abril 15, 2024 10:11

16.67

Renán Castro Madera, Director General

Renán Castro Madera, Director General

abril 15, 2024 10:11

 

  •  La Vida y Legado de una Pionera en el Estudio de las Tradiciones Afrodescendientes en Cuba

 

  • Lydia Cabrera es considerada una de las más brillantes etnólogas de la historia cubana, destacada por sus estudios sobre la presencia y huellas de la cultura africana en la Isla.

 

Gabriel Hernández/CAMBIO 22

Lydia Cabrera, una etnóloga cubana de renombre, se erige como una figura destacada en la exploración y preservación de las ricas tradiciones afro-cubanas.

A lo largo de su vida, Cabrera no solo documentó mitos y rituales, sino que también se sumergió en las raíces espirituales que definen la identidad cultural de Cuba.

En esta nota, exploraremos la vida y el legado de esta pionera, cuyo trabajo ha trascendido fronteras y ha dejado una marca indeleble en el estudio de las culturas afrodescendientes.

Infancia y Primeros Pasos:

Nacida el 20 de mayo de 1899 en La Habana, Lydia Cabrera creció en un entorno donde la mezcla de culturas africanas y europeas era palpable. Su fascinación por las tradiciones afro-cubanas se gestó en su infancia, influenciada por las historias que escuchaba de sus propios criados y la riqueza cultural que impregnaba su entorno cotidiano.

Educación y Viajes:

A pesar de los desafíos que enfrentaban las mujeres en la sociedad de la época, Cabrera demostró una determinación excepcional al buscar educación formal. Estudió en la Universidad de La Habana y, posteriormente, amplió sus horizontes académicos en Europa. Su viaje a París en la década de 1920 marcó un punto de inflexión, donde se sumergió en el mundo de la etnología y antropología.

En “El Monte”, Cabrera describe las principales religiones afrocubanas, la Regla de Ocha o Santería y el culto a Ifá, ambas derivadas de la tradicional religión Yoruba, y Palo Monte, originada en Africa Central.

Los críticos literarios le atribuyen haber llevado las narrativas orales afrocubanas a la literatura, al mismo tiempo que los antropólogos se han nutrido de sus relatos de información oral recogidos durante entrevistas a santeros, babalaos o paleros y de sus descripciones de las ceremonias religiosas.

Donó su extensa investigación a la biblioteca de la Universidad de Miami. Una sección del libro Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante está escrito bajo el nombre de Lydia Cabrera, en una interpretación de su voz literaria.

Aunque nunca recibió una educación antropológica, su perspectiva de estudio es sin duda antropológica. El tema principal en su trabajo es la marginalización de la cultura afrocubana, dándole una voz a través de imágenes y relatos, donde la ficción y los hechos se entremezclan.Lydia fue una de las primeras escritoras en reconocer y hacer pública la riqueza de la cultura afrocubana y su contribución a la literatura, la antropología y la etnología es de inmenso valor.

En los años 50 continuó publicando libros sobre las religiones afrocubanas, especialmente enfocados en los Abakuás, una sociedad secreta que no hablaba sobre su religión y menos con una mujer. Sin embargo, logró varias entrevistas con algunos miembros.

Lydia dejó Cuba en 1960, poco después de la revolución y nunca regresó. Salió como exiliada, primero llegando a Madrid y luego estableciéndose en Miami, donde permaneció el resto de su vida. Lydia Cabrera recibió varios doctorados honorarios. Cabrera describe sus cuentos como “transposiciones”, pero llegan mucho más lejos que simples relatos, ya que recreó y alteró elementos, personajes, y temas de la cultura africana, a la que agregó detalles y las costumbres de los siglos XIX y XX.

Compromiso con la Cultura Afro-Cubana:

De vuelta en Cuba, Lydia Cabrera dedicó su vida a documentar las creencias y prácticas de las religiones afro-cubanas, como la santería y la palo monte.

El enfoque de la escritora no solo era académico; Cabrera se sumergía en las comunidades, estableciendo relaciones cercanas con los practicantes y ganándose su confianza. Este compromiso auténtico se reflejó en sus obras, que incluyen “El Monte” y “La Laguna Sagrada.”

Legado Literario:

A lo largo de su carrera, Cabrera publicó numerosos libros que se han convertido en referencias fundamentales para estudiosos y entusiastas de la cultura afro-cubana.

Sus obras no solo son valiosas desde el punto de vista académico, sino que también capturan la esencia espiritual y poética de las tradiciones que exploró.

Libros nuevos publicados en el exterior de Cuba :

  • OtánIyebiyé, Las piedras preciosas (1970)

  • Ayapá, cuentos de jicotea (1971)

  • La laguna sagrada de San Joaquín (1973)

  • Yemayá y Ochún (1974)

  • Anaforuana, ritual y símbolos de la iniciación en la sociedad secreta abakuá (1975)

  • Francisco y Francisca: chascarrillo de negros viejos (1976)

  • Itinerario del Insomnio, Trinidad de Cuba (1977)

  • La regla kimbisa del Santo Cristo del Buen Viaje (1977)

  • Reglas de congo: Palo monte, mayombe (1979)

  • Koekoiyawó, aprende novicia: pequeño tratado de regla lucumí (1980)

  • Cuentos para adultos niños y retrasados mentales. (1980)

  • La medicina popular en Cuba. Médicos de antaño, curanderos, santeros y paleros de hogaño (1984)

  • Vocabulario congo: el bantú que se habla en Cuba (1984)

  • Supersticiones y buenos consejos (1987)

  • Los animales en el folklore y la magia de Cuba (1988)

  • La lengua sagrada de los ñáñigos (1988)

Los últimos años de su vida, trabajó en la edición y publicación de un gran número de notas que recopiló en más de treinta años de investigación en Cuba.

Algunos de sus libros son “Refranes de negros viejos” (1955), “Otán Iyebiye, las piedras preciosas”, “Ayapá, cuentos de jicotea” (1971), “La lengua sagrada de los ñáñigos” (1988), etc.

Reconocimientos y Homenajes:

Lydia Cabrera recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su vida, tanto en Cuba como internacionalmente.

Su legado perdura en la Fundación Lydia Cabrera, que continúa promoviendo la investigación y preservación de las tradiciones afro-cubanas.

Lydia Cabrera no solo fue una erudita destacada, sino también una defensora apasionada de las culturas afrodescendientes. Su vida y obra han dejado una marca indeleble en el estudio etnológico y antropológico de Cuba, inspirando a generaciones futuras a explorar y apreciar la riqueza de las tradiciones que ella amaba y documentaba con tanto fervor.

Falleció el 19 de septiembre de 1991 en la ciudad de Miami a los 92 años.

 

[email protected]

GCH

¡Únete a nuestras comunidades del Diario CAMBIO 22 en WhatsApp y Telegram! Mantente al tanto de las noticias más importantes del día, artículos de opinión, entretenimiento, tendencias y mucho más, directamente desde tu dispositivo móvil.



Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com
Data from Tiempo3.com