• La candidata de la oposición venezolana para una eventuales elecciones presidenciales afirma que su inhabilitación es un asunto político y no jurídico, por lo que debe resolverse con negociaciones.

 

Redacción/CAMBIO 22    

En Venezuela, los tiempos se manejan de manera muy distinta a lo que pasa en otros países. En la última semana, el país ha intensificado un conflicto territorial con Guyana, su vecino, a niveles que han preocupado a la comunidad internacional. Pero, con pretexto de esta disputa, el gobierno de Nicolás Maduro dio un golpe a la oposición.

El fiscal Tarek William Saab anunció el miércoles 6 de septiembre que levantó órdenes de aprehensión contra 14 dirigentes opositores, entre ellos tres integrantes del equipo de la ganadora de las primarias de la oposición, María Corina Machado, por supuestos delitos de traición a la patria, en relación con presunta financiación extranjera.

Los miembros de Vente Venezuela, el partido de Machado, Henry Alviarez, Claudia Macero y Pedro Urruchurtu, son acusados por “traición a la patria, conspiración con una potencia extranjera (…), legitimación de capitales y asociación para delinquir”.

Machado habló con Expansión el 7 de diciembre, horas después la emisión de las órdenes de aprehensión y dijo que, aunque el ambiente dentro de su equipo era de temor a más represalias, este tipo de acusaciones solo son una muestra de la desesperación de Nicolás Maduro.

“Lo primero es el plano personal, yo ayer hablaba con los hijos de Henry, con la mamá de Claudia, con la tía de Pedro, es decir, imagínate el impacto que esto tiene en el entorno familiar”, dijo Machado en entrevista. “Evidentemente tiene un impacto también, sobre todo en la organización, porque al final son nuestros compañeros de trabajo, que tienen funciones súper relevantes, y son líderes. Entonces la gente siente que es una acción absolutamente injusta y que demuestra un régimen que está actuando con desesperación”.

Hace unas semanas, el ambiente para el equipo de Machado era muy diferente. De manera opresiva, arrasó en las primarias de la oposición con más de 92.35% de los 2.4 millones de votos que se emitieron en los comicios.

Machado dice que la participación en las primarias fue sorprendente para muchas personas, especialmente para el régimen de Nicolás Maduro, que no esperaba una participación amplia de los sectores populares y rurales, que han constituido las bases sociales del chavismo desde hace décadas.

“Estos eran sectores en los cuales el chavismo siempre había mantenido un férreo control social. Eso se les rompió ese mecanismo de extorsión de que si no eres absolutamente incondicional”, dice.

“Eso se rompió en una expresión de verdad lúcida, hermosa, que me dijo una madre a mí en los Andes venezolanos a principio de este año. Me dijo, ¿cuál miedo, María Corina? ¿Qué más me pueden quitar si me quitaron a mis hijos que tuvieron que emigrar para tener un futuro?”, sostiene la aspirante a la presidencia.

Por ello, sostiene, el gobierno de Maduro ha cometido “errores” en las últimas semanas, como elevar el tono del reclamo territorial del Esequibo —un territorio rico en recursos naturales— con Guyana, o como ordenar la detención de miembros de la oposición en plenas negociaciones para la celebración de comicios a cambio del levantamiento de sanciones por parte de Estados Unidos.

La política liberal, que se enfrentó a Hugo Chávez en 2012, sostiene que es muy complicado anticipar cuáles serán los siguientes pasos del régimen chavista en relación con la oposición o con las negociaciones

 

 

 

Fuente: Expansión

[email protected]

MRM