; de ellas 109 fueron armas cortas y 46 largas, según las cifras de la Sedena, que fueron divulgadas a través de la solicitud de información con folio 330026423001710.

Mientras que en quinto lugar se posicionó Guerrero con 121 armas robadas: 89 cortas y 32 largas.

En general, los datos de la Sedena indicaron que tenía registros de robo de armas en 31 de las 32 entidades del país, y solo en el caso de Tamualipas se precisó que no se habían reportado robo de armas a la institución castrense.

A su vez, el estado con menor número de reportes, fue Yucatán con sólo dos armas reportadas como robadas en el periodo indicado.

Corporaciones federales

En cuanto a las corporaciones de seguridad pública federales con registro de robo de armas, el Ejército tiene reportes de 202 armas robadas de las cuales 137 fueron cortas y 65 largas.

Los reportes corresponden a la Fiscalía General de la República (68); la Guardia Nacional (130) y Centro Nacional de Inteligencia (4).

Para diciembre del 2018 no se reportaron armamento robado a las instituciones de carácter federal; para el 2019 sumaron en total 67 piezas hurtadas.

En 2020, el Ejército Mexicano registró 86 piezas de armas robadas; para el 2021 sumaron 37, mientras que para el 2022 sumaron 12 casos, en tanto que, entre enero y mayo pasado, no se registraron casos.

Casos de extravío

En el caso de los extravíos armamento, la Sedena tiene reportes de 761 piezas, de las cuales 164 fueron armas largas como ametralladoras, el equivalente a 21.5 %.

En este rubro, por año completo, el de más registros fue el 2019 con 315 piezas de armamentos extraviadas por los elementos de seguridad estatales y federales; le siguieron el 2020 (195); el 2021 (157); el 2022 (69).

Mientras que, en lo que va del 2023 suman por lo menos 18 armas extraviadas por el personal de seguridad.

El estado en donde más piezas de armas han sido extraviadas es, así como en los robos, el Estado de México, en donde registraron 113 casos.

Le siguieron la Ciudad de México (82); Veracruz (58); Michoacán (48) y Jalisco (40).

Así como en los casos de robos, de los 32 estados, sólo las instituciones de seguridad de Tamaulipas no han presentado reportes a la Sedena sobre extravío de armas desde diciembre del 2018.

En el caso de las instituciones federales se han reportado 72 armas perdidas: aquí la Guardia Nacional encabeza en casos con 130 piezas extraviadas, le sigue la Fiscalía General de la República con 68 y el Centro Nacional de Inteligencia (4).

Armamento del Ejército Mexicano

Por otra parte, el Ejército Mexicano tiene registros también de armas robadas, extraviadas o desaparecidas, además de granadas y cartuchos, según su propia información.

En el periodo referido, la Sedena tiene registros de 55 armas del personal militar que han desaparecido o robado; a diferencia de lo que pasa en los estados, en el Ejército la mayoría de las armas son largas, con 46 (83%).

Los casos se reparten en Guanajuato; Aguascalientes; Quintana Roo; Michoacán; Zacatecas; Tabasco; Ciudad de México; Estado de México; Sinaloa; Puebla; San Luis Potosí; Nuevo León; Hidalgo; Oaxaca y Coahuila.

Además de las armas, el Ejército Mexicano tiene el registro de extravío, robo o desaparición de 41 granadas desde el 2018; aunado a 43,858 cartuchos de diversos calibres.

El año con más registros de cartuchos desaparecidos o robados fue el 2019 con 39,300, es decir, el 90 % del total.

Los extravíos y robos al Ejército Mexicano

– 2018  En diciembre de este año, la Sedena registró un arma y tres granadas como extraviadas, desaparecidas o robadas.

– 2019  La Sedena no encontró o le fueron hurtadas 19 armas, entre cortas y largas, así como 39,300 cartuchos y 22 granadas.

– 2020 Se registró la pérdida o robo de 13 armas, 1,685 cartuchos y seis granadas.

– 2021 El número de armas no encontradas fue 10, mientras que 1,750 cartuchos no fueron localizados.

– 2022 Para este año, la Sedena registró 10 armas, 1,123 cartuchos y 10 granadas como extraviadas o robadas.

– 2023 Hasta mayo, el Ejército no localizó o le fueron robadas dos armas cortas.

Con información de El Economista

 

 

[email protected]

JFCB